viernes, 31 de diciembre de 2021

Un resumen de la cultura en Autlán en 2021: de centenarios, libros y ausencias a medias

El Museo y Centro Regional de las Artes.

 Ya hoy termina el año 2021 y todavía es indispensable referir todas las actividades cotidianas a los indicadores de contagios de COVID-19. De su comportamiento dependerán el éxito y la existencia misma de los acontecimientos del futuro cercano y a ellos estuvieron sujetos los de los últimos 12 meses.

2021 comenzó, al parecer, con menos incertidumbre que con la que termina. Ya desde diciembre de 2020 el Ayuntamiento de Autlán había decidido no celebrar el Carnaval de este año debido a que no existían las condiciones sanitarias para permitir las aglomeraciones que necesariamente se registrarían en los diez días antes de la Cuaresma. Así, no hubo Carnaval con asistencia regular de público por primera vez desde 1927, aunque el Gobierno municipal sí organizó algunas actividades artísticas para transmitirlas en vivo por sus redes sociales, sin asistencia de público. En ellas participaron el grupo Sacromonte, el mariachi Rosales y la banda El Aguaje, pero también se recibieron colaboraciones del ballet folclórico Tlaxomulli, de Tlajomulco, y de la Agrupación Artística Ardanza, de Pasto, Colombia. Hubo, además, un par de conferencias: una didáctica, sobre las corridas de toros, sus momentos y lo que hay que ver en ellas, a cargo del señor Rodolfo Pérez, y sobre las mujeres en la fiesta brava, por la señora Liliana García López.

De forma paralela, un comité integrado por representantes de instituciones oficiales, como la coordinación de Extensión del CUCSur, el Museo y Centro Regional de las Artes y la dirección de Arte y Cultura del Ayuntamiento, que independientes, como Komoni, el Palacio del Arte, Letras Enjauladas, la revista Carnaval Autlán y CulturAutlán organizaron un Carnaval Cultural, también con actividades a distancia. Todos los días, desde el 7 y hasta el 16 de febrero, se transmitieron cápsulas informativas breves sobre algunos elementos del Carnaval y sobre los distintos gremios que han participado en su organización a través de la historia y se tuvieron conferencias y entrevistas sobre temas tan diversos como los toros de reparo, la música en la historia del Carnaval, el callejón del vicio, la moda o las vivencias dentro del callejón de la plaza de toros.

Otras actividades que ya existían antes de 2020 también se tuvieron que mudar al ambiente virtual o, al menos, a integrarlo a su organización. Fue el caso de la IV Semana Cultural Ernesto Medina Lima, del Capítulo Costa Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco, que se celebró en mayo en el Museo Regional, con público y transmisión simultánea por redes sociales. Algo similar ocurrió con la XXVII Semana Cultural Universitaria. Pero también vimos actitudes completamente opuestas: festivales realizados completamente por medios virtuales, como el V Festival Áurea Corona y el III Festival CAD Autlán, y otros celebrados por completo de forma presencial, como el IV Festival Músico Cultural Carlos Santana, en noviembre. Incluso, vimos el nacimiento de un nuevo festival: el de poesía Antonio Alatorre, que se celebró a distancia en el mes de marzo y que ya anunció su segunda edición.

Una actividad que no solo se mantuvo, aunque fuera a distancia, sino que se enriqueció gracias a esta modalidad, fue la de las cátedras inaugurales para las distintas carreras del Centro Universitario de la Costa Sur. En 2021, en lugar de que se presentara un ponente ante un grupo de alumnos en el Aula Magna, lo hizo a través de las herramientas de comunicación que se han vuelto tan comunes, específicamente a través de Zoom, con transmisión simultánea por Facebook. Entre las cátedras destacadas estuvieron la que impartió, desde Los Ángeles, el artista Sergio Arau para la licenciatura en Artes; Sung Hun Park, ex cónsul de Corea en México, para la ingeniería en Procesos y Comercio Internacional; o la de Numeriano Bouffard, presidente de la Cámara de Comercio Filipino-Americana, para Turismo. Ellos son ponentes que, sin el acicate de la pandemia y la necesidad de comunicarnos a distancia, quizás no hubieran interactuado con los estudiantes del CUCSur.

Y, ya que hablamos de asuntos universitarios, 2021 fue el año en que la licenciatura en Artes, que comenzó a trabajar en marzo del año pasado, dio las primeras muestras de lo que puede ser su aporte a la región. Además de ofrecer varios avances de lo que pueden hacer sobre un escenario sus profesores y alumnos, con intervenciones en distintos momentos de la Agenda Cultural del CUCSur, también realizaron otras actividades, acaso de mayor trascendencia: durante algunas de las jornadas de vacunación contra COVID que se realizaron en las instalaciones del centro universitario un grupo de integrantes de esta licenciatura estuvieron amenizando los trabajos con música en vivo, solo por el gusto de mejorar el ambiente. En los primeros días de octubre, además, la licenciatura celebró su primer coloquio, en el que alumnos y profesores y un invitado externo presentaron ponencias sobre diversidad de asuntos: el jazz en la región, el archivo musical de la parroquia de Unión de Tula, el impacto del Museo y Centro Regional de las Artes en la escena cultural autlense, la chirimía… claro, también el coloquio fue celebrado a distancia.

Aunque es normal que cada año se presentan libros de reciente publicación en Autlán, la mayoría son publicados por instituciones como el Centro Universitario de la Costa Sur. En 2021 tuvimos, sin embargo, la publicación de varios títulos hechos a partir del esfuerzo de sus autores: en febrero el profesor Raúl Lizaola Corona publicó su tercer poemario, Latidos, que complementa a Resonancias, de 2006, y Cavilaciones de Ausencia, de 2010.

En mayo Guillermo Tovar presentó su segundo libro, Un pueblo que canta. Historia del Orfeón Proa, producto de cuatro años de investigación en fuentes orales, documentales y hemerográficas sobre el Orfeón Proa, una de las cumbres de la vida musical autlense. En septiembre hizo lo propio el profesor Mario Santana con su libro 7 mitos y verdades de nuestra gente, una recopilación de siete leyendas de las regiones Costa Sur y Sierra de Amula.

Durante la XXVII Semana Cultural Universitaria, en octubre, don Gabriel Lima Velásquez presentó, en una sesión que se convirtió en un homenaje a la trayectoria de este personaje, su libro El mar y otros relatos, una colección de anécdotas e historias que escribió pensando en dejarlas para sus descendientes pero que decidió publicar, en un tiraje muy corto, para que llegaran a otras personas fuera de su familia. En noviembre fue publicado el primer libro de José Feliciano Medina, de Mezquitán, una serie de cuentos sobre la vida rural de nuestra región, que fue presentado el 13 de diciembre en el Palacio del Arte.

El 5 de junio, durante una de las treguas que ha dado la pandemia, el Capítulo Costa Sur de la Benemérita celebró en el Museo una sesión académica solemne para recibir los trabajos de ingreso de dos nuevas socias: de la nutrióloga Cristina Jiménez Camberos, sobre un trabajo de mejora del manejo de alimentos en el mercado Juárez, y de la arquitecta Sylvia Corona Cortés, sobre la genealogía de las familias Michel y Corona en la región. En octubre, entre el 15 y el 16, el Archivo Histórico de Lagos de Moreno celebró el XVII Coloquio Internacional de Temas Jaliscienses Mario Gómez Mata, que contó con dos ponencias autlenses: Lejanas provincias. Los cantos religiosos en Autlán, una tradición olvidada, de Guillermo Tovar Vázquez, y Los Dolores. La historia que no muere, de Martha Florentina Corona Santana. Estas ponencias integraron el programa de 20 exposiciones, en las que participaron investigadores como Silvia Quezada o Thomas Hillerkuss.

La segunda mitad del año los autlenses notamos con extrañeza, que el Museo Regional permanecía cerrado al público a pesar del semáforo verde que ya se tenía en Jalisco con respecto a la pandemia. El Museo termina el año en esa situación, sin que conozcamos algún posicionamiento al respecto por autoridad alguna. Pero cerramos el año con una muy buena noticia: el debut, el 17 de diciembre en el auditorio Hermilio Hernández, de la orquesta sinfónica ECOS Autlán, integrada con los alumnos del núcleo ECOS Autlán, dependiente de la Secretaría de Cultura de Jalisco y que tiene trabajando en la Casa de la Cultura desde marzo de 2020. Sus alumnos son chicos de 6 a 16 años, que están recibiendo una formación musical que los hará mejores personas, sin duda.

El año 2021 también fue el de aniversarios significativos, algunos de ellos ignorados por las autoridades pero otros celebrados en grande: el centenario de la muerte del bandolero Pedro Zamora en febrero y del compositor Clemente Amaya en noviembre (celebrado con cuatro días de actividades artísticas y académicas); el bicentenario, en junio, de la jura de la Independencia en Autlán, que fue conmemorado con una ceremonia en el jardín Hidalgo; y el centenario de la constitución del Sindicato de Agricultores Pobres de Autlán, con el que el agrarismo autlense tomaba forma legal. También cumplió 60 años la diócesis de Autlán en mayo, 20 la emisora Autlán de Radio Universidad de Guadalajara en abril, en febrero fue el vigésimo aniversario luctuoso del pintor Atanasio Monroy, en septiembre se cumplieron 50 años del impacto del huracán Lily y en octubre diez del huracán Jova, acaso los dos más destructores que hemos conocido en Autlán.

El último concierto de 2021 de la Banda Autlán


 En el escenario montado en la calle de Ernesto Medina Lima para los festejos navideños 2021-2022 organizados por el Gobierno de Autlán, la noche de este jueves 30 de diciembre la Banda Autlán ofreció un concierto ante poco más de cien personas. La actuación de la banda, que era esperada por el público desde las 8 de la noche, comenzó hasta las 20:25 horas.

El programa que interpretó la Banda Autlán, la más antigua de la región, fue breve pero muy variado: incluyó pasodobles, marchas, danzones y cumbias. Comenzó con una composición de su anterior director, el profesor Jaime Gómez Vázquez, la marcha Viva Armería, una reminiscencia de la época en que este personaje organizó y dirigió la banda de música de ese municipio colimense.

El concierto siguió con los danzones Norma la de Guadalajara y Musita, los pasodobles Silverio Pérez y España cañí, Pelea de gallos, Juan el pescador y La múcura, para cerrar con la marcha Viva Autlán, luego de unos 40 minutos de actuación. Esta noche se extrañó la presencia en el escenario del director de la banda, profesor Jaime Gabino Gómez Acosta.

miércoles, 29 de diciembre de 2021

Un recital de trova en el festival navideño de Autlán


 Dentro del festival navideño que se desarrolla en el centro de Autlán, en el escenario colocado en el extremo norte de la calle de Ernesto Medina Lima, la noche de este martes 28 de diciembre el trovador autlense Emmanuel Velázquez ofreció un recital de doce canciones de algunos de los mejores compositores iberoamericanos. La actuación de Emmanuel comenzó a las 20:00 horas en punto y fue presenciada por alrededor de cien personas.

Sin más acompañamiento que una guitarra electroacústica y la atención constante del público, con quien el trovador logra una buena conexión mediante el canto pero también con constantes diálogos entre canciones, el recital comenzó con la machadiana Cantares, para pasar enseguida a las declaraciones de principios de Facundo Cabral (No soy de aquí ni soy de allá), Atahualpa Yupanqui (Los ejes de mi carreta) y Piero (Hoy comí con el abuelo). Claro que hubo espacio para las manifestaciones del conocido como amor romántico con No te apartes de mí, de Roberto Carlos, Porque yo te amo, de Sandro y Quiero abrazarte tanto, de Víctor Manuel.

Entre las principales influencias que Emmanuel Velázquez ha confesado está la obra de José Alfredo Jiménez, de quien esta noche interpretó El último trago y Serenata huasteca. Al final de su presentación, el trovador cantó Mi árbol y yo, de Alberto Cortés, y la esperada Jacinto Cenobio, del gran Pancho Madrigal.

viernes, 24 de diciembre de 2021

Cosas de papeles viejos 24: la venta de un lote que se ha convertido en "letrina pública"

 

Plano del terreno en cuestión.


El 24 de diciembre de 1956, mediante el decreto 7105, el Congreso del Estado facultó al Ayuntamiento de Autlán de Navarro para enajenar un predio ubicado en la calle Valentín Gómez Farías, entre Ángel Martínez y José Corona Araiza, destinando el producto al mejoramiento y reconstrucción de la escuela de niños de Los Arquitos, hoy escuela Reforma. El decreto fue publicado el 3 de enero de 1957.

Este predio, que corresponde a la acera completa del domicilio actual de la escuela de idiomas Proulex, quedó baldío luego de la demolición que se ejecutó en esa manzana para conectar la calle de Gómez Farías con José María Mercado, hacia el norte, y era propiedad municipal.

El Ayuntamiento de Autlán, presidido por el señor Leopoldo Godoy Cisneros, había solicitado permiso de venderlo porque el lote se había convertido en "letrina pública" y, por consiguiente, en un foco de infección y de atentados a la moral pública. También se le consideraba una carga para la administración municipal por tener que mantenerlo vigilado constantemente con policías; además de ser "completamente inútil", por su extensión.

El presidente Leopoldo Godoy presentó su iniciativa de vender este lote en sesión ordinaria de Ayuntamiento del 24 de marzo de 1956, en la que fue aprobada por unanimidad. En la misma sesión se nombró como peritos valuadores para determinar el precio de este terreno al industrial Jesús Villaseñor Uribe, al comerciante Juan Hanón Cárdenas y al reconocido albañil José Gómez Llamas, constructor de la plaza de toros Alberto Balderas. Ellos fijaron el precio del metro cuadrado de este lote en 40 pesos, dando un precio total de $7,245.60.

Estos hechos ocurrieron apenas unos meses después de la mudanza de la familia Santana Barragán, incluido el niño Carlos, a Tijuana, quienes vivieron a pocos metros de este infausto lote, por la calle de Ángel Martínez. Otros vecinos notables fueron los Gómez Acosta, matrimonio conformado por el profesor Jaime Gómez Vázquez y la señora Julia Acosta, padres del también profesor Jaime Gabino Gómez y continuadores de una dinastía musical que ya rebasa los cien años.

Es el famoso barrio de La Sirena, en el que nació Carlos Santana y en el que, según testimonios de quienes vivieron ahí en esos años 50, se escuchaba música constantemente a lo largo del día, en los ensayos de don José Santana, del también violinista Ramón Corona y de sus compañeros músicos.

Decoración navideña 2021 en el centro de Autlán


 

El pasado 12 de diciembre fueron inauguradas las actividades del festival navideño organizado por el Gobierno de Autlán en el centro de la ciudad, en una ceremonia en la que también fue encendida la decoración de la temporada, que regresa luego de la pausa del año 2020.

Esta vez los adornos se limitan al jardín Constitución y a los portales Juárez e Hidalgo, a la fachada de la Presidencia Municipal y al árbol de Navidad, que esta vez se instaló en el extremo norte de la calle de Ernesto Medina Lima. El comentario generalizado entre el público, resultado de lo que salta a la vista apenas llegar al centro, es la disminución en la cantidad de adornos y en la vistosidad de la decoración en general, respecto a años anteriores.

Como ya es costumbre, dentro del kiosco está instalado el nacimiento con las figuras de José y María y de un ángel al fondo, en tamaño un poco menor al natural, con una estructura representando un resplandor detrás de ellos. Al kiosco nuevamente se le retiraron los barandales y se le agregaron series de luces a lo largo de los postes y en la parte interior del techo, además de telas a manera de cielo raso. Alrededor del kiosco hay otras figuras, las de los Reyes Magos, un par de los infaltables pastores y algunos animales de granja. Para dar el efecto de un sitio en el que se crían animales, en el suelo alrededor del kiosco se regó rastrojo, al parecer de sorgo.



En esta ocasión los prados de este jardín, que volvieron a serlo luego de haber sido convertidos en estanques artificiales en la administración pasada, no aparecen adornos navideños. La decoración está complementada con series de luces en los postes de las lámparas de alumbrado en los jardines, en los portales Juárez e Hidalgo y en la fachada de la Presidencia Municipal. Estas luces están colocadas a manera de cascada, cubriendo la parte exterior de estas construcciones, y formando figuras como esferas o copos de nieve.


Como dijimos al principio, en el extremo norte de la calle de Ernesto Medina Lima está instalado el árbol de Navidad, con una altura de aproximadamente 10 metros y coronado con una estrella. El interior del árbol hace las veces de camerino para los artistas que se presentan en el festival navideño, en el escenario adjunto al árbol.

El ambiente en el centro de Autlán en estas fechas, además de festivo, es de congestionamiento: el jardín Constitución completo y el costado sur del jardín Hidalgo están ocupados por puestos ambulantes, algunos de ellos son de artesanos pero la gran mayoría lo son de comerciantes en cualquier otra cosa: juguetes, ropa, artículos electrónicos, comida, adornos, productos esotéricos… alrededor del jardín Constitución hay, además, instalados juegos mecánicos: rueda de la fortuna, un brincolín gigante y otros. Todos los puestos, desde luego, tienen su propia iluminación y algunos hasta su propia música, lo que crea un ambiente como de centro comercial.

sábado, 18 de diciembre de 2021

Debutaron el coro y la orquesta del núcleo ECOS Autlán


 La tarde de este viernes 17 de diciembre en el auditorio Hermilio Hernández de la Casa de la Cultura tuvo lugar el debut en un escenario del coro y de la orquesta sinfónica del núcleo ECOS Autlán, en un concierto navideño que ofrecieron para las familias de sus integrantes. El concierto comenzó alrededor de las 17:10 horas y se desarrolló ante unas 80 personas.

El ambiente en la sala era festivo y alegre, primero porque los familiares de los músicos esperaban ya una buena actuación, al saber los avances derivados de los trabajos que se realizan todas las semanas en los ensayos, pero también porque, al terminar el concierto, el núcleo en pleno celebraría su “posada” en el prado de la Casa de la Cultura.

En la primera parte del concierto y ante la expectación de los asistentes, la mayoría de los cuales echó a andar desde el primer momento sus celulares para filmar o tomar fotografías de los jóvenes intérpretes, el coro cantó las clásicas Adeste fideles, El portal de Belén y Noche de paz, con una muy buena coordinación entre las diferentes voces. Aquí pudimos observar cantantes que viven apenas su primera infancia, cuya juventud destacaba entre sus también muy jóvenes compañeros.

La segunda parte estuvo a cargo de la naciente Orquesta Sinfónica ECOS Autlán, que interpretó una versión instrumental de la pieza We wish you a merry Christmas, con arreglos del profesor Armando Emmanuel Pedraza Guerra. Aunque la presentación consistió en esta única pieza, el resultado fue muy satisfactorio, con precisión y buen acoplamiento de las distintas secciones.

Las dos partes del concierto fueron dirigidas por el profesor Armando Pedraza, quien además es el director del núcleo, y las secciones de la orquesta están a cargo de los profesores José Antonio Díaz Landeros y Leonardo Daniel Barba Cuéllar (violas y violines), Jorge Mojica Llamas (maderas), Leticia Vidrio Ramos (percusiones), Hugo Alejandro Rodríguez Santana (metales) y Armando Emmanuel Pedraza Guerra (violonchelos).

El núcleo ECOS Autlán forma parte del programa Ensambles, Coros y Orquestas Sinfónicas (ECOS), de la Secretaría de Cultura de Jalisco, y comenzó a trabajar en marzo de 2020, cuando el mundo comenzaba a enfrentar la pandemia de COVID-19. Los primeros meses tuvo que trabajar a distancia, aunque siempre recibiendo nuevos alumnos. En diciembre de 2020 le fue entregada su primera dotación de instrumentos musicales, con los que se ha venido enseñando a hacer música a los niños de Autlán. Actualmente estudian en este núcleo 77 alumnos, de los cuales 43 participaron en el coro y 31 en la orquesta en este concierto.

El coro y la orquesta del núcleo ECOS Autlán tendrá su primera presentación para un público mayor el próximo 23 de diciembre, dentro del festival navideño que organiza el gobierno de Autlán.

viernes, 17 de diciembre de 2021

Programa del festival navideño Autlán 2021


Tomado del sitio web del Gobierno de Autlán.

DIRECCION DE ARTE Y CULTURA

PROGRAMA GENERAL FESTIVAL NAVIDEÑO

 DEL 12 DE DICIEMBRE AL 06 DE ENERO 2022

 12 de Diciembre

8:00pm Encendido del árbol navideño e Inauguración del Festival

Presentación de Ballet Folklórico Vive Jalisco, Rosario Sevilla y José Aldaco

 

13 de Diciembre

7:00pm Presentación del Colegio Tepeyac

 

14 de Diciembre

8:00pm Presentación del Ballet de Jazz del Centro Cultural de El Grullo

9:00pm Presentación de Banda Único Estilo

 

15 de Diciembre                                                

8:00pm Grupo de Baile Español y Flamenco Sacromonte

9:00pm Pastorela Esc. Primaria Felipe Ángeles

 

16 de Diciembre

8:00pm Presentación De La Escuela MB De Danza y Natación de La Maestra Mónica Ballesteros

9:00pm Presentación del ballet Folklórico la Grana y Ballet Folklórico del Centro Cultural de El Grullo.

 

18 de Diciembre

8:00pm Presentación de la Academia de Danza Rubén Sendel Jazz Style

9:00pm Presentación de la Cantante Doria Núñez y Miguel Aldaco

 

19 de Diciembre

8:00pm Pastorela “El portal de Belén” del Seminario Diocesano de Autlán

9:00pm Ballet Folklórico de la Casa de la Cultura de Autlán

 

20 de Diciembre

8:00pm Presentación del Ensamble Cuicacalli

8:20pm Presentación del Duo de Iris Michel y Alí Sosa

9:00pm Grupo Elegance

 

21 de Diciembre

8:00pm Grupo Sentimientos acústicos y presentación del pianista Yoel Valente

9:00pm Norteño Broncos del Norte

 

22 de Diciembre

8:00pm Academia Gimnasilandia

 

23 De Diciembre

8:00pm Orquesta Ecos Autlán

8:30pm Rondalla de casa de la cultura de Autlán

 

24 y 25 de Diciembre se suspenden actividades.

El Gobierno Municipal de Autlán les desea una hermosa noche buena y un mágico día de Navidad lleno de bendiciones en compañía de su familia y seres queridos.

 

26 De Diciembre

8:00pm Ballet Folklórico Orgullo Lagunillense

9:00pm Presentación de la Cantante Galilea Lepe

 

27 De Diciembre

8:00pm Presentación del Grupo Sierreño Innovación Jalisciense

9:00pm Presentación del Grupo Sierreño Chavalos de Jalisco

 

28 de Diciembre

8:00pm Trova con Emmanuel Velázquez

9:00pm Presentación del Grupo ENLACE

 

29 de Diciembre

8:00pm. Código Enigma

 

30 de Diciembre

8:00pm Banda Autlán

9:00pm Presentación de César Sevilla la voz gemela de Marco Antonio Solís

 

31 de Diciembre y 01 de Enero se suspenden actividades.

El Gobierno Municipal de Autlán les desea una gran velada de año nuevo y un maravilloso año 2022 lleno de buenos propósitos para el bien propio y de nuestra comunidad.

 

02 de Enero

8:00pm. LA-Academia Musical

9:00pm. Presentación del cantante Pepe Uribe

           

03 de Enero

8:00pm. Amigos de la Música

 

04 de Enero

8:00pm. Grupo Indomables del Norte

 

05 de Enero

8:00pm Grupo Musical Mutualista

9:00pm Quinteto Madrigal

 

06 de Enero

8:00pm Tradicional día de Reyes

Presentación de Sonora Centenario Versátil

 

jueves, 16 de diciembre de 2021

“Relatos de un campesino”: la literatura de la tierra


 

José Feliciano es un novel y sorprendente escritor originario de Mezquitán, al norte del municipio de Autlán. Es ingeniero de la Comisión Federal de Electricidad pero escribe poesía y cuento y en este 2021 publicó sus primeros textos.

Aunque el cuento Camino a las vacunas apareció en la antología Relatos que cruzan el mar 2, publicado en agosto, fue en el mes de noviembre cuando apareció su primer libro en solitario, Relatos de un campesino. Los dos fueron publicados por la editorial, también nueva, Señor Valdez, de Guadalajara.

Relatos de un campesino es una recopilación de catorce cuentos, que pueden ser tomados como testimonios directos de la vida rural en nuestra región. Pero como verdaderos testimonios, sin la afectación y el sentido analítico que caracteriza a escritores que, interesados en el medio rural, no han vivido en él lo suficiente para conocerlo a profundidad. Encontramos en ellos, además de los giros y la tensión propias de un cuento, esos que deben ganar al lector por nocaut, a decir de Julio Cortázar, una serie de elementos que describen, por sí mismos, una forma de vida que acaso todavía se refugie en algunos rincones del valle de Autlán: el contacto y la batalla cotidianos entre las personas y los animales silvestres, el manejo del ganado y el rudo trabajo del campo como fondo de los dramas personales, la fuerza todavía preponderante de la palabra hablada, que puede tanto como un contrato y como un arma; la piedad y la obediencia filiales a toda prueba. Pero también la violencia, la fiesta y las complejidades del amor.

Los personajes que protagonizan estos Relatos de un campesino tienen personalidades complejas, dentro de la aparente sencillez de sus vidas. Sufren o gozan, según el caso, de las emociones que trae aparejadas el amor, son carcomidos por los celos o por las ganas de vengar viejos y, acaso, pueriles agravios y están apegados a la tierra como a la fuente de sus propias vidas. Todo con las palabras y giros del lenguaje propios de nuestra ruralidad, que nos permiten comunicarnos entre nosotros mientras afirmamos nuestra identidad regional dentro de la diversidad global.

A lo largo del libro encontramos lo mismo descripciones del paisaje del valle de Autlán en Camino a las vacunas que ejemplos de la más pura maldad en Nos matamos por el agua, las infaltables historias de apariciones sobrenaturales en El cazador o una bucólica historia de amor en Una pedida de mano a la antigua. Cada cuento está precedido por una fotografía que sirve para ilustrar su contexto geográfico o su trama, realizadas algunas por Juan Pablo Hinojosa Correa y otras por Alberto Ochoa Flores y José Feliciano. En la portada aparece un dibujo del artista autlense Hiram Villaseñor García.

Relatos de un campesino nos muestra las formas de vida de nuestros padres y abuelos sin recurrir a la simple descripción sino “apuntando” hacia ellas, narrándonos historias inmersas en ese ambiente para que las conozcamos por medio de la observación casi directa.

 

Ficha técnica:
Autor: José Feliciano
Título: Relatos de un campesino.
1ª edición
Editorial: Señor Valdez
2021.
231 pp.

domingo, 12 de diciembre de 2021

El municipio de Casimiro Castillo celebró su aniversario 78


 

Con una ceremonia celebrada el sábado 11 de diciembre de 2021 en la explanada de la Presidencia Municipal de Casimiro Castillo, este municipio celebró el aniversario 78 de su creación, mediante el decreto 4916 del Congreso de Jalisco, expedido el 11 de diciembre de 1943. A la ceremonia, que comenzó alrededor de las 10:40 horas, asistieron unas 60 personas, incluyendo público en general e invitados especiales, entre quienes estuvieron algunos de los descendientes del líder agrarista Casimiro Castillo, cuyo nombre se le impuso al municipio desde su creación.

Los descendientes de Casimiro Castillo que estuvieron en la ceremonia fueron su nieta, Mari Hermelinda Torres Castillo; sus bisnietas Bertha María Vandyck Torres, María Guadalupe Pulido Torres y Adriana Guadalupe Álvarez Torres, así como su bisnieto político José Álvaro Ruiz Fernández y seis tataranietos.

La mesa de honor.


Los invitados especiales fueron Ernesto Benavides Rodríguez, párroco de Casimiro Castillo; Carlos Martín Boyzo Nolasco, vicepresidente de la Asociación de Cronistas Municipales del Estado de Jalisco y socio del Capítulo Costa Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco; Guillermo Tovar Vázquez, cronista de Autlán; Dalia Sánchez Ochoa, coordinadora de la Secretaría de Cultura estatal en las regiones Costa Sur y Sierra de Amula; la pintora autlense Armida Briseida Maldonado Rubio; y, en representación oficial del municipio de Villa Purificación, la síndica Liliana Joseth Preciado Sánchez y la regidora Diana Antonelly García Pelayo. También estuvieron presentes el diputado local Fernando Martínez Guerrero y el secretario general de la sección 122 del Sindicato Azucarero, Everardo Menchaca, directores de las escuelas de nivel básico y medio superior del municipio, agentes y delegados municipales.

El mariachi Rosales.


Desde un cuarto de hora antes del inicio de la ceremonia ya se notaba el ambiente festivo gracias a las notas del mariachi Rosales, de Autlán, que estuvo interpretando sones y otros géneros populares. Este mariachi tendría una actuación protagónica unos minutos más tarde, en uno de los momentos más emotivos de la ceremonia.

Luego de los honores a la bandera, a cargo de la escolta de Protección Civil y Bomberos de Autlán, al mando del comandante Martín Bernabe Corona, se dio paso a los discursos. El primer turno correspondió al licenciado Carlos Boyzo, quien comenzó su intervención explicando el contexto político y social de la región en la etapa posrevolucionaria, cuando el poblado de La Resolana fue elevado a la categoría de delegación municipal de Villa Purificación, lo que ocurrió en 1939. Poco después el gobernador Marcelino García Barragán, oriundo de esta región, solicitaría al Congreso la elevación a municipio de esta delegación, lo que sería decretado el 11 de diciembre de 1943.

Luego de compartir algunos datos estadísticos del municipio recién creado, cuyo territorio incluía los de los actuales municipios de La Huerta y Cuautitlán, Boyzo narró el impacto del huracán del 5 de septiembre de 1944, que causó en la región grandes daños materiales: en el municipio recién nacido el río El Tecolote se salió de cauce y se llevó 18 casas. Ante esta situación el gobernador acudió en persona a conocer los daños, el 18 de septiembre, y consideró que se diseñara un nuevo centro de población para la cabecera, en un lugar más alto y con un trazo moderno, de donde nace la actual cabecera municipal. El ponente terminó invitando a conocer la historia para reforzar el sentido de pertenencia. Luego de su discurso, regaló a las autoridades municipales copias de los expedientes de la elevación a delegación municipal de La Resolana y la creación del municipio.

Enseguida la síndica de Casimiro Castillo, Luz Patricia Hernández Palomar, habló de la historia breve pero rica de su municipio, al que describió como “un pilar del desarrollo de la Costa de Jalisco”, y el diputado Fernando Martínez dijo que conocer la historia es un referente para el futuro y que tenemos la tarea de escribir una historia que sea contada con orgullo por las próximas generaciones.

La penúltima intervención fue del ex director de Panteones del municipio de Guadalajara, Fernando Reyes García, quien contó la anécdota de la reconstrucción de la tumba de Casimiro Castillo, en el panteón de Mezquitán, que fue localizada sin tener ni siquiera una lápida. Luego de comparar a Castillo con Emiliano Zapata, llamó a luchar por traer los restos de Casimiro a este municipio.

La señora Hermelinda Torres transmitió a los presentes los saludos de la familia de Casimiro Castillo, lo que dio paso a la entrega de varios reconocimientos, de parte del Ayuntamiento casimirense: al ex presidente Salvador Durán Núñez, de manera póstuma; a los familiares de Casimiro Castillo, a la fisicoculturista María Esther Cortés Castañeda; al compositor autlense Héctor Alejandro Casillas Brambila, al mariachi Rosales y al cantante José de Jesús, “el Cuate”.

El estreno del Son de Casimiro Castillo. 


Antes de concluir la ceremonia el mariachi Rosales estrenó el “Son de Casimiro Castillo”, compuesto por Alejandro Casillas, y que habla de las bellezas y los recursos naturales de este municipio y está llamado a convertirse su pieza emblemática. El mariachi estuvo acompañado por dos parejas del ballet juvenil de la Casa de la Cultura de Casimiro Castillo.

Algunos de los cuadros de Mensajero de luz.

En la exposición biológica.


Durante todo el día estuvieron expuestos, en el portal de la Presidencia Municipal, los cuadros de la exposición Mensajero de luz, de la pintora Armida Maldonado, y parte de la Colección Biológica del Centro Universitario de la Costa Sur, bajo la dirección del maestro Luis Eugenio Rivera Cervantes, con lo que se acentuó la presencia autlense en este importante momento para la vida cívica de Casimiro Castillo.

jueves, 2 de diciembre de 2021

Taller de lectura del cuento Mariana y los gatos


 

¿Hay animal más voluble y traicionero que el gato?

En la sala de cómputo de la biblioteca pública municipal Paulino Navarro se celebró el pasado martes 30 de noviembre la quinta sesión del taller de lectura de cuentos de autores jaliscienses, que comenzó en el Museo Regional en julio pasado. Esta vez se analizó el cuento Mariana y los gatos, de Jorge Valencia. La sesión comenzó a las 17:15 horas y contó con la asistencia de nueve personas.

En los días previos los participantes en el taller leímos el cuento, tomado del libro Muestra de literatura contemporánea de Jalisco, publicado en 1997 por la Universidad de Guadalajara y compilado por César López Cuadras. En la biblioteca, bajo la conducción de Martha Corona, analizamos a cada uno de los personajes principales del cuento: la conductora nos entregó a cada tallerista un papel con el nombre de uno de los personajes (o su descripción, puesto que la mayoría no tienen nombre) para que diéramos nuestra descripción e impresiones sobre él, que serían discutidas con el pleno.

Así fuimos perfilando, con los elementos que cada uno aportaba, las personalidades de cada uno y las particularidades de la historia: la ambigüedad y depresión de la madre del personaje, el enigma de los gatos y la soledad de Mariana, pero también abordamos elementos menos tangibles pero que están presentes a lo largo de todo el cuento: el amor, como un despertar insano a la sexualidad; el tatuaje de Mariana y la depresión. A lo largo de la plática no faltaron las referencias a la violencia en la pareja, la disolución del matrimonio y hasta la afición o aversión a los gatos.

Este taller de lectura de cuento se realiza el último martes de cada mes y es la continuidad al taller anual de lectura de novela de autores jaliscienses.

martes, 30 de noviembre de 2021

La cuarta ola de COVID en el Capítulo Juvenil Costa Sur de la BSGEEJ


 El pasado sábado 27 de noviembre el Capítulo Juvenil Costa Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco celebró su sesión mensual, con el enfermero José Enrique Vargas Espinoza como anfitrión. La sesión, que se celebró mediante la aplicación Meet, comenzó a las 10:10 horas y tuvo una asistencia de 9 personas.

El anfitrión expuso su trabajo COVID: la cuarta ola, que comenzó presentando algunas generalidades de la enfermedad que ha marcado los últimos años a nivel global: síntomas, órganos afectados y el hecho de ser una enfermedad multisistémica, puesto que afecta al sistema respiratorio pero también al nervioso central, el renal y el circulatorio, además de ojos, hígado, piel e intestinos. También mencionó una lista de tratamientos que no se deben usar porque no se ha demostrado algún beneficio: ozitromicina, dióxido de cloro, ciclosporina…

En esta sección también habló de los distintos tratamientos, según el nivel de gravedad del paciente, que pueden ir desde medicamentos paliativos para los síntomas en casos más leves hasta la hospitalización en los más graves. Todo tratamiento, dijo, debe derivar de un correcto análisis.

La parte central de la exposición fue sobre las variantes en el virus, qué son y cómo aparecen: se nos explicó que, si hay un número elevado de casos aumenta el riesgo de mutaciones, algunas de las cuales llegan a nuevas variantes, que “confunden” al sistema inmune. A la fecha se han registrado cuatro variantes, “de preocupación” según la Organización Mundial de la Salud, de las que ofreció datos de su origen. La quinta, que se acaba de describir hace pocas semanas, es la ómicron, que contiene 10 mutaciones en el “dominio de unión del receptor” y 32 en la proteína pico, que ayuda al virus a penetrar en la célula humana.

Esta nueva variante podría ser motivo de una cuarta ola de contagios a nivel global, se ha presentado en Sudáfrica y algunas regiones de Europa. Es preocupante porque en México se ha registrado un avance de 49% de aplicación del esquema completo de la vacuna. A propósito de las vacunas, el ponente afirmó que no es tan importante el grado de efectividad de las distintas marcas sino la cobertura y los cuidados que se tengan para evitar el contagio.

Para terminar su ponencia, Enrique Vargas compartió algunas preguntas frecuentes entre los pacientes y sus respuestas: la aplicación de la vacuna a embarazadas y en la lactancia, edades para la vacunación, lapso entre la primera y la segunda dosis, entre otras.

Conmemoración del aniversario 33 de la primera sesión de la BSGEEJ en Autlán


 El 25 de noviembre de 1988 sesionó en Autlán el Capítulo Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco, para escuchar el trabajo de ingreso de don Ernesto Medina Lima como socio. Fue la primera vez que la Sociedad celebró una sesión académica solemne en Autlán y significaría el nacimiento, justamente dos años después, del Capítulo Costa Sur.

Para conmemorar este acontecimiento, en su aniversario 33, el pasado jueves 25 de noviembre el Capítulo Costa Sur de la BSGEEJ celebró una sesión extraordinaria, con la participación de socios y directivos de la Sociedad y del Capítulo Sur. La sesión comenzó a las 20:00 horas, mediante la aplicación Zoom, con la asistencia de aproximadamente 20 personas, entre quienes estuvieron la presidente de la Sociedad, Adriana Ruiz Razura; el coordinador del Capítulo Costa Sur, Fausto Nava González; el coordinador honorario vitalicio, Nabor de Niz Domínguez y el coordinador del Capítulo Sur, Salvador Encarnación.

El doctor Nabor de Niz fue el primer orador de la sesión. Narró la historia de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, desde su fundación como Instituto en 1833 hasta su la instalación de la Junta Auxiliar Jalisciense en 1864, con Hilarión Romero Gil como primer presidente y que tuvo una junta auxiliar en Autlán, integrada por, entre otros, Antonio Borbón, Ignacio Cabezud, José María Sánchez y Antonio Oyarzábal. La narración incluyó la evolución de la Sociedad jalisciense, la obtención del grado de Benemérita y la creación de los capítulos regionales el 10 de agosto de 1984: el Capítulo Sur, con sede en Sayula; Norte en Mezquitic, Rivera de Chapala en Ocotlán, Altos en Valle de Guadalupe, Costa Sur en Autlán y Poniente en Tala. Posteriormente se abrirían otros capítulos, como el Altos Sur y el Costa Norte, y otros cambiarían de nombre y sede, como el Valles (antes Poniente) y Altos Norte (antes Altos).

En el Capítulo Sur el doctor Nabor profundizó más, mencionando los nombres de los socios fundadores y parte de su historia, que incluyó el ingreso de socios de la región de Autlán, que luego formarían el Capítulo Costa Sur. Este último capítulo se formalizó el 25 de noviembre de 1990, con Ernesto Medina Lima como primer coordinador, Moisés Monroy Salazar como secretario y Gildardo González Corona como tesorero. Desde antes de su nacimiento hubo un intercambio constante con el Capítulo Sur.

El doctor Nabor terminó su ponencia con una relación de todos los socios que han integrado el Capítulo Costa Sur y la mención de las principales actividades que se han realizado: convenios de colaboración con los municipios, la conmemoración de la expedición Legazpi-Urdaneta, el Capítulo Juvenil Costa Sur y el programa de radio El Árbol de Atenea.

Enseguida, el maestro Alfredo Tomás Ortega Ojeda  hizo una síntesis del trabajo de ingreso de don Ernesto Medina Lima, titulado Los poetas en la historia de Autlán, del que dijo que aborda “toda la historia económica moderna” de Autlán. El maestro Ortega comentó el trabajo de don Ernesto pero también la personalidad y la forma de ser de su autor, a quien definió como su peor publicista: rehuía homenajes y premios y se opuso enérgicamente a que se le impusiera su nombre, en vida, a un recinto del Centro Universitario de la Costa Sur.

El profesor Salvador Encarnación fue el último orador de la noche y comenzó su intervención felicitando al Capítulo Costa Sur por su aniversario. Recordó algunas de las visitas oficiales de socios del Capítulo Sur a Autlán: desde luego, la ya mencionada del 25 de noviembre de 1988; la del 17 de marzo de 1990 para el ingreso de Ignacio Gómez Zepeda; el 25 de noviembre de 1990 para el ingreso de Gildardo González Corona y la formalización del Capítulo Costa Sur y, más tarde, para los ingresos de Antonio Larios Cantero, de Nabor de Niz Domínguez, de Pedro Rubio Sánchez y de Francisco Enríquez Lizaola. Mencionó que don Ernesto Medina Lima aparece en el directorio del Capítulo Sur en el primer boletín que publicaron; dijo que ambos capítulos tienen “historias compartidas” y que sería interesante un trabajo conjunto en homenaje a sus iniciadores.

Al final de la sesión la ex presidente de la Sociedad, Pilar Sánchez Alfaro, y el vicepresidente Samuel Gómez Luna Cortés externaron felicitaciones y reconocimiento al trabajo de estos “Capítulos hermanos”.

Clemente Amaya y la identidad musical autlense. Una conferencia en la BSGEEJ


 

El pasado martes 23 de noviembre, fecha de aniversario 153 del nacimiento de Clemente Amaya, el cronista de Autlán, Guillermo Tovar, presentó una conferencia titulada Clemente Amaya y la identidad musical autlense, en la sesión semanal de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco. La sesión se celebró mediante la aplicación Zoom, comenzando a las 20:00 horas. Se registró una asistencia de poco menos de 30 personas, incluyendo a la presidente de la Sociedad, Adriana Ruiz Razura, a la ex presidente Pilar Sánchez Alfaro, y a la rectora del Centro Universitario de la Costa Sur, Lilia Victoria Oliver Sánchez.

El ponente comenzó su exposición aclarando que, aunque la vida y la obra de Clemente Amaya parecen ser demasiado locales, es decir, limitados al interés de los autlenses, apelan también a todo el mundo: su vida es una de las microhistorias que componen la historia nacional y su obra, como la de todos los artistas, pertenece a toda la Humanidad y no solo a un grupo.

Como introducción al tema, Guillermo Tovar hizo una explicación del contexto social del Autlán de Clemente Amaya: su nacimiento, ocurrido el 23 de noviembre de 1868, coincidió con el inicio de una época de bonanza económica para Autlán, producto de la estabilidad social y política que siguió a la caída del II Imperio y que trajo consigo un desarrollo cultural: habló de la instalación de la primera imprenta, el primer cinematógrafo y el funcionamiento de un cenáculo literario en el que participaron poetas como Jesús Nava y Rogaciano Arias Michel. En el ámbito musical, a partir de esta época se tiene documentada la existencia de una banda municipal y el trabajo de grandes ejecutantes y compositores de música en géneros llegados de Europa, como marchas, chotises, mazurkas, pasodobles y otros.

En este contexto vivió Clemente Amaya, de quien en el siguiente punto el cronista expuso su semblanza: nació en Autlán, en el cuartel segundo, fue bautizado por el sacerdote Teodoro Baltasar y su familia, por el lado materno, está asentada en Autlán desde el siglo XVIII, por lo menos. También se habló en este punto del carácter de Clemente Amaya, su descripción física y su notable carrera musical, que incluía su trabajo en las fiestas religiosas y civiles de los pueblos de la región, en algunos de los cuales organizó bandas y orquestas. Don Clemente, a pesar de su talento, vivió y murió en la pobreza: su fallecimiento ocurrió en su domicilio de la calle Antonio Rosales #7, en Autlán, y fue sepultado en fosa de segunda clase en el Panteón de los Dolores.

El siguiente punto de la exposición trató de la marcha Viva Autlán, comenzando con una descripción técnica y de su importancia en la cultura popular autlense, como el símbolo de identidad más vital. Pero también se habló de la letra de la marcha, que fue compuesta a principios de los años 1950 por Pedro Orozco y Rodolfo Pérez, con la intención de que pudiera ser interpretada por el Orfeón Proa, un coro conformado por cantantes autlenses que se presentó en los principales foros del país.

Para terminar la presentación se hizo una relación de algunas otras composiciones de Clemente Amaya, que también tienen relación con la identidad de Autlán: los valses En el campo y Lencha, el pasodoble Viva el Nuevo Siglo y otras.

domingo, 28 de noviembre de 2021

Centenario luctuoso de Clemente Amaya: una plática sobre su vida, su obra y su tiempo

Jaime Gabino Gómez y Guillermo Tovar.

 Dentro del programa de la conmemoración del centenario luctuoso de don Clemente Amaya, el pasado lunes 22 de noviembre, Día de los Músicos, el profesor Jaime Gabino Gómez Acosta, director de la Banda Autlán, y el cronista de Autlán, Guillermo Tovar, sostuvieron una plática acerca de la época en que vivió el compositor de la marcha Viva Autlán. La plática comenzó a las 19:00 horas y fue transmitida en vivo en la página de Facebook del Gobierno de Autlán, con una audiencia constante de alrededor de 30 personas.

El profesor Gabino es integrante de una dinastía musical que se remonta a los primeros años del siglo XX, en la persona de su abuelo, don Salvador, y que continuó con su padre, el profesor Jaime Gómez Vázquez, también director de la Banda Autlán y maestro de música. A través de ellos conoció la escena musical autlense de la época de Clemente Amaya, lo que le da la autoridad para hablar sobre el tema.

La plática abordó distintos temas, en cada uno de los cuales el maestro Gabino aportó datos que nos permiten conocer mejor la figura de don Clemente Amaya, quien a pesar de su importancia para la historia de Autlán, es muy poco conocido. Enseguida resumo cada uno de ellos:

Contexto social y musical en el Autlán de Clemente Amaya: a la caída del II Imperio, que coincide con un año de diferencia con el nacimiento de Clemente Amaya, Autlán y todo el país inician una etapa de desarrollo económico, con el consiguiente desarrollo cultural. En esa época llega a Autlán el músico académico Antonio Cuéllar, que organiza la banda municipal de Autlán, antecedente de la que dirige actualmente el profesor Gabino.

Clemente Amaya: al parecer fue un músico empírico, sin estudios formales pero con mucha inspiración e inteligencia musical. Sabía leer música y componer, sus obras son breves pero muy bien logradas. Es posible que tuviera “asesoría” de músicos académicos, como el mismo Antonio Cuéllar y otros.

La forma de vida y trabajo de los músicos en el tiempo de Clemente Amaya: muchos de los músicos de esa época tenían además otros oficios o trabajos, es posible que Clemente también. Él acostumbraba visitar los pueblos de los alrededores para ofrecer sus servicios como músico en sus fiestas religiosas o civiles, cuando era contratado llevaba músicos de Autlán y formaba orquestas o bandas con los de aquí y los de los pueblos a donde iba a trabajar. Uno de ellos fue Salvador Gómez, el abuelo de Gabino. Los viajes a esos otros pueblos los hacían a pie o a lomo de bestias, cargando sus instrumentos y armas, para defenderse de los peligros del camino pero también de los clientes abusivos que los contrataban y luego no querían pagarles lo acordado; esta defensa era necesaria porque los músicos no tenían el respaldo de un sindicato o una autoridad. A los viajes llevaban cocineras y lo necesario para acampar en los lugares que les eran asignados por las autoridades de los pueblos; de esos viajes nació la inspiración para algunas composiciones que luego cobrarían fama, como A orillas de un río, de Santos Arreola, quien la compuso precisamente al tomar un descanso junto a un río en un viaje. Estos músicos, según el profesor Gabino, eran “muy analistas” y contaban “con mucha inteligencia y mucha inspiración”.

En cuanto a la banda municipal, se conformaba con los músicos que solicitaban permisos municipales para trabajar por su cuenta, se les otorgaba el permiso con la condición de que se integraran a la banda. Quienes no asistían a los ensayos o a las audiciones eran multados o arrestados.

Anécdota de Atanasio Monroy y Viva Autlán: el maestro Gabino contó que, hacia 1982, él trabajaba como músico en el restaurante El Patio, de don Carlos Mardueño, a la hora de la comida. En una ocasión llegó, como invitado de honor, el pintor Atanasio Monroy, quien para entonces todavía vivía en Guadalajara. El creador del mural La mexicanidad invitó al profesor Gabino a su mesa y conversaron un buen rato sobre música, Atanasio le reveló que le tocó ser parte del estreno de la marcha Viva Autlán antes de partir a estudiar a la Ciudad de México. Atanasio fue integrante de la banda municipal, bajo la dirección del profesor Feliciano García, y tocaba el saxor.

Viva Autlán: se comentó la diversidad de versiones que existen de esta marcha y cómo se conservó en la memoria de los músicos a pesar de que la partitura se perdió tiempo después de la muerte de Clemente Amaya. Fue nuevamente transcrita “a rumbo” por don Jaime Gómez Vázquez y tiene una importancia capital en la cultura popular de Autlán; se habló también de cómo algunos matadores de toros abusan de la petición de que la banda toque Viva Autlán cuando ven desmerecer sus faenas.

Otras composiciones de Clemente Amaya: Clemente compuso música de rasgos europeos, como serenatas, mazurkas, valses y chotises, algunas de sus composiciones están inspiradas en personajes o momentos cotidianos de Autlán: En el campo, de los paseos del Coajinque; Viva el nuevo siglo, un pasodoble “que suena como marcha”, para el advenimiento del siglo XX.

Muerte de Clemente Amaya: murió en la pobreza, como había vivido, en su domicilio de Antonio Rosales no. 7, en el actual barrio 8 de Julio. La amistad con los músicos continuó vigente aún después de su muerte: fue el profesor Feliciano García quien dio parte de su muerte a la autoridad y, según versiones que se han mantenido en la tradición oral, un conjunto musical habría interpretado Lencha mientras su cuerpo bajaba a la fosa. Fue sepultado “en fosa de segunda clase” en el Panteón de los Dolores pero al día de hoy se ha perdido el sitio exacto en el que se encuentra.

El video completo de la plática se puede ver en este enlace.

sábado, 27 de noviembre de 2021

Develación del busto de Clemente Amaya en la Rotonda de los Músicos Autlenses


La Rotonda de los Músicos Autlenses fue inaugurada por Carlos Santana el 27 de febrero de 2001, en aquella visita de Martes de Carnaval en la que también ofreció un breve concierto en el escenario de la plaza que lleva su nombre, en la colonia Echeverría. Esa rotonda se inauguró con la develación de la estatua de Carlos y un busto de su padre, el violinista de mariachi don José Santana, y le quedaron disponibles cuatro columnas para colocar igual número de bustos de músicos relevantes para la cultura de Autlán.

Luego de más de veinte años, y como parte de los actos de conmemoración del centenario luctuoso del músico y compositor Clemente Amaya, la noche del domingo 21 de noviembre se develó el segundo busto en esa rotonda, la del creador de la marcha Viva Autlán. Con la presencia de unas 50 personas, entre funcionarios municipales, músicos autlenses y tres de los nietos de don Clemente (Mateo, Gustavo y Clemente), la ceremonia de develación comenzó pocos minutos después de las 19:00 horas.

A esa hora el presidente municipal de Autlán, Gustavo Robles Martínez, dirigió un mensaje en el que habló de la necesidad de permear en las nuevas generaciones la cultura y el conocimiento de los personajes ilustres de Autlán, además de descentralizar las actividades culturales distribuyéndolas en los espacios públicos de todo el municipio.

Enseguida el señor Clemente Amaya, nieto del músico homenajeado, habló del orgullo que su familia siente por tan ilustre antepasado, a quien él solo conoció por anécdotas que se conservan entre sus descendientes.



Acto seguido, mientras sonaban las notas de Viva Autlán en el sonido instalado en la plaza, el presidente municipal y don Gustavo Amaya retiraron el paño que cubría el busto de don Clemente, colocado sobre una de las columnas frontales de la rotonda. El busto es obra del escultor barquense Salvador Andrade Valdivia, de casi 60 años de carrera y en cuya obra se cuentan la estatua de Ignacio Allende del Paseo de la Reforma de la Ciudad de México, la del general Marcelino García Barragán en la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres y la de Juan Pablo II para la basílica de Zapopan. La obra de Salvador Andrade estuvo en Autlán durante las Fiestas Patrias de 2016, cuando trajo al vestíbulo del Centro Cultural José Atanasio Monroy los 19 retratos de la exposición Héroes de la Independencia de México. Ganó el Premio Jalisco 1997 en el ámbito de las Artes.

Luego de la ceremonia siguió un programa artístico, en el escenario principal de la plaza y ante más de 200 personas, que comenzó con una presentación del ballet La Grana, que interpretó la marcha Viva Autlán y el vals Lencha. En este número participaron cuatro parejas, vestidas a la usanza de hace un siglo en Autlán: en la marcha representaron un paseo por el jardín principal a la manera del cuadro Autlán costumbrista, mientras que el vals lo bailaron en parejas.



El último número de la velada fue una serenata de la Banda Autlán, bajo la dirección del maestro Jaime Gabino Gómez Acosta que, desde luego, comenzó con Viva Autlán. La serenata incluyó danzones, pasodobles y piezas de distintos géneros, como La boa, Corazón de Texas, Negro José y otras. Para despedirse, los integrantes de la banda pasaron en pleno a la rotonda, donde a manera de homenaje a don Clemente Amaya volvieron a tocar Viva Autlán.



Con esta emotiva interpretación terminaron las actividades del 21 de noviembre, fecha del centenario luctuoso de Clemente Amaya.