martes, 27 de julio de 2021

Taller de lectura del cuento Cita en el Seguro

 


Como quedó constancia en este blog, durante todos los martes de junio se desarrolló, en cinco sesiones, un taller de lectura de la novela Retrato de una niña triste en el Museo Regional. Como ese taller terminó y las ganas de reunirnos a comentar literatura siguieron vigentes, a partir de este 27 de julio comenzó en el mismo recinto una serie de sesiones para leer y analizar textos, aunque ahora las reuniones serán mensuales y se dedicarán cada una a un cuento de autor jalisciense.
La primera sesión de esta serie reunió a once lectores y comenzó esta tarde, a las 17:10 horas. En ella discutimos el cuento Cita en el Seguro, de Alfredo T. Ortega Ojeda, con ventaja de que estuvo presente el autor. 
Luego de una prevé autopresentación que sirvió para romper el hielo, comenzó una ronda de comentarios de los lectores sobre el tema y el estilo del cuento: se habló del manejo de la ironía y el humor, el contraste entre esta forma de escribir y la personalidad del autor, el uso de elementos puntuales de la realidad en una historia evidentemente fantástica y hasta la similitud entre las vicisitudes del paciente del Seguro que protagoniza el cuento y las particularidades del home office.
En un segundo momento de la sesión el maestro Alfredo Ortega narró la historia del nacimiento de este y otros de los cuentos publicados en el volumen La inapetencia de Pedro, cuyo origen está en la observación de la vida cotidiana de la Guadalajara de principios de los años 1990, que le tocó vivir de cerca. Este cuento en particular se originó de dos ideas principsles: una larga espera en la clínica 46 del IMSS y un incipiente programa de estímulos económicos para trabajadores de la Universidad de Guadalajara, donde el maestro Ortega era profesor.
Sobre el estilo del cuento comentó que retratar los hechos de forma realista puede ser menos efectivo que hacerlo mediante el humor y la ironía, que pueden ayudar a la reflexión.
El autor habló también de técnica narrativa, específicamente del género de cuento, del que dijo, siguiendo a Eraclio Zepeda, que es necesario saber qué se debe eliminar de un texto para que sea un buen cuento, a la manera de un ebanista al convertir un trozo de madera en un mueble. En este sentido, los diálogos sirven para reflejar el alma del personaje y para dar al lector los elementos básicos del contexto, sin entrar en descripciones.
Antes de terminar la sesión los asistentes compartimos el pan y el café junto con la alegría de volver a vernos luego de casi un mes.
La serie de talleres seguirá, los últimos martes de cada mes, hasta junio de 2022.

martes, 20 de julio de 2021

Exposición Naturalización del Ser, de Mario Alegría

Homero Gómez Monarca. Óleo sobre tela.

 Desde el 25 de junio pasado está montada en el vestíbulo del centro cultural José Atanasio Monroy del Centro Universitario de la Costa Sur la exposición Naturalización del Ser, del pintor nayarita Mario Dionisio Alegría, a quien recordamos como profesor de pintura en la Escuela de Artes municipal hace algunos años.

La exposición forma parte de la Agenda Cultural 2021 A del CUCSur y está montada sobre mamparas al centro del vestíbulo y en la pared a la izquierda de la entrada. Está compuesta por 22 cuadros en diversos formatos y técnicas, con el manejo de variedad de colores y altos contrastes que caracterizan el estilo de Mario Alegría.

Pequeñas libertades. Técnica mixta.

Viejo campo olvidado y acabado. Óleo sobre tela.


Entre los temas de esta exposición encontramos de manera recurrente la denuncia del deterioro ambiental, al que dedica el único políptico de la muestra, así como la indagación en los mitos, los símbolos y las tradiciones ancestrales de nuestra raíz indígena; también podemos ver cuadros dedicados a la sororidad. Todos tienen un discurso expresado en un tono espiritual, con la aparición de personajes etéreos y ambientes oníricos.

La mayoría de los cuadros están pintados al óleo y al pastel graso, aunque hay también un acrílico y un grafito y varios en técnicas mixtas. Mario Alegría hizo su primera exposición individual en Autlán en junio de 2009.



domingo, 18 de julio de 2021

La revista Palestra desde el diseño editorial: sesión mensual de julio del Capítulo Juvenil Costa Sur de la BSGEEJ


 El sábado 17 de julio por la mañana el Capítulo Juvenil Costa Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco celebró su sesión ordinaria del mes mediante la aplicación Meet. Con la asistencia de 15 personas, la sesión comenzó a las 10:05 horas.

La diseñadora Clara Cobián fue la anfitriona de este mes, exponiendo el trabajo Presentación de la revista Palestra desde el diseño editorial, una explicación de las características del diseño de la revista electrónica del Capítulo Costa Sur de la BSGEEJ y los procesos para realizar este trabajo, del que Clara es la encargada.

La ponente comenzó explicando que la revista contiene textos de investigación pero también de literatura, por lo que se optó por un diseño que no fuera completamente sobrio o solemne y que se volviera atractivo para todo el público. Con este mismo objetivo y para que resultara más cómoda la lectura en formato digital, se eligió la fuente sans serif, que no tiene demasiados remates o decoración.

Mencionó también la dificultad de trabajar diferentes tipos de textos, literarios y de investigación, sobre todo en lo relativo al manejo de las citas: es difícil trabajar un diseño editorial para revista cuando existen demasiados anexos o referencias. El contenido de la revista se ha colocado, en los primeros dos números publicados, poniendo al principio los literarios y al final los académicos.

La revista Palestra puede ser descargada gratuitamente en este enlace.

sábado, 17 de julio de 2021

Con música y danza folclórica concluyó la Agenda Cultural 2021 A del CUCSur


 La noche del viernes 16 de julio en el Aula Magna del Centro Universitario de la Costa Sur concluyó el programa de la Agenda Cultural 2021 A de ese plantel con un espectáculo de danza folclórica. Todo comenzó a las 20:10 horas y se desarrolló ante unas 40 personas.

El espectáculo, que llevó el título Unidos por la danza folclórica, reunió a grupos artísticos Casimiro Castillo, Unión de Tula y Autlán, que no solo ejecutaron estampas folclóricas de regiones del país, sino que en algunos casos pudimos ver innovaciones y creaciones propias. El programa de la velada fue como sigue:

 

Sones antiguos de Michoacán. Grupo Colibrí.

Grupo Folclórico Colibrí, de la Casa de la Cultura Samuel Amaral, de Unión de Tula: dirigido por Arnulfo de la Cruz, este grupo fue el encargado de comenzar las actividades, con las estampas Majahua y Popurrí nayarita, para regresar al escenario poco después a presentar los sones antiguos de Michoacán Sonajas y Diana y nuevamente para cerrar la noche con Fiesta en Jalisco, una serie de sones jaliscienses presentados casi como un popurrí: El tranchete, Las alazanas, El gavilancillo, El jilguerillo, Unión de Tula, La negra y el Jarabe tapatío. De todos los grupos participantes es el que aparenta un promedio de edad más bajo, a pesar de tener ya más de diez años de trayectoria, incluyendo su participación en los Juegos Panamericanos de 2011, y fue el único que subió más de una vez al escenario.

 

Nuevo León por el grupo La Resolana.

Grupo Folclórico La Resolana, de Casimiro Castillo: presentó las estampas de Nuevo León Senderito, La bola, Pícame tarántula y La grulla. Es dirigido por el profesor Vicente Vázquez.

 

Sones de Sotavento, por el grupo Cuicacalli.

Academia de Arte Cuicacalli, del Centro Comunitario Tiopa Tlanextli, de Autlán: está integrado por su director, Martín Rivera Hueso, en la jarana y la voz; la bailarina Marisa Hernández Campos y el joven Marco Sandoval encargado del cajón peruano. Con música en vivo, bailada por Marisa sobre una tarima, ofrecieron una estampa del Sotavento de Veracruz con los sones La morena, Los mangos (cuya letra describe la exuberancia natural de la Costa Sur de Jalisco) y La guacamaya. Entre cada pieza el director del grupo, a quien también recordamos en grupos musicales como Guishi Funk y Jazzé, recitaba algunos versos para presentar la siguiente ejecución.

 

El grupo Vive Jalisco.

Grupo Folclórico Vive Jalisco, de Autlán: dirigido por Cristian Hernández Sevilla, ofreció una estampa jalisciense, que se encargó de abrir la cantante Rosario Sevilla interpretando El herradero, para continuar con El autlense y El gusto, las dos últimas ejecutadas por una sola pareja. Igual que Cuicacalli, este grupo es de reciente fundación.

Esta fue una de las pocas actividades de esta agenda cultural que se realizó en vivo, la mayoría se llevaron a cabo mediante la proyección de un video pregrabado en la pantalla del escenario del Aula Magna, aunque siempre con aforo reducido. Esperamos que para la agenda cultural del próximo semestre podamos tener las condiciones para encontrarnos en este recinto con mayor confianza.

jueves, 15 de julio de 2021

Iconostasio no apto, una nueva exposición en la Casa Universitaria

Cristo Juez. 

 En la Casa Universitaria Antonio Alatorre está disponible desde el 6 de julio la exposición plástica Iconostasio no apto, del artista tenamaxtlense Francisco Javier Martínez Ortiz. Es la primera exposición individual en este recinto desde el inicio de la pandemia.

Iconostasio no apto está integrada por 20 piezas, la mayoría al temple sobre oro pero también encontramos óleo sobre oro o sobre tela. Todos, menos uno, son retratos de personajes religiosos, artistas o figuras públicas actuales representados mediante la estética de los iconos de las iglesias cristianas orientales, acaso de ahí venga el título de la exposición.

Quetzalcóatl.


El formato de las obras expuestas va desde el clásico cuadro hasta el círculo, incluyendo formas muy elaboradas cuyos marcos tienen columnas y otros detalles decorativos. Hay desde un impactante Cristo Juez de 1.20 m de diámetro, que preside la primera sala, hasta un retrato de 30 cm.

La variedad está también en los personajes retratados: están la virgen María, san Francisco y el arcángel Miguel compartiendo el espacio con Chavela Vargas y Pedro Almodóvar, Lila Downs y Frida Kahlo, Buda y Quetzalcóatl, Carmen Aristegui y el profesor tecolotlense J. Natividad Cueva López.

Chavela Vargas y Pedro Almodóvar.


Es necesario recorrer las tres salas en que se encuentra montada la exposición con ánimo curioso: poner atención en todos los detalles del cuadro, desde los elementos como el oro, la aureola, la posición del personaje y la forma de representar sus rasgos faciales pero también en los elementos que el autor coloca dentro de la pieza y que explican la personalidad de cada retratado.

Iconostasio no apto estará disponible en la Casa Universitaria hasta el 15 de agosto.



domingo, 11 de julio de 2021

Bitácora de viaje 7: rastros de una niña triste en Tenamaxtlán

Santiago, primer patrón de Tenamaxtlán.

 Esa tierra impone su poder en el hombre; también el agua, el frío, la dureza de los montes, la brusquedad del suelo, los troncos de los árboles. Todo eso infunde en el alma de los que allí nacieron una obstinación, una firmeza, un orgullo natural que sólo puede ser interpretado como signo de independencia y señorío. En Tenamaxtlán, los labriegos se descubren ante un forastero o un amigo, deseándoles un cordial 'buenos días' sin familiaridad ni altanería.

Olivia Zúñiga. Retrato de una niña triste.

Luego de que la pandemia obligara a suspenderlo durante más de un año, en el mes de junio de 2021 reinició en el Museo Regional el taller de lectura de la novela Retrato de una niña triste, de la escritora jalisciense Olivia Zúñiga. El quinto taller de lectura de este tipo en ese recinto.

Los cinco martes de junio nos reunimos un grupo de alrededor de 15 personas en el Museo para leer, analizar, discutir y, hasta cierto punto, sentir la tristeza y desesperanza de la protagonista de esta novela autobiográfica de una de las escritoras más reconocidas en el siglo XX en Jalisco. Y, como en los cuatro talleres anteriores, culminamos las actividades con un viaje a los lugares que se describen en la novela o que la inspiraron. Una visita que nos ayudó a comprender mejor los ambientes de la obra y, desde luego, a enriquecer la experiencia de la lectura, por no hablar de la oportunidad de hacer turismo en nuestra región y conocer mejor la riqueza cultural, en este caso literaria, del Estado de Jalisco.

De modo que el domingo 4 de julio, pocos minutos después de las 7 de la mañana, nos reunimos afuera de la sucursal de BBVA de Autlán (ahí donde estuvo en otro tiempo la terminal de autobuses) las diez personas que realizamos el viaje. Salimos de ese punto sobre las 7:20, para tomar el camino de Tenamaxtlán, con el recuerdo de las vicisitudes de Joanna en la mente y con la satisfacción de que las nubes de lluvia, que no se habían retirado del cielo de la región en los últimos días, parecían dar una tregua.

Luego de poco menos de dos horas de camino y de sobrevivir al destruido tramo de la carretera federal 80 entre Manzanillito y Palo Blanco, travesía que tuvo como atenuantes la esplendidez de los paisajes y la estridente policromía del amanecer, arribamos a la Plaza Principal de Tenamaxtlán. Una vez repuestos de la desorientación propia de quien llega a un lugar desconocido procedimos a buscar un sitio para desayunar, que encontramos un par de cuadras hacia el sur, en la Plaza de Armas. Ahí, en uno de los portales que la limitan, encontramos una buena variedad de oferta de comida: birria, menudo, tacos de diversos guisados… después de desayunar cada uno eligió la forma de reposar la comida y esperar a los guías: hubo quien entró a oír misa a la parroquia, quien hizo un tour por su cuenta en los alrededores y no faltaron los que, aguijoneados por el síndrome de abstinencia, tomaron un café, de regreso en la Plaza Principal.

Algo para comer.


A las 11:20 horas fuimos recibidos en la plaza por Jeanette Pimienta y por José López, de la dirección de Cultura del Ayuntamiento de Tenamaxtlán, así como por el cronista del municipio, profesor Miguel Gómez Arreola, quien se integró al grupo minutos después. Bajo su paciente, amable y diligente guía hicimos un recorrido por el centro de Tenamaxtlán, donde vimos los lugares en los que transcurrieron las vicisitudes de la niña triste y algunos de los sitios de interés que ofrece Tena. El recorrido fue como sigue:

Frente a la Presidencia Municipal.


Presidencia Municipal: ubicada frente a la esquina noroeste de la plaza, ocupa un edificio de líneas modernistas, con ocho grandes ventanas cuadradas a los lados del infaltable balcón y de la puerta de ingreso. Sobre el balcón se encuentra una representación en cantera del escudo del municipio, que José López nos explicó a detalle: aparecen en él, repartidos en las tres secciones que lo componen, referencias a su riqueza económica, cultural y ambiental, además de los tres cerros que rodean al pueblo y que le dan nombre: el cerro del Huehuentón, el de los Morán y el Ayutepetl. Tenamaxtlán significa algo así como lugar en el tenamaxtle, que es una formación de tres piedras dispuestas alrededor de una fogata para colocar sobre ellas una olla. Los tres cerros serían las tres piedras.

Por aquí pudo haber estado la primera casa de Olivia Zúñiga en Tenamaxtlán.


Frente a la Plaza Principal, hacia el poniente cruzando la calle de Hidalgo, habría estado la primera casa que habitó Olivia Zúñiga/Joanna. Aquella ubicada “en la calle principal, frente a la plaza de toros”. La plaza de toros se instalaba en esta Plaza Principal, hecha con madera y petates como la de Autlán, por eso “En realidad no había la tal plaza; sólo un enladrillado redondel en el que levantaban graderías en las fiestas de la Purísima”. El jardín o plaza como se ve ahora fue comenzado a construir en la década de 1950.



Templo Nuevo: el templo del Sagrado Corazón es en el que Joanna recibió la Primera Comunión, donde el cura Mercado de Soyatlán le dijo aquellas palabras que nunca olvidaría: “¡Si algún día un hombre te pide el corazón, no se lo entregues!”. En el atrio del templo nuestros guías nos hablaron de su historia, que comenzó hacia 1895, cuando comenzó su construcción, así como de sus características: nos dijeron que es único en la región por su arquitectura y materiales, en su construcción se utilizó ladrillo fabricado en Tenamaxtlán. Este templo, junto con los de Atengo y Soyatlán, conforman un corredor mariano que incluye la romería de la virgen de Atengo y que, según se nos explicó, es una de las tradiciones religiosas más antiguas de América. La imagen de la virgen de Atengo, que visita durante dos meses Tenamaxtlán y que se encontraba aquí durante nuestro viaje, está hecha en pasta de quiote y data del siglo XVI.

La virgen de Atengo.


En el templo nuevo también hay elementos que nos recuerdan a la novela: pudimos visitar la capilla de la Purísima, lugar donde están sepultados don Salvador Gómez y su esposa doña Romualdita, el prototipo de madre abnegada; también vimos el baptisterio, donde se encuentran los restos de don Rafael, el padrino de Olivia/Joanna, cuya muerte tanto sintió la protagonista de la novela. Luego de ver y fotografiar la imagen de la virgen de Atengo pasamos a la sacristía, lugar construido donde antes estuvo el altar mayor del templo viejo, cuya construcción se alza hacia el norte del nuevo. Aquí en la sacristía vimos una imagen de Santiago, original, también datada en el siglo XVI.

Lápida de don Rafael Correa.


Portada del templo antiguo de Tena.

Templo antiguo: sin salir a la calle llegamos al magnífico templo antiguo de Tenamaxtlán, cuya construcción comenzó hacia 1613, pasando directamente de la sacristía del templo nuevo a la nave principal del antiguo. De estilo franciscano, este templo ha sufrido modificaciones y mutilaciones graves, sin que hubieran afectado su señorío y magnificencia: ha perdido retablos de piedra, su altar mayor, su piso de madera, el techo colapsó… pero conserva el aire de gravedad y solemnidad con que fue construido. También permanecen restos de pintura mural en algunos rincones, una lápida de hacia 1814, época en que todavía se sepultaban cadáveres en el panteón del atrio o dentro del mismo templo, y lo mejor de todo: una espléndida portada también franciscana, muy parecida a la de la parroquia del Divino Salvador de Autlán pero mucho más rica: presenta grabados a lo largo de las jambas y en la parte superior en los que podemos identificar una representación de san Francisco, el escudo de los Habsburgo y otros elementos. Una de las joyas arquitectónicas de la región.

La segunda casa de Olivia/Joanna.


5 de Mayo #6: otro momento importante del recorrido fue la visita a la segunda casa que habitó Olivia Zúñiga en Tenamaxtlán. Es la que se encuentra frente a la entrada lateral del templo nuevo, donde vivía cuando cometió el “sacrilegio” de comulgar dos veces y donde le fue revelada a Joanna la muerte de su padre.

Uno de los portales de la Plaza de Armas. La finca azul es la de Luis Gómez Preciado.


Plaza de Armas: es también conocida como Plaza Chica y fue construida a partir de 1920, por lo que es posible que Olivia Zúñiga la llegara a conocer. Al no haber mercado municipal en Tenamaxtlán, aquí se instala un tianguis que hace las veces de mercado. Está flanqueada, en sus lados norte y sur, por dos portales, el del norte lleva el nombre de Héroes. En éste se encuentra, al extremo poniente, la antigua propiedad de don Luis Gómez Preciado, quien fuera médico de cabecera del presidente Lázaro Cárdenas y sobrino de Dolores Preciado, una de las vecinas de Olivia Zúñiga en la segunda casa. Aquí se nos explicó una innovación tenamaxtlense a la costumbre de las vueltas alrededor del kiosco de la plaza de muchos pueblos mexicanos: como hay un kiosco en la Plaza de Armas y otro en la cercana Plaza Principal, los jóvenes de aquí comenzaron a hacer estas vueltas entre una plaza y la otra, con una cuadra de por medio.

La tercera casa de Olivia Zúñiga.


Revolución esquina con Ramón Corona: a una cuadra larga de la Plaza de Armas se encuentra este cruce de calles, cuya esquina suroeste está ocupada por la tercera y última casa que habitó en Tenamaxtlán Olivia Zúñiga, donde vivió con su abuelo Miguel, el abogado filatelista. La casa se conserva en muy buenas condiciones, lo mismo que la de contraesquina, que perteneció a don Salvador Gómez y su familia, aquel que le decía a Joanna que para ser su nuera tenía que ganarse su afecto: “para que te acepte como mujer de Salvador es menester que a diario vengas a cantarme”. En este cruce es donde Joanna fue atacada por Vicente, el aprendiz de talabartero.

En la Casa de la Cultura.


Casa de la Cultura Engracia de Jesús Santa Ana Sánchez: el último punto del recorrido oficial fue la Casa de la Cultura, en Guadalupe Victoria #14. Aquí contemplamos el mural que están pintando en la pared exterior artistas integrantes del colectivo Rutas Plásticas de Jalisco y que muestra a algunos de los personajes tenamaxtlenses más destacados de las últimas décadas: charros, profesores, profesionales de la salud, artistas, artesanos, danzantes… dentro de la Casa vimos una pintura ejecutada sobre unas mamparas por Felipe Rodríguez y Carlos Chávez en la que se plasman elementos de identidad de Tenamaxtlán: la charrería, el mito de la brujería, la Piedra Respondedora, la producción agrícola, el Arroyo Seco y su leyenda. Además de explicarnos los elementos de esta pintura, José López y Jeannette Pimienta nos hablaron de las actividades culturales recientes en Tenamaxtlán: festivales internacionales de danza que han traído artistas de diversos países al pueblo, el turismo religioso, las exposiciones del colectivo Rutas Plásticas, entre otros.



Aquí terminamos nuestro recorrido por Tenamaxtlán, tomándonos fotos grupales con el retrato de Olivia Zúñiga que se conserva en la Casa de la Cultura.

Además del recorrido oficial, que ha quedado narrado sin chiste aquí arriba, visitamos gracias a la generosidad del profesor Miguel Gómez un par de casas habitación que bien podrían pasar por museos: la de la profesora Marichuy Arreola y la casa paterna de los Gómez Arreola. Estas casas conservan, además de su construcción y distribución original, aunque con remodelaciones recientes, una buena cantidad de objetos de uso común en otras épocas, como aperos de labranza, herramientas, velices, utensilios de cocina… en la primera de ellas se conservan, incluso, un par de enormes gallineros convertidos ahora en salas de estar y bodegas, testigos de la proverbial producción avícola del pueblo, cuyos productos llegaron a exportarse al centro del país.

Con Olivia Zúñiga.


Luego de tomar los alimentos del mediodía en casa del profesor Miguel Gómez salimos con rumbo a Atengo, con ganas de conocer este antiguo y hermoso pueblo y de tomar la desviación a Ayutla pasando por Juanacatlán, para evitar por lo menos una parte del tramo más destruido de la carretera federal 80 y regresar al calor de Autlán.

sábado, 10 de julio de 2021

Reflexiones sobre la ecpatía en la sesión mensual del Capítulo Costa Sur BSGEEJ


 La mañana de este sábado 10 de julio y mediante la aplicación Meet, el Capítulo Costa Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco celebró su sesión mensual, con el doctor Carlos Adolfo Preciado Ortiz como anfitrión. La parte pública de la sesión comenzó a las 11:00 horas, con la asistencia de 17 personas, entre socios del capítulo e invitados.

El doctor Preciado presentó su trabajo Reflexiones sobre la ecpatía, en el que nos explicó las características de esta forma de interacción humana. Comenzó definiendo a este concepto como un opuesto complementario de la empatía, de la que hemos oído hablar mucho más que de la primera, aún en el habla coloquial.

Como sabemos, la empatía es esa capacidad para “ponernos en los zapatos del otro”, de percibir y entender sus sentimientos y circunstancias sin necesidad de que nos lo diga. Como herramienta para profesionales de la ayuda, explicó el ponente, la empatía es una forma de captar información, permite calibrar y darnos cuenta de lo que le sucede a la persona con la que interactuamos.

Por su parte la ecpatía es una acción mental compensatoria, más o menos voluntaria, que evita la “inundación afectiva”, un contagio de las emociones del otro que puede convertirse en una complicación. Etimológicamente significa “sentir fuera” y consiste en la exclusión de sentimientos y motivaciones inducidos por el otro, es una situación de autoprotección y no de rechazo o desinterés, como serían la antipatía o la apatía.

El equilibrio entre empatía y ecpatía, según el doctor Preciado, es posible y puede ser aprendido a cualquier edad, teniendo en cuenta que el otro no es uno mismo. Para terminar su exposición, que incluyó la explicación de conceptos como maternaje, el doctor mencionó los elementos de la educación en ecpatía:

* Detección y comprensión del contagio emocional.

* Percepción de la otredad y delimitación de los propios sentimientos.

* Devolución de los sentimientos ajenos a su fuente.

* Liberación de los propios procesos mentales de la influencia del agresor.

Homenaje al profesor Mario Ernesto Michel Santana



 La noche de este viernes 9 de julio en el recinto cultural Palacio del Arte tuvo lugar un homenaje al profesor Mario Ernesto Michel Santana, organizado por ese centro cultural y por la dirección de Arte y Cultura del Ayuntamiento de Autlán. Con la asistencia de casi cien personas, la actividad comenzó a las 19:08 horas. Entre los asistentes encontramos a representantes de la Benemérita Sociedad Mutualista de Empleados, Obreros y Artesanos, del Centro Universitario de la Costa Sur, de la dirección de Arte y Cultura del Ayuntamiento de Autlán, del Museo y Centro Regional de las Artes, familia y amigos del homenajeado.

En las paredes del centro cultural, que es utilizado también como galería para exposiciones de artes plásticas, estuvieron expuestas desde temprano algunas fotografías de juventud del homenajeado, en las que aparece con los grupos musicales en los que participó, y documentos de su carrera artística y profesional, entre ellos el reconocimiento otorgado por la Sociedad Mutualista de Empleados, Obreros y Artesanos por haber sido el fundador de la rondalla de esa institución.

El primer número del programa fue la lectura, a cargo de Guillermo Tovar, cronista de Autlán, de una semblanza del profesor Mario Michel, en la que resaltó su carrera profesional de 45 años en la educación, 41 de ellos en escuela secundaria y el resto en primaria, incluyendo el haber sido el director fundador de la Escuela Secundaria Técnica #84 de El Chante; así como su carrera artística, que inició en Autlán en la primera mitad de la década de 1960 participando en grupos como el legendario Piratas y en la que fundó rondallas en la Sociedad Mutualista, en la Normal Superior de Puebla y una más con profesores jubilados. Pero, sobre todo, llamó la atención hacia su trabajo como presidente del patronato del Hospital Regional de la Secretaría de Salud, cargo desde el que gestionó el banco de sangre y aportaciones en efectivo o en especie de los ayuntamientos de la región.

El resto del programa fue una serie de presentaciones artísticas en las que se mostraron algunas de las composiciones en poesía y música del profesor Mario Michel, de las que dejó registradas alrededor de 60 en el Instituto Nacional del Derecho de Autor y 24 de ellas han sido grabadas. Esta parte del programa se desarrolló de la siguiente forma:

Declamación del poema ¿Quién eres tú, maestro?, a cargo de Lucero Michel.

Bolero Lindo Autlán y cumbia Va para Autlán, interpretados por Gloria Michel, con pista musical. Lucero y Gloria son hijas del profesor Mario.

Un grupo musical de amigos de Mario Michel, ex integrantes de la rondalla de la Mutualista (guitarras, percusiones, acordeón, bajo y voces) tocaron las piezas Una rosa hecha mujer, Lindo despertar, Quiero y Mil besos, las dos últimas con Susana Monroy en la voz.



Dos parejas del ballet La Grana bailaron el huapango La Grana.



Carmen Rodríguez, sobrina del profesor Mario Michel, declamó los poemas Cuando estoy solo pienso y pienso y Soy muy feliz, este último inédito y descubierto en la computadora de su autor después de su muerte. Es un repaso por la vida, desde la vejez, contando los momentos buenos y malos y las enseñanzas de cada uno.

Doria Núñez, también sobrina, cantó las canciones Al soldado de Jalisco, dedicada al general Marcelino García Barragán, y Linda morena.

El profesor Jorge Mendívil, amigo del homenajeado, cantó Amigos así, de Mario Michel, y Bésame mucho, de Consuelo Velázquez.

Por último la profesora Ramona Núñez, viuda de Mario Michel, agradeció a nombre de la familia a los organizadores del homenaje y recitó, para cerrar la velada, el poema La mansión eterna, una lección sobre generosidad y buen trato hacia las personas.

El profesor Mario Ernesto Michel Santana nació en el municipio de Cuautitlán en 1948 y vivió en Autlán desde 1959 hasta su muerte. Estudió en la Escuela Normal de Jalisco, de donde egresó en 1970; entre este último año y 1974 fue profesor de primaria, dos años en El Corcovado y dos en Mezquitán. Desde 1974 hasta 1984 dio clases en la Escuela Secundaria Técnica #7, de Autlán, para pasar a dirigir la Escuela Secundaria Técnica #84 de El Chante, de la que fue director fundador. En 1971 fundó la Rondalla Autlán en la Sociedad Mutualista de Empleados, Obreros y Artesanos, años después hizo lo priopio con la rondalla de la Escuela Normal Superior de Puebla. Compuso y registró en INDAUTOR alrededor de 600 poemas y canciones de diversos géneros. Dirigió durante alrededor de 10 años el patronato del Hospital Regional de Autlán. El profesor Mario Michel falleció el 27 de julio de 2020.

miércoles, 30 de junio de 2021

Quinta y última sesión del taller de lectura de Retrato de una niña triste


 Todos los martes de junio, a partir de las 17:00 horas, fueron dedicadas por un heterogéneo grupo de alrededor de quince personas a leer, analizar, discutir y conocer la triste vida de Joanna, la protagonista de la novela autobiográfica Retrato de una niña triste, de la escritora jalisciense Olivia Zúñiga.
El martes 29, último del mes de junio, fue también el día en que se celebró la última de estas sesiones de lectura y discusión. Fue dedicado al Capítulo IV de la novela, tan breve como definitorio, y los trabajos del día los hicimos bajo la dirección de Cristina Jiménez, académica del Centro Universitario de la Costa Sur y asidua lectora.
Ella nos encomendó que, en parejas, determináramos el final que tuvo alguno de los personajes de la novela, asignados al azar por ella. También había que inventar un final alternativo para ese personaje, decir cómo hubiéramos querido que ese personaje se desarrollara.
De esta forma revisamos a la misma Joanna, a su padre el general Zúñiga, a su madre, a su padrino Rafael, a su abuelo Miguel y  ala tía Margarita. En el caso de Joanna y el general, personajes atribulados, coincidimos en que nos hubiera gustado que tuvieran una relación más cercana y feliz, aunque esto imposibilitara la existencia de la novela.
El taller culminará este próximo domingo, con una visita a Tenamaxtlán que servirá para conocer los lugares que se mencionan en la novela. 

domingo, 27 de junio de 2021

Reminiscencias del lied en Rammstein: un análisis musical en la sesión de junio del Capítulo Juvenil Costa Sur BSGEEJ


 

El sábado 26 de junio por la mañana el Capítulo Juvenil Costa Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco celebró su sesión ordinaria correspondiente a este mes, por medio de la aplicación Zoom. A la sesión, que comenzó a las 10:10 horas, asistieron 10 personas.

El anfitrión fue el mismo coordinador del capítulo, Silvestre K´anil Díaz Landeros, quien presentó el trabajo Reminiscencias del lied en Rammstein, con el maestro Joel Juan Qui como invitado especial, quien hizo algunas aportaciones al tema, incluyendo una interpretación al piano.

Para responder a las preguntas de por qué hablar en un mismo momento de las lieder y Rammstein y qué pueden tener en común, Silvestre mostró una lista con varios títulos de estas formas musicales germánicas tradicionales y de canciones de la banda, de las que reprodujo algunos fragmentos a manera de comparación.

El maestro Joel Juan Qui, a quien recordamos en Autlán por sus presentaciones en escenarios como el de Nocheztli o el del Festival Áurea Corona, explicó enseguida que lied significa canción en alemán y que es una composición musical con texto poético de forma sencilla, original de la tradición germánica. Para ejemplificar su sencillez y popularidad, dijo que las lieder eran la música pop de su época.

En los siguientes minutos se entabló un intercambio de comentarios entre Joel y Silvestre, en el que se expusieron datos de Rammstein, como sus integrantes, temas que aborda en sus canciones o las polémicas en que se ha involucrado, comenzando por el mismo nombre de la banda. Conocimos cómo algunos elementos del romanticismo, como el bosque, la noche o el frío, están presentes tanto en las lieder como en Rammstein; la preparación de sus integrantes en la música durante sus tiempos libres, puesto que cada uno desempeñaba oficios diversos; cómo han permitido que seguidores de la banda hagan propuestas propias a sus canciones, como interpretaciones al piano que se pueden encontrar en plataformas digitales.

Joel Juan Qui al piano.


En opinión del maestro Juan Qui las canciones de Rammstein son “bien estructuradas, no son cualquier canción popular de rock”. Él les nota un interés por la tradición musical alemana que se puede encontrar, entre otros, en la impostación de la voz de su cantante, Till Lindemann. Rammstein, dijo, “tiene una gran escuela, propia de su nacionalidad y tradición”. Invitó a escuchar a la banda, incluyendo sus nuevas propuestas. Por último habló del lied como recurso necesario para el desarrollo profesional de un cantante e interpretó al piano una pieza de Schubert, uno de los mayores exponentes de las lieder.

Antes de terminar la presentación, Silvestre K´anil habló de los extendidos prejuicios que existen al escuchar música formal o clásica y rock: que se trata de música aburrida y destinada solo para públicos con una formación académica, en el primer caso, o que se trata simplemente de ruido, en el segundo. Invitó a escuchar, con atención y apertura, diferentes géneros musicales, con lo que podríamos eliminar estos prejuicios y enriquecer nuestro bagaje cultural.

viernes, 25 de junio de 2021

Cuarta sesión del taller de lectura de Retrato de una niña triste


 El pasado martes 22 de junio en el salón de usos múltiples del Museo Regional tuvimos la cuarta sesión del taller de lectura de la novela Retrato de una niña triste, de la notable escritora Olivia Zúñiga. Esta sesión, la penúltima del taller, comenzó a las 17:15 horas y tuvo una asistencia de 12 personas.
Los trabajos comenzaron bajo la dirección de Martha Corona, para terminar con los ejercicios que quedaron pendientes de la sesión anterior: la descripción de los personajes de las hermanas Ruelas y Mares, de Crucita Arana, Angelita, Josefina Correa y Félix Robles, junto con la influencia que ejercieron sobre Joanna, la protagonista de la novela.
La segunda parte de la sesión estuvo a cargo de Guillermo Tovar, quien propuso trabajar sobre las minucias y detalles que aparecen dentro del texto y que pueden, además de cumplir con su función dentro del cuerpo de la obra, proporcionar datos sobre la personalidad del autor y la intención de su mensaje. Para trabajar, entregó a cada tallerista una ficha que contenía anotada una frase o cita breve de la novela, que podía ser algo que dice un personaje o algo que la autora dice de él. Con base en esta cita había que identificar al personaje y discutir sobre su rol en la obra.
Una segunda parte de esta dinámica se hizo repartiendo otras fichas con citas textuales del libro, pero ya no sobre un personaje sino representativas de las diferentes escenas de la obra. De esas frases, aparentemente aisladas, que constituyen sutilezas que le dan sabor al texto. Luego de identificar el contexto en que cada frase aparece, discutimos en el pleno su importancia dentro de la novela, las definiciones o aclaraciones que ofrece y hasta su actualización a nuestros días.
Una y otra vez, volvimos al dolor y a la tristeza de la atormentada niña Joanna...

miércoles, 23 de junio de 2021

Conmemoración del bicentenario de la jura de la Independencia en Autlán

Los integrantes del presídium: Jesús Medina, Nabor de Niz, Miguel Íñiguez, Fausto Nava y Carlos Boyzo. Foto de Martha Corona.

 

La mañana de este lunes 21 de junio en el jardín Hidalgo se llevó a cabo una ceremonia para conmemorar el bicentenario de la jura de la Independencia por las autoridades y pueblo de Autlán, suceso ocurrido en ese mismo sitio el 21 de junio de 1821. A la ceremonia, organizada por el H. Ayuntamiento de Autlán y por el Capítulo Costa Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco, asistieron alrededor de 30 personas, iniciando a las 10:20 horas.

El acto fue presidido por el alcalde de Autlán, Miguel Ángel Íñiguez Brambila; el coordinador honorario vitalicio del Capítulo Costa Sur, doctor Nabor de Niz Domínguez; el coordinador del Capítulo, profesor Fausto Nava González; y los ponentes, maestro Jesús D. Medina García y licenciado Carlos Martín Boyzo Nolasco. Entre los asistentes acudieron el vicario general de la diócesis de Autlán, presbítero Francisco Méndez García; el rector de la Universidad del Valle la Grana, presbítero Rafael Rico Jiménez; la directora de la unidad 143 de la Universidad Pedagógica Nacional, Veiruth Gama Soria; la directora del Museo y Centro Regional de las Artes, Martha Florentina Corona Santana, y representantes de instituciones y grupos culturales y de medios de comunicación.

La ceremonia se dividió en dos momentos: una sesión extraordinaria del Capítulo Costa Sur de la BSGEEJ, en el que se presentaron dos ponencias sobre la consumación de la Independencia en Autlán, y la inauguración de una placa conmemorativa instalada al centro del jardín Hidalgo.

El maestro Jesús Medina. Foto de Martha Corona.


Luego de que el profesor Fausto Nava declarara inaugurada la sesión del capítulo, el profesor Jesús Medina dictó la conferencia El acta de jura de la Independencia en Autlán. Un testimonio vigente. La exposición del maestro Medina comenzó leyendo el poema Preguntas de un obrero que lee, de Bertolt Brecht, sobre los trabajadores y guerreros anónimos que hicieron posible la construcción de las grandes ciudades y el logro de las famosas conquistas de la Historia.

 A lo largo de su intervención el maestro Medina compartió reflexiones sobre el surgimiento de la nación mexicana y las discusiones que sobre esto todavía se dan entre los expertos, así como sobre las distintas ideas de organización del nuevo país que surgieron desde el momento mismo de la consumación de la Independencia, entre quienes tomaban como modelo a las monarquías europeas y quienes preferían el ejemplo de los nacientes Estados Unidos; también habló sobre el surgimiento de una nueva clase social en América, la de los conocidos como criollos.

Sobre el acta de jura de la Independencia en Autlán, el maestro Medina dijo que es el equivalente local al Acta de Independencia de México, firmada el 28 de septiembre de 1821 en la ciudad de México. Ese documento, que se encuentra en el Archivo Histórico Municipal, es “símbolo y testimonio importante de la historia y el patrimonio de los americanos autlecos”. Consideró que “si se lograra integrar al calendario cívico de nuestra comunidad, sería una importante contribución a la cultura cívica de Autlán”. A esta cultura cívica, junto con otros elementos, la considera fundamental para las comunidades en un contexto de globalización.

El licenciado Carlos Boyzo. Foto de Martha Corona.


En su oportunidad el licenciado Carlos Boyzo, quien publicó por primera vez una transcripción del acta de la ceremonia del 21 de junio de 1821 en Autlán, enfatizó que Autlán fue de los pocos lugares del actual Estado de Jalisco en los que se celebró una ceremonia de jura de la Independencia y es, junto con Guadalajara, de los únicos municipios que conservan su acta. Dijo que esa ceremonia, con la que se consumó la Independencia en Autlán, dejaba atrás once años de guerra en los que los habitantes de la región padecieron violencia y calamidades y en los que fueron fusilados 36 insurgentes en Autlán, seis de ellos autlenses. Luego de leer los nombres de estos personajes, que constan en los registros de inhumaciones de la parroquia del Divino Salvador, dijo que deberían conservarse en la memoria colectiva y, además, permanecer escritos en un lugar público del centro de Autlán, donde terminaron sus vidas.

Luego de esto, el licenciado Boyzo dio un somero recorrido por algunos de los acontecimientos de la guerra de Independencia en Autlán, que él mismo ha difundido en diversas publicaciones: habló de la construcción de una muralla, del fusilamiento del cabecilla insurgente José Antonio Béjar y de otros hechos, luego de los cuales había necesidad y demanda de paz. Esta situación era generalizada en todo el país, lo que propició la conspiración entre Agustín de Iturbide y otros personajes, entre ellos Pedro Celestino Negrete, quien proclamó la Independencia “bajo la sombra de un guayabo en una casa solariega” en San Pedro Tlaquepaque el 13 de junio de 1821. Luego de que el día 14 se firmara en Guadalajara el Acta de Independencia se mandó orden a todos los partidos que componían la Intendencia de Guadalajara para que juraran esta acta, entre ellos Autlán, donde se verificó esta jura el día 21.

Enseguida el ponente leyó el acta que se levantó en Autlán como constancia de la ceremonia del 21 de junio y narró aspectos de las vidas y obras de algunos de sus firmantes: el sacerdote José Diego Gómez, el militar Domingo Antonio Fernández (administrador de la hacienda de Ahuacapán, que estaba intervenida por el gobierno por deudas de impuestos de los Gómez de Parada), el también militar José Luis Brambila (primer presidente del Ayuntamiento de Autlán) y el licenciado José Ramón Pacheco, quien ofreció el banquete para festejar la independencia en Autlán y que, posteriormente, sería diputado federal y diplomático, defensor de los intereses de México ante Francia en el contexto de la Guerra de los Pasteles.

Carlos Boyzo consideró que se debe reescribir la historia y darle a cada personaje lo que le corresponde. Dijo también que lo que sucedió en Autlán no está desligado de los acontecimientos nacionales y que, para honrar a los autlenses que nos antecedieron nos corresponde ser mejores ciudadanos.

Dicho esto el doctor Nabor de Niz clausuró la sesión del capítulo y los asistentes nos trasladamos al centro del jardín, donde el presidente municipal y los coordinadores del Capítulo Costa Sur procedieron a la develación de una placa instalada en una de las jardineras, frente a la estatua de Miguel Hidalgo. La placa luce esta inscripción:

“… y en seguida se iluminaron tres días todas las calles y en demostración de alegría adornaron sus casas y puertas dando a entender el regocijo de su libertad …”

En esta plaza, hoy hace 200 años las autoridades civiles, militares y eclesiásticas y el pueblo de Autlán se reunieron para celebrar una ceremonia de jura de la Independencia, adhiriéndose de esta forma al Plan de Iguala.

Sirva esta placa para mantener vivo este acontecimiento en la memoria de los autlenses y para reconocimiento permanente a quienes consumaron en Autlán la Independencia.

Autlán de la Grana, Jalisco, a 21 de junio de 2021




sábado, 19 de junio de 2021

Concierto de música clásica en el Aula Magna


 

Dentro de la Agenda Cultural 2021 A del Centro Universitario de la Costa Sur, la noche del viernes 18 de junio en el Aula Magna tuvo lugar un concierto de música clásica ofrecido por la Orquesta Sinfónica Juvenil de El Grullo, dirigida por el profesor Daniel Flores Regalado y, actuando como solistas, algunos profesores y alumnos de la Licenciatura en Artes del CUCSur. El concierto comenzó a las 20:25 horas y tuvo una asistencia presencial de alrededor de 80 personas, más los que lo siguieron mediante la transmisión en vivo que se realizó en la página de Facebook del centro universitario.

Es de sobra conocido el gran cartel que tiene la orquesta en Autlán, donde antes de la pandemia registraba llenos completos en cualquier foro que se presentara. Bueno, pues a la calidad de la orquesta, a la que el público autlense ya está acostumbrado, se agregaron anoche el talento de los solistas, algunos de los cuales arrancaron a los asistentes el impulso de ovacionarlos de pie.

El repertorio del concierto fue el siguiente:

* Saludo de amor, de Edward Elgar, interpretado por el profesor Mauricio Allera Malo (piano) y el alumno Alfredo Núñez Guzmán (cello). Ambos de la Licenciatura en Artes.

* Thais, de Jules Massenet, por Mauricio Allera (piano) y Ramón Piña (violín).

* Pavana, de Gabriel Fauré, por Mauricio Allera (piano) y Alfredo Mardueño (cello).

* Conga del fuego nuevo, de Arturo Márquez, interpretado por la orquesta.

* Ave María, de Schubert, por la orquesta y la soprano Pilar Gómez Ibarra Pérez Gil, profesora de canto en la Licenciatura en Artes.

* Concierto no. 1 para piano y orquesta, de Mozart, por la orquesta y Mauricio Allera al piano.

* Habanera, de Georges Bizet, por la orquesta y Pilar Gómez Ibarra.

* Danzón no. 2, de Arturo Márquez, por la orquesta y la alumna de la licenciatura en Artes Francia Sinaí Canal Arias al piano.

* Por ti volaré, de Francesco Sartori, por la orquesta y Pilar Gómez Ibarra.

Luego de que el doctor Hirineo Martínez Barragán, secretario académico del CUCSur, entregara reconocimientos a la orquesta y a los solistas y de que escucháramos un mensaje del profesor Flores Regalado sobre el compromiso y el disfrute de la música por parte de los integrantes de la orquesta, y como el público pidiera más música, los artistas volvieron a interpretar el Danzón no. 2 y Habanera, con la misma alineación precisada arriba.

jueves, 17 de junio de 2021

Tercera sesión del taller de lectura de Retrato de una niña triste


El martes pasado, 15 de junio, en el salón de usos múltiples del Museo Regional celebramos la tercera sesión del taller de lectura de la novela Retrato de una niña triste, de la escritora jalisciense Olivia Zúñiga. Con la asistencia de 12 talleristas, la sesión comenzó a las 17:15 horas.
Los trabajos de la semana fueron conducidos por Martha Corona, la directora del Museo. Ella propuso una dinámica de trabajo muy entretenida pero que resultó con alto grado de dificultad, sobre todo en la primera parte: nos entregó a cada participante una hoja con una abundante sopa de letras, en la que debíamos hallar el nombre de un personaje o situación de la novela (en cada hoja había nombres distintos).
Una vez encontrado el nombre había que hacer una descripción detallada del personaje, física y psicológica, determinar su influencia en la vida de Joanna y comparar sus características con las nuestras, para ver qué tan identificados estamos con él.
De esta forma revisamos a los personajes de la vida de Joanna en Tenamaxtlán, como su padrino Rafael, su abuelo, Antonia o las hermanas Ruelas, pero también situaciones, como las fiestas patronales o la primera comunión de la protagonista.
El taller terminará el primer fin de semana de julio, con una visita a Tenamaxtlán. 

domingo, 13 de junio de 2021

“Hace mucho que no oía a la Ana Gabriel”. Los cuarentones autlenses reciben la vacuna contra el coronavirus.


 

Entre el 8 y el 15 de junio de 2021 se está llevando a cabo en Autlán el proceso de vacunación contra el virus SARS-COV2, vulgo coronavirus, para las personas cuya edad va de los 40 a los 49 años. Otros grupos de población, como mujeres embarazadas y los mayores de 50 años que no recibieron la dosis en su momento también son atendidos, aunque su número no es tan representativo como el de los integrantes de la llamada Generación X.

A diferencia de las primeras jornadas de vacunación, cuando se abrieron puntos de atención en lugares como la primaria Reforma y el centro comunitario Tiopa Tlanextli, esta vez el único lugar donde se realiza la inoculación es el Centro Universitario de la Costa Sur, específicamente en el polideportivo Ramiro Vázquez Gutiérrez, vulgo (otra vez) IVEX o, más comúnmente, “la cancha fea esa que hicieron en la ex prepa”. Ahí los autlecos nacidos de 1981 para atrás (los que sí hemos aceptado vacunarnos a pesar de los miedos irracionales y las teorías conspiranoicas) nos hemos concentrado estos días en cantidades que no se veían desde el último Callejón del Vicio o desde las legendarias “bienvenidas” de la prepa o de la Universidad, allá por los 90 o los primeros 2000.

De hecho, los primeros días de la semana, según quienes acudieron a vacunarse por entonces, fueron bastante tranquilos, sin demasiada asistencia y con una fluidez notable. Pero el viernes, día que se anunció como el último en que se estaría aplicando el biológico (siempre había querido tener un pretexto para llamar así a la vacuna en algún texto), asistimos varios cientos de chavorrucos en pos de nuestra primera dosis de la sustancia desarrollada por Astra Zéneca. Yo llegué como a las 10:40 horas y la fila ya llegaba hasta el Centro Escolar Chapultepec, aunque en los siguientes minutos crecería aún más.

Bajo el inclemente solazo de los días previos al temporal de lluvias que, como sabemos, es todavía más quemante que el de otras temporadas, hubo que esperar un rato sin avanzar porque no había espacio dentro del también llamado CUCSur II, donde nos esperaba una tierna y acariciante sombrita. Estoicos, permanecimos en el lugar sin más expresión de incomodidad que secarnos el sudor de la frente con lo que tuviéramos a la mano o buscar algún espacio con un mínimo de altura y anchura (20 centímetros ya eran útiles) para sentarnos y aliviar un poco el incipiente dolor de rodillas.

Pero la fila comenzó a avanzar pronto, dejándonos bajo el cobijo de las sombras de los ficus de la Plaza Cívica. Para entonces ya se habían formado algunos corrillos entre los vecinos de fila, que recitaban los requisitos para tomar la vacuna, revisaban si los cumplían todos y, dado el caso, buscaban la manera de obtener esa fotocopia que les faltaba.

A los pocos minutos fuimos ingresados, previa revisión de los documentos que había que presentar, a una sala de espera instalada en el callejón que comunica a la Plaza Cívica con la calle de Clemente Amaya. Allí, cómodamente instalados en sillas “de tijera” y bajo la fresca sombra de las pingüicas, esperamos con mucha mayor comodidad la aún lejana vacuna. Aquí hubo que esperar un buen rato, mientras los que llegaron antes completaban los pasos que nosotros todavía ignorábamos. Pero ya alcanzábamos a oír la playlist que sonaba en un potente equipo instalado en la cancha y que los encargados de la logística habían preparado, con la delicada gentileza de haber seleccionado música de la que era popular cuando los aspirantes a la vacuna éramos jóvenes: por nuestras bien dispuestas orejas desfilaron Ana Gabriel, Maná, Laura Pausini, Luis Miguel, Sentidos Opuestos y otros por el estilo. Era como si, por un momento, hubiéramos viajado 25 años en el tiempo y sintonizáramos Radio Ambiente en una mañana cualquiera. Justo en la nostalgia.

En esta ya prolongada espera algunos de los pacientes leían, otros buscaban afanosamente algo en su celular o atendían mediante el mismo dispositivo asuntos impostergables del trabajo, otros conversaban recordando viejos tiempos, actualizándose en los chismes de los últimos años o comentando la música de fondo. Aprovechando la cautividad de los que esperábamos, un par de los llamados Servidores de la Nación, varones ambos, distribuyeron una historieta de uno de los moneros del gobierno, El Fisgón, con consejos sobre alimentación. Inevitable reflexionar sobre la conversión en seres moralizantes que han experimentado algunos humoristas y rocanroleros, tipo Cantinflas y Café Tacuba, y la decadencia que eso representa. Pero estos servidores del gobierno también nos repartieron un curioso folleto titulado Guía Ética para la Transformación de México, un como catecismo con 20 mandamientos, entre cívicos y religiosos, que los ciudadanos mexicanos debemos observar. Propaganda oficialista como primera vacuna.

De aquí fuimos conducidos, en un estricto orden que era garantizado por un número que constaba en la ficha que se nos entregó a cada uno luego de la revisión de los documentos, a una nueva sala de espera, ésta ubicada en uno de los pasillos de la ex prepa, justo afuera de donde estuvo en su tiempo la sala de maestros. Poco tiempo después pasaríamos ya a la cancha de no solo múltiples sino innumerables usos, a los que desde 2021 se agregará el de sala de vacunación. Ahí estaban ya dispuestas unas 15 filas de sillas en las que nos instalaríamos, siempre en el orden que ya mencioné, y donde esperaríamos, ahora sí, que alguien llegara a vacunarnos.

Estas filas estaban “encontradas”, es decir, una orientada de oriente a poniente y la siguiente en sentido contrario. Mientras esperábamos llegaron más Servidores de la Nación aunque, en contraste con sus compañeros que repartían propaganda, éstas eran mujeres jóvenes. Ellas, además, no repartían sino que recogían información de cada uno de nosotros: edad, padecimientos o alergias y otros datos útiles de conocer antes de recibir la dosis. Poco después de estas servidoras llegaba el dueto vacunador: un soldado transportando una hielera llena de dosis y una enfermera aplicando una a cada paciente. Un par de minutos después de recibir la inyección, pasaba un joven a indicarnos los síntomas que posiblemente experimentaríamos en los días siguientes (malestar general, diversos tipos de dolores, diarrea, náuseas), nos recomendaba no automedicarnos y tomar, en su caso, solo paracetamol, y nos explicaba que podíamos hacer nuestra vida normal: no había, como temíamos, que dejar de beber o comer cosa alguna. Luego de recibir esta información y ya sin el orden que habíamos conservado en las dos horas y media anteriores, desalojamos el polideportivo para salir a la Plaza Cívica y a la rutina que algunos ya habíamos olvidado.

Todo este proceso fue muy ordenado y eficiente y, además, fue evidente el esfuerzo para que también fuera placentero: además del detalle de la música, todos tuvimos un trato amable y paciente de parte de quienes nos atendieron, casi todos voluntarios y muy jóvenes, en un ambiente jovial y relajado.

A todos ellos, enfermeras, estudiantes, soldados, profesores de la Universidad y hasta a las Servidoras de la Nación que sí hacían algo útil, mi reconocimiento y gratitud. Su esfuerzo ayudará a que pronto regresemos a la normalidad.