sábado, 26 de mayo de 2018

"Neuroanatomía de la esperanza" en la semana cultural Ernesto Medina Lima


La tarde de este viernes 25 de mayo culminó la semana cultural Ernesto Medina Lima del capítulo Costa Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco con la conferencia Neuroanatomía de la esperanza. Protocolo simulado de senectud, a cargo del doctor Rodrigo Ramos Zúñiga, Premio Jalisco en ciencias 2014. Con la asistencia de unas 30 personas, la conferencia inició a las 20:00 horas en el salón de usos múltiples del Museo Regional.
El doctor Rodrigo explicó que las emociones de alto rango, entre las que se encuentran la cooperación, el altruismo, la solidaridad y otras, son estudiadas por la neurociencia cognitiva, aunque en épocas anteriores se creyó que residían en el corazón, al que los primeros cirujanos le dieron mucha importancia al tratarse de un órgano que se mueve por su cuenta. Sobre estos sentimientos, aclaró que no son exclusivos del ser humano, puesto que está documentado que otras especies han dado muestras de "pensar en el otro"; puso como ejemplo de esto el caso de una pareja de monos que cuidaron durante sus dos años de vida a un hijo suyo que nació con malformaciones.
Para entender los mecanismos morales, dijo, es necesario entender el sentimiento de esperanza-expectativa, que es el que nos impulsa a desarrollar actividades. La esperanza es un elemento clave que determina los patrones de conducta, cuando hay una pérdida o disminución del sentimiento de esperanza se desarrollan conductas negativas.
Explicó que durante los primeros 35 años de vida el ser humano forma una "reserva cognitiva", el cúmulo de recuerdos y experiencias producto de sus lecturas, actividades, etc. Esta reserva servirá para compensar el descenso de las habilidades propias con el transcurso de los años. Para ejemplificar este descenso de habilidades y concientizar al público sobre el buen trato que debe darse a los ancianos a pesar de la pérdida de sus habilidades el ponente desarrolló una dinámica, con la ayuda de una voluntaria. En ella, colocó algunos aparatos a la voluntaria (botas ortopédicas, collarín, audífonos, un aparato para provocar movimientos involuntarios leves en un brazo, unos lentes para simular cataratas) y le pidió desarrollar algunas tareas ante el público.


La torpeza inducida con que esta persona llevó a cabo las tareas le sirvió para explicar cómo una persona de 80 años o más tiene que lidiar con este tipo de dificultades todos los días, además de la incomprensión de los más jóvenes.
Al término de la conferencia el doctor Nabor de Niz Domínguez, coordinador del capítulo Costa Sur de la BSGEEJ, dio por clausuradas las actividades de la semana cultural.
Publicar un comentario