viernes, 17 de septiembre de 2021

Homenaje a don Ernesto Medina Lima 2021

El profesor Fausto Nava.

 La mañana de este viernes 17 de septiembre se llevó a cabo en el auditorio Hermilio Hernández de la Casa de la Cultura un homenaje a don Ernesto Medina Lima, en el aniversario 104 de su nacimiento. El homenaje, que se realiza cada año pero que se celebró por primera vez en este espacio, comenzó a las 10:25 horas y tuvo la asistencia de 15 personas, entre quienes vimos a representantes del Grupo Cultural Autlense, del Capítulo Costa Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco, de la Sociedad Mutualista, del Ayuntamiento de Autlán y de otras organizaciones, así como de la familia de don Ernesto.

El cronista de Autlán, Guillermo Tovar, ocupó el primer turno en el uso de la voz. En su mensaje, en lugar de hacer una semblanza del personaje homenajeado, llamó a que este tipo de homenajes que se realizan a personas como Jaime Llamas, Atanasio Monroy o Efraín González Luna no se queden en la mera relación de sus méritos y legado sino que también hagamos una reflexión sobre cuáles de esos méritos desarrollamos nosotros y qué trabajos estamos realizando para dejar algo a las próximas generaciones. Al final de su intervención leyó un fragmento del cuento Notabilitis, de Ernesto Medina Lima, incluido en el libro publicado en 2018 por el Centro Universitario de la Costa Sur.

Enseguida el profesor Fausto Nava González, coordinador del Capítulo Costa Sur de la BSGEEJ, recordó una serie de anécdotas que él mismo vivió con don Ernesto y que ilustran su personalidad y la variedad de actividades que emprendió: empresario radiofónico, socio mutualista, deportista en el club Titanes, el cooperativismo, el servicio público, el teatro y el servicio comunitario. Entre otras cosas, narró la historia del nacimiento del Grupo Cultural Autlense, del que don Ernesto fue socio fundador y que surgió de una plática entre el escritor Ramón Rubín y el empresario Álvaro Garnés de Lamo. Al final, el profesor Nava leyó un poema compuesto por la profesora Maricela Huitrón dedicado a don Ernesto, para la primera semana cultural organizada por el Grupo Cultural Autlense.

Gerardo Vázquez Medina, nieto de don Ernesto, dio un mensaje a nombre de su familia, en el que agradeció a los organizadores del homenaje y recordó a su abuelo con la frase “su vida siempre fue servir”.

Miguel Ángel y Daniel Michel.


El siguiente número fue musical: la interpretación, por el trompetista Miguel Ángel Michel Romero y el pianista Daniel Michel Hernández, del vals Lena, compuesto por don Ernesto en 1941 para su novia Magdalena Pelayo, con quien formaría una familia pocos años después.

Por último el regidor Servando Navarro Medina dio un último mensaje para clausurar el acto.

Se celebró la tercera edición del Festival CAD Autlán 3

Un momento de la clausura del festival. Imanol Martínez dando su mensaje en video.


Clic en los enlaces para leer la primera y la segunda partes de nuestra reseña.

Cortometraje:

En el sitio web del festival pudimos acceder a dos secciones de cortometrajes: la selección oficial, con trabajos obtenidos de la convocatoria publicada oportunamente por los organizadores, y una sección de cortometrajes invitados, en la que se incluyeron obras que han participado en festivales en todo el mundo.

La selección oficial del festival fue abundante en trabajos breves de animación pero también de historias verídicas, que ofrecen una visión desde la juventud de asuntos tan variados como las injusticias sociales, el alcoholismo o el compromiso con una vocación. Los participantes en esta sección fueron los siguientes:

* En el corazón, documental de Diego Guareño Genesta.

* Allá arriba, documental de Daniel Alejandro Ortiz.

* Un día en la mar, animación de Goretti Castellanos Cisneros.

* El ahogado, animación de Isamar García Márquez.

* Lasitud, ficción de Jonathan Armando Chávez Solís.

* Otrora, ficción de Lilian Mendoza.

* Our worst enemy, ficción de Aedan Molina.

* Personaje, animación de Antón Rubio.

* Somos lo que nos queda, ficción de Lizzie Hernández.

* Un jour a la plage, animación de Itzel Guerrero.

* Talaso, animación de Daniel López.

* Jandi y yo, documental de Imanol Martínez.

* Memoria de confinamiento, documental de Carlos Sebastián Hernández.

* Cualquier día cercano al verano, documental de Cynthia Rubio Chairez.

* Mascota, animación de Rodrigo G. Valdivia.

* Compañero, ficción de Rodrigo G. Valdivia.

 

En la sección  de cortometrajes invitados vimos los trabajos de realizadores jóvenes, como Daniel Hernández Delgadillo, de raíces autlenses, y de grandes figurones como Juan Carlos Rulfo. La lista fue la siguiente:

* Huir (2020), de Daniel Hernández. Estuvo antes en los festivales Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana (2020), Internacional de Cine de Morelia y Curta Cinema de Río de Janeiro.

* Lluvia en los ojos (2011), de Rita Basulto. Ha sido premiado en festivales de México, Rusia, España, Uruguay, Chile e Irlanda.

* El abuelo Cheno y otras historias (1994), de Juan Carlos Rulfo.

* Nina (2018), de Daniel Hernández.

* Cucli (2016), de Xavier Merrades. Premiado en festivales de Huesca y Cartagena de Indias y en el de Cortometrajes y Nuevos Medios de China.

* El héroe (1994), de Carlos Carrera. Premiado en Cannes, La Habana, Cinemafest de San Juan y Ariel al mejor cortometraje.

El festival fue clausurado la tarde del lunes 13 de septiembre, de manera presencial como fue la inauguración, con la exhibición en el Aula Magna del centro cultural José Atanasio Monroy del documental Los Lobos, de Samuel Kishi Leopo, ante unas 40 personas.

Desde que terminó la función ya estamos esperando la cuarta edición del Festival CAD Autlán, un notable esfuerzo por difundir el trabajo de los artistas emergentes.

jueves, 16 de septiembre de 2021

Se celebró la tercera edición del Festival CAD Autlán 2

Aspecto de la página principal del sitio del festival.

 Clic en este enlace para leer la primera parte de la reseña del festival.

Diseño:

* Fabiola Pérez Chávez, diseñadora de interiores por la Universidad de Guadalajara y quien se define como “apasionada por el arte y el diseño que busca crear espacios memorables y contar historias a través de estos”, presentó un proyecto de interiorismo estilo Country. “Con una clara influencia inglesa”, su proyecto echa mano de materiales como láminas acanaladas, vigas de madera, pisos laminados y luces cálidas de neón para la decoración de un bar.

* Kenya Covarrubias, estudiante de la licenciatura en Diseño de Modas en la Universidad de Guadalajara, participó con una muestra de Holly Guns, una colección de 40 diseños que fueron el proyecto final para su clase de alta costura. Inspirada en los castigos de la Inquisición, la colección “tiene siluetas muy variadas donde se representan las torturas utilizadas y por medio de manipulaciones textiles (bordados, volúmenes con tul) se muestra el daño que esas torturas causaban en las víctimas”.

* Tzayeri Lizette Flores Aceves, diseñadora de interiores por la Universidad de Guadalajara y originaria de Aguascalientes, presentó un proyecto de diseño de un bar inspirado en la obra de José Guadalupe Posada. Recurre a alusiones a la muerte caricaturizada, colores fuertes y contrastantes, luces cálidas y otros elementos relacionados a la concepción moderna del Día de Muertos, incluido un mural de la Catrina.

Artes visuales: bajo este título general se expusieron trabajos de dibujo, pintura y escultura, de un total de cinco participantes:

* Anali Armenta León, estudiante de Diseño Integral en el ITESO y originaria de Atemajac de Brizuela, tituló su exposición Belleza, compuesta por un autorretrato y tres desnudos, al parecer logrados en técnicas mixtas. La define como “un reflejo de lo que es la belleza para mí” y “el cuerpo humano femenino como la máxima expresión de la belleza y estética”.

* Andrea Valentina Tovar Vaca, autlense y estudiante de la Escuela Preparatoria Regional de Autlán, participó con cuatro dibujos de monstruos en los que representa situaciones como la pandemia, la dependencia hacia los dispositivos electrónicos (El dios roto), el manejo de las emociones o la fascinación por el arte.

* María Brambila, licenciada en Artes Visuales por el IUBA de la Universidad de Colima y artista plástica con exposiciones en Jalisco, Colima y la ciudad de México, expuso dos esculturas (Júpiter y Atecocolli) bajo el título general de Movimiento térreo y dos pinturas (Franquear los recuerdos y Oráculo) bajo el título general de Libertades ocultas, sobre el movimiento y el tiempo, respectivamente.

* Miriam Griselda Saraí Rubio Castañeda participó con un autorretrato titulado Ausencia de brillo, acerca de los efectos de la depresión.

* Nadia Chávez Fajardo presentó cuatro obras sobre emociones introspectivas, realizadas con técnicas tradicionales y digitales y con un estilo entre el realismo y la caricatura.

miércoles, 15 de septiembre de 2021

Se celebró la tercera edición del Festival CAD Autlán 1

Un aspecto de la inauguración del Festival.

El segundo fin de semana de septiembre se vivió en Autlán la tercera edición del Festival CAD Autlán, un esfuerzo de jóvenes locales y de otros rumbos para promover el trabajo de artistas emergentes, mediante la exposición virtual de su obra. A semejanza de la segunda edición, las exposiciones de diseño, pintura, fotografía y cortometraje se montaron en el sitio de Internet del festival, aunque esta vez también hubo dos actividades presenciales.

El festival comenzó formalmente el viernes 10 de septiembre a las 17:15 horas, con un acto de inauguración celebrado en el Aula Magna del CUCSur en el que el coordinador general del festival, Imanol Martínez, sostuvo un breve diálogo con Edgar Silva sobre el documental Cosas que no hacemos, de Bruno Santamaría, y la polémica del llamado lenguaje inclusivo. El documental fue exhibido, ante unas 30 personas que acudieron a la inauguración, para con ella iniciar simbólicamente el festival.

Desde ese momento y hasta la medianoche del lunes 13 de septiembre estuvieron disponibles en el sitio web del festival (www.festivalcadautlan.com) las exposiciones de las cuatro disciplinas, cuya obra se recibió mediante convocatoria pública y fue seleccionada por un comité. Las exposiciones, montadas en secciones independientes del sitio, fueron las siguientes:

Fotografía:

* Annay de Luna, autlense y licenciada en Periodismo, presentó tres piezas, que define como “fantásticas, con una inspiración en el cine con una inclinación al thriller, terror noventero… el espacio de la piscina del Centro Escolar Chapultepec me pareció una manera local de plasmar la estética de este concepto”.

* Cynthia Anali Núñez Jinez, autlense radicada en Los Ángeles, California, estudiante de cine. Expuso una serie de tres fotografías titulada El día que partí, sobre los “sentimientos que surgen al dejar atrás un lugar, una persona o un capítulo en la vida”.

* Enya Roselí Enríquez Brambila, doctorante en hidroinformática, investigadora y fotógrafa de naturaleza. La obra que presentó refiere al cambio, mediante “compartir el poder del cambio en un insecto no más grande que el dedo meñique, en un bosque que renace cada tanto y en un paisaje sin mucho futuro”.

* Fernando Guzmán, autlense, fotógrafo desde los 16 años. Presentó obra inspirada en El retrato de Agnes Martin, de Annie Leibovitz.

* Job Samaniego, estudiante de Cine en la Universidad de Guadalajara y fotógrafo independiente, participó con tres piezas tomadas con la intención de “explorar ciertas ideas acerca del habitar y el cómo se habita”.

* Jonathan Armando Chávez Solís expuso la serie Retratos 1, un “esfuerzo de representar las actitudes y formas de las personas al despegarse por un momento de formas sociales”.

* María Guadalupe de los Ángeles Rubio Castañeda presentó La depresión en Gris, una serie de retratos en blanco y negro sobre la depresión y sus efectos.

* Tessa Vilchez, autlense, estudiante de Letras Hispánicas en el Centro Universitario del Sur presentó fotos de paisaje, retrato y naturaleza.

* Víctor Gutiérrez, estudiante de Artes audiovisuales, participó con fotos de naturaleza, retrato y paisaje.

sábado, 11 de septiembre de 2021

El mes del testamento en la sesión mensual del Capítulo Juvenil Costa Sur BSGEEJ


 Este sábado 11 de septiembre el Capítulo Juvenil Costa Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco celebró mediante la aplicación Meet su sesión ordinaria del mes. Con la asistencia virtual de nueve personas, la sesión comenzó a las 10:05 horas.

La anfitriona de esta sesión fue la abogada Andrea Citlally Prado Nava, quien presentó su trabajo Septiembre. Mes del testamento, una exposición sobre los objetivos, características y otras peculiaridades de esta campaña.

Andrea explicó, en un primer momento, que el mes del testamento es una campaña anual de la Secretaría de Gobernación que pretende promover entre los ciudadanos el otorgamiento de testamento y, de esta manera, fomentar la cultura de previsión, la certeza y seguridad jurídica y la preservación del patrimonio.

En la exposición se definió el testamento, en su modalidad pública abierta, como un instrumento para asegurar que los bienes sean heredados por las personas que decida el testador. Es decir, una manera para asegurar que los bienes que deja una persona al morir tengan el destino que su dueño decida y no se generen conflictos por esa causa entre sus sucesores. Es, según la publicidad del mes del testamento, “un acto de amor hacia la familia”. Este instrumento tiene las características de ser personal (solo quien lo otorga puede decidir sobre él), revocable (el otorgante puede modificarlo) y libre (debe ser la expresión de la voluntad del otorgante, sin presiones).

En cuanto a la campaña del mes del testamento, Andrea mencionó la extensión de los horarios de atención en las notarías públicas, la asesoría jurídica gratuita y la reducción de los costos hasta en un 50% con respecto al resto del año. Precisó que para el Estado de Jalisco el arancel este año es de mil 899 pesos.

En la presentación Andrea también explicó la importancia de hacer testamento, que incluye el hecho de heredar no solo bienes sino también tranquilidad, evitar gastos y pérdida de tiempo, así como conflictos familiares y no dar lugar a un juicio sucesorio intestamentario, que puede prolongarse durante generaciones. Calificó como mitos a las creencias de que otorgar un testamento es caro, tardado y solo para personas ricas, puesto que cualquier bien que se posea puede ser objeto de herencia.

miércoles, 8 de septiembre de 2021

Tenochtitlan y el trauma de cráneo. Una conferencia del doctor Rodrigo Ramos Zúñiga


 El martes 7 de septiembre la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco celebró su sesión general académica semanal mediante la aplicación Zoom, con la participación del socio del Capítulo Costa Sur doctor Rodrigo Ramos Zúñiga. La sesión comenzó a las 20:00 horas y tuvo una asistencia de poco más de 60 personas.

El doctor Rodrigo, Premio Jalisco en el ámbito científico en 2014, presentó la conferencia Tenochtitlan y el trauma de cráneo: 500 años de diagnóstico, producto de una investigación documental y bibliográfica en diversos repositorios acerca de la causa de muerte del tlatoani Moctezuma. En palabras del ponente, esta investigación arrojó 70 referencias sobre la muerte de Moctezuma, Tenochtitlan y el traumatismo en la cabeza de Moctezuma, de las que seleccionó 32. La investigación incluyó un estudio de campo en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

En la primera parte de la exposición el doctor Ramos describió la organización social de Tenochtitlan, que era muy compleja y estratificada, con una población estimada entre los 150 mil y los 300 mil habitantes. La ciudad, además, tenía una situación geográfica privilegiada. Sobre el encuentro entre las civilizaciones europea y mesoamericana, consideró que representa el inicio del mestizaje en que consiste la cultura mexicana, que se dio de una manera violenta.

Enseguida el expositor mostró una relación de reportes documentales de la muerte de Moctezuma, procedentes de crónicas indígenas y españolas: desde las Cartas de Relación de Hernán Cortés y la Historia Verdadera de Bernal Díaz del Castillo, en las que se habla de que el emperador murió a causa de una pedrada recibida cuando salió a la azotea del edificio en que se encontraba cautivo para hablar con su pueblo, hasta las versiones de testigos indígenas como Francisco de Antón Chimalpahin y Hernando Alvarado Tezozómoc, que mencionan otras causas de muerte, como apuñalamiento o estrangulamiento. El doctor Rodrigo también infirió algunas otras condiciones, como una posible depresión o un daño en las funciones cognitivas de Moctezuma luego de la pedrada, por lo que se menciona en algunas de las referencias, como su negativa a curarse o a comer.

En estas referencias también se exhibió el estudio del cráneo que se atribuye al emperador Moctezuma que se encuentra en el Museo de Londres con el número 1243, realizado por Juan Comas, en el que se concluye que el cráneo no corresponde a este personaje.

En el análisis que el doctor Ramos hace de estas fuentes destacan las evidencias de un patrón de conducta errática por el emperador Moctezuma ante el contacto con los españoles, lo que habría derivado en la falta de una defensa directa. Esto sería aprovechado por los españoles y provocaría división entre los mexicas; la pedrada en la cabeza habría afectado su capacidad de decisión en un momento crítico.

La parte medular de la exposición terminó con un diagnóstico de la muerte de Moctezuma desde la antropología forense, en el que el doctor Rodrigo encontró una depresión manifiesta, estrés postraumático provocado por el encuentro con los españoles y la carga de mitos y supersticiones que tenía el tlatoani, un traumatismo de cráneo con posible deterioro neurológico y la posibilidad de otras lesiones provocadas por sus captores. Los cambios conductuales de Moctezuma, consideró, pudieron influenciar en la toma de decisiones que derivaron en la caída del imperio.

Para terminar su presentación, el ponente mencionó las limitaciones a las que se enfrentó en su investigación y que deben tomarse en cuenta: falta de datos puntuales (no estuvo ahí cuando ocurrieron los hechos), sesgo de poder de las referencias documentales, influencias y deducciones aplicadas en el ejercicio metodológico, la tradición “bipolar” que suele ensalzar o condenar las distintas versiones de la historia, la necesidad de producir una explicación racional, sin extremos, y de entender el presente y diseñar el futuro de manera proactiva.

Esta presentación se da en el marco de las actividades académicas de la Sociedad, dedicadas en septiembre a la historia de México.

martes, 7 de septiembre de 2021

Presentación del libro 7 mitos y verdades de nuestra gente


 

La tarde del sábado 4 de septiembre en el auditorio Hermilio Hernández de la Casa de la Cultura fue presentado el libro 7 mitos y verdades de nuestra gente. Historias y leyendas de las regiones Sierra de Amula y Costa Sur de Jalisco, de Mario Santana e Isaac Santana. El acto comenzó a las 18:20 horas, con la asistencia de unas 50 personas.

Este libro, en el que se recopilan siete leyendas de la región, contó con los comentarios de cinco lectores: la promotora cultural Andrea Reynoso; el doctor Hirineo Martínez Barragán, secretario académico del CUCSur; la maestra Elizabeth Barbosa, profesora de la Escuela Preparatoria Regional de Autlán y sus autores. Cada uno compartió las impresiones que le dejó la lectura y su opinión sobre el libro:

Andrea Reynoso hizo algunas reflexiones sobre el mito y su papel en la identidad de los pueblos, así como de la necesidad de mantener los relatos vivos en la tradición oral. Los mitos, dijo, “nos delatan” y “alimentan una fe”. Y, al final, una de las aportaciones que puede tener el libro: que los habitantes de Autlán sepan su historia y se sientan parte de ella.

Hirineo Martínez comenzó recordando al profesor Mario Santana, uno de los autores, como reportero por la década de 1970, de donde considera que viene su facilidad para redactar de manera ágil y accesible para cualquier lector. Sobre el libro, dijo que le sorprendió gratamente, presenta las historias de manera breve y bien contextualizada en su entorno físico y temporal. Poniéndose a tono con la obra que comentaba, el doctor Hirineo narró la forma en que algunos de los relatos le trajeron recuerdos de la infancia, como el del Cristo de los brazos caídos, que lo hizo recordar los días en que el huracán Lily golpeó la costa de Jalisco y le impidió asistir a la escuela por una semana. Para terminar contó la forma en que venía a Autlán a estudiar en la escuela primaria Lázaro Cárdenas, en la Alameda, desde El Rodeo. Como estaba en el turno vespertino tenía que hacer el viaje de regreso de noche, a caballo, recorriendo parte del camino viejo a Ahuacapán, infestado de fantasmas y aparecidos.

Elizabeth Barbosa habló sobre el nacimiento de la literatura en la oralidad, con la transmisión de las historias de la comunidad, y comentó cada uno de los relatos recopilados en el libro. Sobre la obra dijo que es amena y de lectura ágil, así como que representa una aportación a la preservación de la memoria colectiva.

Por último, llegó el turno de los autores del libro: Isaac Santana tomó la palabra en primer término para comentar lo que dijeron los lectores. Dijo que se queda con la forma en que Andrea conectó los relatos, la exposición académica de Elizabeth y las vivencias de Hirineo.

A su vez, el profesor Mario Santana habló de los motivos para la emprender la publicación de este libro, entre los que mencionó la necesidad de escribir y la intención de “devolverle algo a la tierra”, rescatando las creencias de sus habitantes. Pero también mencionó los retos que esto implicó: investigar las historias, hablar con quienes las conocen o las vivieron y adecuarlas para escribirlas, pensando sobre todo en un público juvenil. Estos relatos, dijo, son un retrato escrito de la gente y la tierra.

Antes de dar por terminada la presentación hubo un intercambio de preguntas y comentarios entre los autores y el público.

domingo, 5 de septiembre de 2021

La gastronomía poblana en la sesión mensual del Capítulo Costa Sur de la BSGEEJ

Chile en nogada. Foto de MéxicoDestinos.com

 El sábado 4 de septiembre el Capítulo Costa Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco celebró su sesión mensual ordinaria mediante la aplicación Meet, con la asistencia de alrededor de 20 personas. La parte pública de la sesión comenzó a las 11:00 horas, con la exposición del trabajo titulado Puebla desde el estómago, a cargo de la anfitriona María Magdalena Ramírez Martínez.

Como aperitivo, la expositora nos explicó algunas generalidades de la historia y la geografía poblanas, enfatizando su privilegiada ubicación, que le da la facilidad para establecer contactos y rutas con otras regiones, para el acceso a recursos naturales y la convergencia de distintas culturas. El territorio de lo que hoy es Puebla tuvo relevancia desde antes de la llegada de los españoles: uno de los señoríos que lo conformaban, Tepeaca, fue un centro comercial y de recolección de tributos para el Imperio Azteca. La doctora Maleni también nos habló de la división política y cultural actuales, con grandes diferencias entre las regiones del Estado. La ciudad de Puebla fue fundada por fray Toribio de Benavente el 16 de abril de 1531 en Cuetlaxcoapan (“lugar donde cambian de piel las víboras”) y cuenta con escudo otorgado por la Corona, mismo que también nos fue descrito a detalle.

El plato fuerte de la sesión fue un repaso por la historia, los ingredientes y el sitio que ocupan en la tradición poblana y en la nacional algunos de los platillos que componen la gastronomía de Puebla: el barroco mole poblano, los independentistas chiles en nogada, las cemitas y su representación del mestizaje, las chalupas, los molotes, las memelas… todo condimentado con imágenes, infografías y otros recursos que, además de despertar el hambre, nos abrieron una ventana al conocimiento de una de las partes más representativas de la gastronomía mexicana.

Pero la exposición también tuvo un postre. En la parte final, la ponente nos habló de algunos de los dulces típicos de Puebla y de los lugares y circunstancias en que se consumen: la Calle de los Dulces de la ciudad de Puebla, la 6 Oriente, donde se fundó La Gran Fama, la primera dulcería poblana; la cafetería La California, fundada en 1935, donde se consiguen las famosas cremitas; los muéganos de don Juventino Alvarado…

La exposición dejó, además de un buen sabor de boca, un estímulo para las reflexiones: al terminar, se desarrolló una sesión de preguntas y respuestas bastante nutrida.

martes, 31 de agosto de 2021

Fue presentado el segundo volumen de los Relatos que cruzan el mar

Arturo Valdez (leyendo) y José Feliciano.

 La segunda sesión de los talleres de lectura de cuento organizados por el Museo y Centro Regional de las Artes tuvo varios cambios importantes conforme a la manera en que se planearon: el primero y más notorio fue el cambio de día, puesto que se celebró en lunes y no en martes, como se han hecho siempre los talleres de lectura del Museo (desde los tiempos de los Martes Literarios): otro no menos notorio fue el cambio de sede, del Museo Regional (cerrado temporalmente) a la Casa Jacinto Cenobio. Y uno más: esta vez no nos reunimos a discutir un texto leído previamente sino a conocer textos nuevos, en el más amplio sentido de la palabra, como lo veremos más adelante.

El caso es que el lunes 30 de agosto nos reunimos en la Casa Cultural Jacinto Cenobio, a las 17:00 horas, los alrededor de 10 lectores que habitualmente nos reunimos los martes en el Museo, pero esta vez para presenciar la presentación mundial (pido una disculpa por esta exageración, pero tiene algo de verdad) del segundo volumen de Relatos que cruzan el mar, una recopilación de cuentos de la editorial tapatía Señor Valdez, nacida en tiempos de pandemia. Pero a los lectores habituales (un cambio notorio más) se sumaron unas 30 personas, amigos, compañeros de trabajo y vecinos de uno de los autores de los cuentos antologados, José Feliciano Medina, de Mezquitán, en el municipio de Autlán.

En el amplio patio de la casa, cómodamente instalados en sillas y equipales, escuchamos en un primer momento a Arturo Valdez, editor del libro y también autor de tres de los cuentos que en él aparecen, leernos el relato Los anhelos de Jacinto, sobre la necesidad apremiante de agua y la esperanza que eso entraña. También escuchamos, enseguida, a José Feliciano leernos el cuento Camino a las vacunas, una relación de un viaje redondo entre Mezquitán y el jardín de Las Montañas, en Autlán, en algún momento de mediados del siglo XX. Este cuento originó numerosos comentarios, en torno a su lenguaje que incluye palabras de uso común en la región en esa época pero que ya han caído en desuso, a los lugares y situaciones que se describen a detalle.

Luego de las lecturas siguió un diálogo entre los autores y los asistentes, en el que Arturo Valdez explicó la forma en que se realizó la antología (por invitación directa de él mismo a los autores, con plena libertad de estilo y tema); el origen de la editorial, en diciembre de 2020 como una alternativa a su trabajo como promotor de artes plásticas que tuvo que poner en pausa debido a la pandemia, y algunas generalidades de los autores: en este volumen aparecen 10 escritores, todos de distintos orígenes (Durango, Nueva York, Sonora, Mezquitán, Guadalajara) y algunos publican en esta ocasión por primera vez. Todos los textos son inéditos, desde luego.

El libro fue terminado de imprimir la semana pasada y esta fue la primera presentación que tuvo: será presentado este jueves en La Mata Tinta, de Tlaquepaque, y en próximas fechas en Bogotá y Medellín, Colombia, y La Paz, Baja California Sur, antes de llegar a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Es decir, andará por buena parte del mundo, cruzando el mar.

Otro valor del libro está en el aspecto visual: la obra de cada uno de los diez autores está ilustrada con una pintura o fotografía original cuyo tema tiene relación con el de los relatos.



viernes, 27 de agosto de 2021

Concierto de alumnos de la licenciatura en Artes en el V Festival Áurea Corona

Francia Canal al piano.

 El pasado lunes 23 de agosto fue transmitido en la página de Facebook del Festival Áurea Corona un concierto a cargo de alumnos de la licenciatura en Artes del Centro Universitario de la Costa Sur, que estaba programado para el sábado anterior pero que por problemas técnicos tuvo que ser reprogramado.

Este concierto comenzó a las 19:00 horas y fue grabado previamente en el auditorio Hermilio Hernández de la Casa de la Cultura. El programa estuvo dividido en tres partes, de la siguiente forma:

Piano. Los alumnos de este instrumento, dirigidos por el profesor Mauricio Allera Malo, interpretaron lo siguiente, con un teclado electrónico:

Yoel Valente Díaz:

Arabesque, de Debussy.

Vals en do menor, de Chopin.

Siete, de las Danzas cubanas, de Mario Ruiz Armengol.

Yoel Valente ya había participado en el II Festival Áurea Corona, en septiembre de 2018. La inclusión de una de las Danzas cubanas resulta significativa puesto que su autor, Mario Ruiz Armengol, fue un gran amigo del pianista Reynaldo Corona Godoy, primo de Áurea Corona.

Francia Sinaí Canal Arias:

Tarantella, de Albert Pieczonka.

Vals, op. 69, no. 2, de Chopin.

Abner Fidencio Bejines Guerra:

Momento musical no. 4, de Schubert.

Mazurca no. 4, de Manuel M. Ponce. La presencia musical de Ponce en este concierto también es de resaltar, al ser amigo de la profesora Áurea Corona.

Germán Santana Gómez:

Preludio en do mayor, de Bach.

Preludio en mi menor, op. 28, de Chopin.

 

Fabián Luna en la guitarra.

Guitarra. Dirigidos por el profesor Hirepán Solorio Farfán, los alumnos de guitarra intervinieron de la siguiente forma:

Fabián Luna Gómez:

Op. 60, no. 19, de Fernando Sor.

Lágrima, de Francisco Tárrega.

Aires de son, de Gerardo Tamez.

Jonathan Ricardo Peña Solórzano:

Estudio no. 5, de Fernando Sor.

Estudio no. 3, de Leo Brouwer.

Estudio no. 1, de Leo Brouwer.

Estudio no. 2, de Leo Brouwer.

 

Alondra Rea.

Canto. Los alumnos de la profesora Pilar Gómez Ibarra Pérez Gil cerraron el concierto de la siguiente forma, todos con el acompañamiento al piano del profesor Mauricio Allera:

Bernardo Isidro Hernández:

Amarili mia bella, de Giulio Caccini.

María Alondra Rea Gómez:

Se tu m´ami se sospiri, de Giovanni Battista Pergolesi.

Paulina Cristal Brambila:

Tu lo sai, de Giuseppe Torelli.

 

Con esto terminaron las actividades del V Festival Áurea Corona, una celebración de la música buena y bien interpretada.

lunes, 23 de agosto de 2021

Concierto de guitarra con Arturo Ville Corona

Arturo Ville Corona.

 La tarde del domingo 22 de agosto terminaron las actividades del V Festival Áurea Corona con un concierto de guitarra a cargo del artista de raíces autlenses José Vidal Arturo Ville Corona cuya madre, Nunilo Corona, nació en la finca donde hoy se encuentra el Museo y Centro Regional de las Artes. El concierto fue transmitido por la página de Facebook del Festival, fue grabado hace algunos años en la Iglesia Metodista Unificada de Grants Pass, Oregon, donde el maestro Ville reside.

La primera parte del programa fue dedicada al repertorio clásico de guitarra, con composiciones de autores españoles y latinoamericanos:

Suite española, de Gaspar Sanz.

Variaciones sobre un tema de la ópera La flauta mágica, de Mozart, de Fernando Sor.

Preludio Saudade y La Catedral, de Agustín Barrios.

En los trigales, de Joaquín Rodrigo.

La segunda parte consistió en composiciones propias de Arturo Ville:

No te olvides de mí

Ecos del río Rogue

Danae´s blues

Preludio para un amanecer

James´s tune

Gaby Corona y Arturo Ville.


La presentación tuvo una tercera parte, independiente del concierto de Grants Pass, que consistió en un “palomazo” entre Arturo Ville y su prima Gaby Corona Salazar, nieta del guitarrista Agustín Corona Luna. Ellos interpretaron la pieza anónima Romance y, de Pepe Guízar, Guadalajara.

Un valor extra de este concierto, además de la calidad de interpretación y de las piezas seleccionadas, fue el hecho de que el maestro Ville explicaba parte de la historia y otras características de la música que tocaba.

domingo, 22 de agosto de 2021

Concierto de piano y voz en el V Festival Áurea Corona

 


Para cerrar la tercera jornada del V Festival Áurea Corona, este sábado 21 de agosto por la noche tuvimos un magnífico concierto, a dos pianos y dos voces, grabado en la sala de conciertos de la Escuela de Música Sacra de Guadalajara. La transmisión del concierto, a través de la página de Facebook del Festival, comenzó a las 20:00 horas y fue presenciado hasta por 24 espectadores simultáneos.

Los artistas que tuvieron a cargo esta velada fueron la soprano Norma Angélica Cortés Castañeda, el barítono Alejandro Zermeño Ibarra (ambos autlenses) y el pianista ocotlense Jorge Luis Godínez Castellanos. El programa estuvo dividido en dos partes, de la siguiente forma:


Jorge Luis Godínez y Alejandro Zermeño.

Primera parte:

Una adaptación para dos pianos de Rhapsody in blue, de George Gershwin, a cargo de Alejandro Zermeño y Jorge Luis Godínez.

Angélica Cortés y Alejandro Zermeño.


Segunda parte:

Summertime, de George Gershwin, con Angélica Cortés (voz) y Alejandro Zermeño (piano).

Caro mio ben, de Giuseppe Giordani, con Alejandro Zermeño (voz) y Jorge Luis Godínez (piano).

Ach ich fül´s, de la ópera Die zauberflöte, de Mozart, con Angélica Cortés y Alejandro Zermeño.

Il mio bel foco, de Benedetto Marcello, con Alejandro Zermeño y Jorge Luis Godínez.

Laudamus te, de Mozart, con Angélica Cortés y Alejandro Zermeño.

O del mio dolce ardor, de Voz Gluck, con Alejandro Zermeño y Jorge Luis Godínez.

Aria sobre un poema de Quevedo, de Jorge Martínez Zapata, con Angélica Cortés y Alejandro Zermeño.

Encore Lejos de ti, de Manuel M. Ponce, a dos voces y piano.

El concierto puede verse completo en este enlace.

Concierto de nuevos talentos autlenses en el V Festival Áurea Corona

Dylan Celis.

 La tercera jornada del V Festival Áurea Corona incluyó un recital de piano a cargo de dos jóvenes músicos autlenses, a quienes se augura un prometedor futuro. Como todas las demás actividades del Festival, éste también fue transmitido por su página oficial, ante la imposibilidad de realizarlo en vivo y, como decimos ahora, de manera presencial.

Los dos pianistas grabaron su intervención en el piano vertical que se encuentra en la sala de ensayo de la Casa de la Cultura Efraín González Luna. Tal vez por las condiciones acústicas de la sala, las ejecuciones no pudieron apreciarse a cabalidad, debido a ruidos extraños que se colaban por el micrófono.

En primer término Dylan Andrés Celis Soltero, quien ya había participado en las tres primeras ediciones del Festival, interpretó a algunos clásicos y al maestro Hermilio Hernández:

Invención no. 14, de Mozart.

Primer, segundo y tercer movimientos de la Sonata no. 16, de Haydn.

Bagatela no. 5, de Hermilio Hernández.

Sonata no. 8, de Mozart.

Estudio revolucionario, de Chopin.

Dylan Celis actualmente es alumno del profesor Joel Juan Qui.


Daniel Michel.


Para cerrar la transmisión, Daniel Michel Hernández, quien debutó en el Festival precisamente un año antes, el 21 de agosto de 2020, interpretó música contemporánea:

River flows in you, de Yiruma.

Habanera, de Bizet.

Summer, de Joe Hisaishi.

Time travel, de Jay Chou.

Hijo de la luna, de Mecano.

El concierto completo se puede ver en este enlace.

Testimonios sobre Agustín Corona Luna: una plática entre Gaby Corona y Arturo Ville Corona


 El sábado 21 de agosto, a media mañana, dentro de las actividades del Festival Áurea Corona se transmitió en la página de Facebook del Festival una entrevista entre dos reconocidos guitarristas y familiares del maestro Agustín Corona Luna, sobre la personalidad, el legado y la obra de este importante personaje de la escena musical tapatía. La transmisión comenzó a las 12:15 horas.

La conversación, de poco menos de una hora, comenzó con una descripción, por parte de Gaby Corona, nieta del maestro Agustín, sobre la personalidad de éste: dijo que era serio y poco expresivo, lo que atribuyó a su temprana orfandad, siendo criado durante la mayor parte de su infancia por sus hermanas mayores. También habló del ambiente musical de Autlán en su juventud, a finales del siglo XIX, antes de que la música de mariachi se popularizara en nuestra región, época en que el maestro Agustín era joven y aprendió a tocar la guitarra y la mandolina, instrumentos que ejecutaba en tertulias y fiestas particulares.

Agustín Corona Luna partió de Autlán a Colima, a Guadalajara y a la ciudad de México, donde estudió formalmente la carrera de Derecho y desempeñó diversos cargos públicos. En la capital del país también entró en contacto con los profesores de guitarra López Gomina, con quienes perfeccionó su técnica, para regresar posteriormente a Guadalajara, donde enseñaría guitarra en la Academia de Áurea Corona y, tiempo después, iniciaría esta cátedra en la Escuela de Música de la Universidad de Guadalajara.

La plática abordó temas como la “enredadera genealógica” de los Corona, la acendrada tradición musical presente en esta familia y las técnicas que el maestro Agustín desarrolló y enseñó en Guadalajara, mismas que se siguen cultivando por guitarristas modernos. También se exhibieron y comentaron algunas fotografías de familia, en las que el maestro Agustín aparece en distintas etapas de su vida.

En palabras de Arturo Ville, el objetivo de esta plática y de otras actividades de divulgación es que el maestro Agustín Corona Luna vuelva a estar en la memoria colectiva de los autlenses.

La plática completa se puede ver en este enlace.

Recital de piano por Ramón Alberto Godoy Núñez


 La noche del viernes 20 de agosto terminó la segunda jornada del V Festival Áurea Corona con un recital de piano a cargo del joven Ramón Alberto Godoy Núñez. El recital comenzó a las 20:15 horas, transmitido a través de la página de Facebook del Festival.

El programa de esta velada estuvo compuesto por música clásica y romántica, de autores europeos, en el siguiente orden:

Para Elisa, de Beethoven.

Serenata, de Schubert.

Primer movimiento de la Sonata no. 16 en do mayor, de Mozart.

Marcha turca, de Mozart.

Vals no. 6 en re bemol mayor, de Chopin.

Nocturno op. 2 no. 2, de Chopin.

Sonata op. 2 no. 1, fa menor, de Beethoven.

Ramón Godoy ha participado en todas las ediciones del Festival Áurea Corona, tocando a él el honor de abrir la primera edición, con una interpretación de Arabesque, de Friedrich Burgmuller, el 17 de agosto de 2017 en el Museo Regional.

El recital de Ramón Godoy en el V Festival Áurea Corona se puede ver en este enlace.

sábado, 21 de agosto de 2021

Un recuerdo musical de la maestra Áurea Corona

Agustín Godoy y Jorge Luis Godínez.

La tarde del viernes 20 de agosto, dentro del programa del V Festival Áurea Corona, fue transmitido en las redes sociales del Festival un video en el que el también pianista Jorge Luis Godínez Castellanos hizo una semblanza de esta notable profesora autlense. La transmisión comenzó a las 17:00 horas, una hora y media antes de lo anunciado en el programa general, y fue visto hasta por 13 espectadores simultáneos.

En un diálogo de alrededor de una hora con Agustín Godoy Pelayo, promotor del Festival, el maestro Jorge Luis Godínez habló de diversos aspectos de la personalidad de Áurea Corona, con la autoridad de haber cultivado con ella una amistad de varios años. Para comenzar, recordó cómo la conoció al llegar él a Guadalajara, procedente de su natal Ocotlán, a estudiar música, en 1991: aunque no estudiaba con ella, acompañaba a algunos de sus compañeros que tomaban clases en la Academia Áurea Corona. Se acordó de cómo, al recibir a los jóvenes en su casa, era una persona sumamente solícita y hasta cariñosa pero se transformaba en una profesora muy dura y exigente una vez que comenzaba la clase. Tiempo después, siendo Jorge Luis alumno de la Escuela de Música Sacra, vecina de la Academia de Áurea Corona, le tocaba a él llevarle comida a la profesora varios días a la semana, con lo que nació una sólida amistad.

El profesor Godínez refirió también otros aspectos poco conocidos de la vida y la personalidad de Áurea Corona, como su amistad con Manuel M. Ponce, quien le traía partituras inéditas de sus composiciones para que ella las estrenara en Guadalajara, o su faceta de mujer libre y sin ataduras: recordó la anécdota de que Áurea Corona compró un automóvil en el lejano año 1929, que decía haber manejado ella misma hasta Nueva York… en una época en la que las mujeres no solo tenían poco acceso a poseer y manejar un automóvil sino incluso a estudiar y desempeñar una carrera profesional.

La maestra Áurea Corona al piano.


Uno de los aspectos a los que el maestro Jorge Luis dedicó más tiempo fue el de la enseñanza: nos narró cómo en un día normal las clases en su academia podían comenzar desde las 4 de la mañana, hora en que recibía a personas adultas que no podían acudir en otra hora porque ya tenían otras obligaciones, y que en toda su carrera llegó a tener más de 15 mil alumnos. En su Academia, Áurea Corona reunía no solo a sus alumnos sino también a músicos jóvenes, que luego se convertirían en grandes personajes de la cultura jalisciense. Ahí estudiaron, por ejemplo, Leonor Montijo, Carmen Peredo y Amelia García de León. En la sala de conciertos de su Academia se llevaban a cabo los exámenes de la Escuela de Música Sacra y en ella tocó por primera vez en público el maestro ocotlense Wilfrido Íñiguez.

A lo largo de la plática, que incluyó muchos otros temas, se exhibieron videos de la maestra Áurea Corona interpretando Gavota, de Manuel M. Ponce, Aragonesa, de Jules Massenet y, para cerrar, Intermezzo, también de Manuel M. Ponce. Estos videos fueron grabados cuando ella ya superaba los 85 años de edad, pero su agilidad y fuerza para tocar el piano lucen intactos.

El video de esta presentación puede verse en este enlace.

viernes, 20 de agosto de 2021

Presentación del libro Semblanzas de músicos autlenses y sus regiones

Doctor Rodrigo Ramos Zúñiga.

Para iniciar la segunda jornada del V Festival Áurea Corona, la mañana de este viernes 20 de agosto se transmitió mediante la página de Facebook del festival un acto de presentación del primer volumen del libro Semblanzas de músicos autlenses y sus regiones, preparado en la Academia de Artes del Capítulo Costa Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco y que reúne, en total, 80 biografías breves de músicos y compositores de la región. La presentación comenzó a las 12:30 horas  y tuvo una audiencia virtual de hasta 20 espectadores.

En el primer momento de la presentación el profesor Fausto Nava, coordinador del Capítulo Costa Sur de la BSGEEJ, leyó el prólogo del libro, un emotivo texto que él mismo escribió. En él el profesor Nava reflexiona sobre el trabajo de los músicos, al que considera un reto, y sobre el arte de la música, a la que define como un rito estructurado o que se deja estructurar por las circunstancias.

Enseguida el joven pianista José María Godoy Núñez interpretó la Sonata 16 en do mayor y la Marcha turca de Mozart. Fue la primera intervención musical de este quinto festival.

El maestro Alfredo Tomás Ortega Ojeda, socio del Capítulo Costa Sur de la BSGEEJ, fue el primer comentarista del libro. Luego de hacer una muy breve semblanza de la maestra Áurea Corona, dijo que su carrera musical “nos merece respeto y admiración”, por lo que ve con entusiasmo la celebración de este festival de buena música en su honor. Consideró acertada la publicación del libro puesto que las de esta región son tierras fértiles no solo en cultivos o bosques sino también en la generación de talentos artísticos.

El maestro Juan Manuel Ruiz García, secretario del Capítulo Costa Sur de la BSGEEJ, habló de la necesidad que hubo de dividir el libro en cuatro volúmenes dada la cantidad de biografías que se pudieron conseguir. Luego de relacionar a algunos de los músicos relevantes de El Grullo, incluida desde luego su banda municipal, dijo que esperaba que próximamente se realicen trabajos similares a este pero dedicados a otras profesiones artísticas.

Antonio Díaz.


El segundo número musical estuvo a cargo de José Antonio Díaz Landeros, quien interpretó a la viola el Preludio y la Alemanda de la Suite no. 1 en sol mayor de Bach.

Guillermo Tovar Vázquez, cronista de Autlán y socio del Capítulo Costa Sur de la BSGEEJ, fue el siguiente comentarista del libro. Comenzó afirmando que existe una afición generalizada a la música en cualquiera de sus géneros o expresiones o, cuando menos, un conocimiento superficial de ciertos géneros o piezas musicales. Pero el conocimiento de las vidas, intereses y objetivos de los autores o intérpretes de esa música ya no es tan extendido; el libro que se presentó en esta ocasión sería un paso para mejorar el conocimiento de los músicos, sus vidas y sus circunstancias. Dijo encontrar en este libro la virtud de la amplitud y alcance, así como en la profundidad de algunas de las semblanzas que contiene. Por último, mencionó dos precedentes que tendría esta obra: la Vida musical en Guadalajara, de Amelia García de León, donde se publicaron 60 biografías breves de músicos tapatíos o que formaron parte de la escena musical tapatía del siglo XX, y la crónica Música y músicos de Autlán, de don Ernesto Medina Lima, de la que este libro sería un complemento.

El doctor Rodrigo Ramos Zúñiga, Premio Jalisco en el ámbito Científico en 2014 y también socio del Capítulo Costa Sur, habló de la música como forma de comunicación y como proceso cerebral. Consideró que esta arte le da identidad a la región, además de ayudar a cohesionar a la sociedad local. El libro en comento aportaría un enriquecimiento a nuestro patrimonio cultural y sería un punto cardinal para entender la cultura musical en la Costa Sur.

Por último, el licenciado Agustín Godoy Pelayo, coordinador del trabajo del libro, narró cómo surgió la idea de realizarlo: en el Festival Áurea Corona de 2020 el profesor Fausto Nava presentó un trabajo en el que mencionó los nombres de decenas de músicos autlenses, de los más diversos géneros y alcances, surgiendo ahí la necesidad de indagar más en sus historias de vida y en sus obras. Luego de eso, se conformó el equipo de trabajo desde la Academia de Artes del Capítulo Costa Sur y se inició con la investigación y redacción de las semblanzas, que el licenciado Godoy aseguró que abrirá la puerta a investigaciones profundas.

El libro, como ya se dijo, está dividido en cuatro volúmenes: músicos concertistas, compositores, grupos musicales y nuevos valores. Según nos informó el licenciado Agustín Godoy, los cuatro volúmenes estarán disponibles en un par de meses, en formato digital, en la biblioteca virtual de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco.
El video de la presentación se puede ver en este enlace.

Recordando al maestro Agustín Corona Luna comenzó el V Festival Áurea Corona

El maestro Enrique Flórez.

 Con una plática del gran guitarrista Enrique Flórez comenzó este jueves 19 de agosto la 5ª edición del Festival Áurea Corona, cuyas actividades, igual que en la edición de 2020, serán todas a distancia. Esta plática inaugural comenzó a las 20:00 horas y fue transmitida por la página de Facebook del festival. Fue presenciada, en ese medio, hasta por 41 personas.

La presentación comenzó con un largo preámbulo con mensajes de bienvenida al Festival, por parte de representantes de algunas de las instituciones que intervienen en su organización: Agustín Godoy Pelayo, promotor del Festival; Adriana Ruiz Razura, presidente de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco; Jorge Souza Jauffred, presidente de la corresponsalía Guadalajara del Seminario de Cultura Mexicana; Orlando Israel Ramírez Ramírez, jefe de Arte y Cultura del Ayuntamiento de Autlán, y Fausto Nava González, coordinador del Capítulo Costa Sur de la BSGEEJ.

Enseguida comenzó la plática del maestro Flórez, quien hizo una semblanza de Agustín Corona Luna, uno de sus primeros maestros de música, pero también nos dejó profundas reflexiones sobre el aprendizaje, el arte y la vida. Del maestro Corona dijo que fue su segundo padre, puesto que lo crio desde niño al quedar huérfano. Viviendo en su misma casa tuvo contacto con la música desde muy temprano en su vida, pero no solamente mediante el sentido del oído sino también mediante la vista y el tacto, al tener disponibles instrumentos musicales, partituras y otros elementos de esta arte. En esa misma casa había pintura, escultura y otras artes plásticas gracias a que la señora Esperanza Flores, esposa del maestro Agustín, las cultivaba.

Agustín Corona Luna le enseñó música con método, pero no solo eso: le enseñó a observar la naturaleza desde el punto de vista científico. El maestro Flórez narró cómo Agustín Corona construyó un reloj de sol con un panel de madera, que ambos instalaron en la azotea de su casa, desde donde observaban también las constelaciones. Enrique Flórez habló en este momento de un criterio renacentista, refiriéndose a la amplitud de intereses y de capacidades que el hombre puede desarrollar.

Como compositor, dijo que Agustín Corona Luna tuvo la gracia de traernos el mundo del porfiriato con su obra. Fue en esa época cuando el maestro Corona aprendió a escuchar e interpretar música, todavía viviendo en Autlán, y en sus composiciones posteriores tomó algunos elementos de esas corrientes musicales aunque con un mayor grado de sofisticación. Respecto a las clases de música que tomó con él, dijo que de no haber estudiado “las técnicas tan duras” de Corona Luna no habría podido acceder a los grandes maestros de guitarra con los que aprendió en Europa, como Andrés Segovia y Narciso Yepes. Corona Luna le dio, entonces, los fundamentos para lograr aprender de los mayores maestros de guitarra de su época y poder alcanzar el virtuosismo.

El maestro Flórez enriqueció su plática con música grabada por él mismo, como el Preludio para laúd de Bach (una de las favoritas de Corona Luna) y Meditación, compuesta por el mismo Agustín Corona Luna. Pero también con comentarios muy profundos sobre diversos temas: dijo que “no se puede hacer nada sin el autodidactismo”, refiriéndose a la necesidad de tener interés y hambre de aprender para poder acceder al conocimiento; que el virtuosismo en la música debe cultivarse necesariamente desde la niñez; de la “indigestión cultural” que padecemos en la actualidad, fruto de la rapidez en la mezcla de influencias que anteriormente podía tardar siglos; sobre el problema de “confundir la imagen con la realidad”, hablando del llamado ambiente virtual. Cerró con la recomendación de ejecutar la búsqueda artística por dentro, en la sensibilidad propia, pero también por fuera, en la cultura y la información.
La plática completa del maestro Enrique Flórez se puede ver en este enlace.

jueves, 19 de agosto de 2021

Se fue El Pirriche

Imagen de un toro de once. Carnaval Autlán 2016.

 Por Hirineo Martínez Barragán

Rafael Martínez Barragán (1950-2021) mejor conocido como El Pirriche, dejó de habitar y vivir en este mundo terrenal el martes 17 de agosto como a las tres veinte de la tarde. Una víctima más del Covid-19. Murió en manos de su esposa, sus hijas y su hermano Domingo; estaban subiéndolo en el asiento trasero del auto para llevarlo al hospital cuando dejó de respirar; la ambulancia solicitada unos minutos antes, llegó más de una hora después. Fue impactante ver la imagen inerte de Rafael en el asiento trasero del auto, pero más impactante seguramente fue haber estado ahí cuando la muerte lo alcanzó.

El Pirriche fue famoso en Autlán y la región por allá en la década de 1970, debido a sus habilidades y afición a la monta de toros de reparo, su mayor reconocimiento lo adquirió al mantenerse como jinete por primera vez en el lomo del famoso toro El Rey, en aquellos tiempos en que aún no se practicaba el jaripeo profesional y que estaba recién inaugurada la plaza de toros Alberto Balderas (1971); por aquellos años la jineteada se hacía por pura afición y eventualmente se asignaba premio a quien lograra una buena monta, como fue este el caso, generalmente el ganadero era quien hacía la oferta que luego era secundada por otros; había una gran expectación por la monta a El Rey, pero mi madre, su madre, doña Luisa, cuando se enteró de quién sería el jinete, salió despavorida de la Plaza y desde fuera solo escuchaba la gran algarabía que se formó durante la monta sin enterarse qué había pasado. ¿Quién había sido el triunfador? Tuvo que esperar las noticias unos minutos. Mi padre, su padre, don Domingo, en los festejos por esa gran hazaña, gritaba eufórico y un poco alcoholizado: “¡Mi hijo es padre de El Rey…!”

El Pirriche paseó su fama como buen jinete por la región y durante algunos años, luego fue empleado del Ayuntamiento en tareas relacionadas con eventos realizados en la plaza de toros y finalmente se le recordará con su canasto vendiendo principalmente nopales junto a uno de los pilares del portal norte del mercado Juárez.

A Rafael como se le nombraba entre la familia y El Pirriche como se le conocía entre el común de la gente, le gustaba el peligro, tentó varias veces la muerte hasta que se quedó con ella. Recuerdo varias ocasiones en que, por accidente o por imprudencia, estuvo a punto de morir. Viajó ligero por la vida, de principio a fin, setenta años de navegar; pocas cosas le apuraban, pocas le urgían y pocas lo anclaban; era desprendido, lo que tenía, si era necesario lo otorgaba, y solo atesoraba el amor por la familia y unos cuantos amigos.

Agradezco en el nombre propio y en el de toda la familia, las manifestaciones de condolencia, junto con las expresiones de solidaridad y de acompañamiento expresadas por todos los medios y de muy diversos puntos del país y del mundo.

Hermano, a donde vayas pronto nos veremos, me saludas a nuestros padres y hermanos (Victoriano y Herminia), a Porfirio (El Pirriche) quien adoptó tu apodo treinta años después, como nombre de batalla en el jaripeo de paga y a todos los demás sobrinos que se adelantaron. ¡Buen viaje hermano y mejor estancia!

¡Y sí: "Dale puerta, fuera capas, fuera gente, vengan los cabezales mis valientes. Tu monta la he dado por buena”!

Hirineo Martínez Barragán

El Rodeo, Autlán.

19 de agosto de 2021