domingo, 19 de febrero de 2012

Molokai en el Carnaval 2012



Esta noche sucedió el evento artístico más espectacular del programa cultural del Carnaval 2012 con la presentación del grupo de danza polinesia Molokai, originario de Ocotlán, Jalisco. Comenzó a las 20:05 hrs. y tuvo una asistencia de más de 250 personas.

El grupo Molokai, dirigido por la maestra Silvia Villarroel, tiene una historia de 21 años y está conformado por bailarines muy jóvenes, de entre 18 y 28 años de edad. La presentación de hoy comenzó con una lectura por parte del maestro de ceremonias de un texto en el que dan gracias al océano por ser proveedor de vida y a quien le dedican sus danzas.

Por casi hora y media Molokai presentó una buena variedad de bailes del folclor del Pacífico sur, acompañados al principio por música grabada, pero en la mayor parte de la velada lo hicieron con la música ejecutada por una sección del grupo especializada en ello. Esta música es muy sencilla, dependiente casi por completo de las diferentes percusiones, de las que esta noche presentaron más de cinco instrumentos diferentes. Estos músicos tuvieron un par de participaciones sin acompañar a las danzas, como una parte independiente del espectáculo.








Los bailes son todos grupales, aunque muy diferenciados según el sexo de los bailarines: con evoluciones cadenciosas y acompasadas, que recuerdan el movimiento del mar en el caso de las mujeres, y con movimientos rápidos y vigorosos en el de los hombres. Cada pieza por lo general representa a una acción o trabajo cotidiano en las culturas isleñas, como la pesca, la navegación, las batallas o la recolección de cocos, con vestuario y aditamentos especiales para cada número según lo que se represente: hay lanzas, remos y hasta antorchas.

Ya en la parte final del evento se involucró directamente al público con la consabida invitación a algunas personas a subir al escenario a aprender sus pasos de baile. De entre estos invitados, por medio del aplausómetro se eligió a un rey y a una reina, aumentando con esto la atención de los asistentes, quienes mantuvieron durante todo el tiempo una actitud entusiasta y alegre; carnavalera, pues.
Publicar un comentario