domingo, 14 de agosto de 2022

Junta Patriótica Autlán 2022



El pasado 28 de julio, en sesión ordinaria de Ayuntamiento, le fue tomada la protesta reglamentaria por el presidente municipal, Gustavo Robles Martínez, a los integrantes de la Junta Patriótica, que se encargará de organizar las Fiestas Patrias de 2022 en Autlán.
La Junta Patriótica está integrada por:

* Miriam Leticia Aguilar Raygoza, presidente.
* Claudia Alejandra Galván García, vicepresidente.
* Enrique Ulises Peralta Uribe, secretario.
* Gabriela Díaz Núñez, tesorera.

Vocales:
Juan Carlos Castañeda Uribe
* Fany Michel Vázquez
* Esdras López Mundo
* Guillermo Tovar Vázquez
* Ernesto Alonso Rodríguez Hernández
* Aarón Briseño Hanón
* Paola Daniela Hernández Uribe
* Liliana García López
* Jorge Manuel Rodríguez Salazar
* Hilario Cayetano Domínguez
* Luis Alberto Haro Martínez
* Elia Guadalupe Macías Vargas
* Ángel Moisés Godínez Rodríguez
* Gerardo Hernández Figueroa
* Rosa Isela Jiménez Mancilla
* Carmina Rosario Villaseñor López
* Juanita Pelayo Corona
* Ernesto Alonso Coba Vázquez
* César Hernández Palacios
* Juan Ignacio Arroyo Verástegui
* Julián Palomera Ruelas

viernes, 12 de agosto de 2022

Jaime Gómez Vázquez

La Banda Autlán en 1941, bajo la dirección del profesor Jesús Martínez. Foto de la Casa de la Cultura de Autlán.

Texto proporcionado por Agustín Godoy Pelayo

Don Jaime Gómez Vázquez nació en Autlán el 18 de abril de 1916 e inició sus estudios de solfeo con el profesor Eufrosino Hernández. Después se integró a la banda dirigida por el profesor Jesús Martínez, tocando el barítono.

Años después fue invitado a dirigir la Banda de Música de Manzanillo y posteriormente la de Armería, ambos destinos en el estado de Colima. La banda de Armería fue organizada desde cero por don Jaime. En 1950 retorna a Autlán y toma la dirección de la Banda de Música. A partir de entonces se dedicó a impartir clases de solfeo e instrumentos de viento, con el deseo de levantar una buena banda, tres de sus hijos se integraron a la agrupación.

Formó además una gran estudiantina integrada por alumnas del Instituto Autlense para conmemorar las Bodas de Plata de ese plantel educativo, siendo el beneplácito musical de las familias autlenses a finales  de los años 70's del siglo pasado.

Compuso, entre otras piezas, la marcha Viva Armería y el vals María Isabel, cuyas partituras se encuentran en el archivo musical de bandas en Armería y Manzanillo.

La semilla musical floreció en su familia y su hijo Jaime Gabino Gómez es actualmente el director de la Banda de Música de Autlán. Larga es la lista de alumnos que recibieron la instrucción musical de parte de don Jaime y muchos los recuerdos de su música en la plaza de toros Alberto Balderas y en las serenatas en el jardín Constitución.

Don Jaime, al igual que Áurea Corona, vivió para la música y para compartir sus conocimientos de tan bello arte. Junto a otros grandes de la música de Autlán y la región, están presentes en la Sala de Músicos del Museo y Centro Regional de las Artes de su natal Autlán.

Recordemos y conozcamos más sobre el legado de "Don Jaime" en el próximo Festival Aurea Corona 2022, en el que estaremos honrando su memoria.

Don Jaime Gómez Vázquez falleció el 23 de febrero de 1995.

Fuente principal:

* Entre lo tangible y lo intangible, Jessica Marcelli Sánchez, BSGEEJ, edición 2020, pp. 274-276.

jueves, 11 de agosto de 2022

Programa del VI Festival Áurea Corona


 La dirección de Cultura del municipio de Autlán y el Museo y Centro Regional de las Artes acaban de dar a conocer el programa general del VI Festival Áurea Corona, que se celebrará entre el 19 y el 21 de agosto próximos. Enseguida lo transcribimos:

Viernes 19 de agosto. Museo y Centro Regional de las Artes:
19:00 horas: protocolo inaugural, homenajeando al profesor Jaime Gómez Vázquez.

19:15 horas: proyección audiovisual sobre la historia del Festival.

20:00 horas: concierto de piano del maestro Chiu Yu Chen, de Taiwan, bajo el siguiente programa:

Obra de grandes compositores de Hungría, Francia, Rusia, Polonia, Taiwan y México.

* Franz Liszt: Canciones húngaras (cuadern0 4, años 1840-1843)
* Franz Liszt: Rapsodia húngara en Fa sostenido menor (año 1847, la primera versión)
* Franz Liszt: Marcha Racokzy.
* Claude Debussy: La isla feliz.
* Mili Balákirev: Islamey, fantasía oriental.
* Leopold Godowsky: de la suite Java:
    1.- Hari Besaar (El gran día)
    2.- Desfile de la Corte Real en solo.
* Kuo Chi Yuah (1921-2013): Rapsodia sobre la música indígena de Taiwan.
* Manuel M. Ponce: Segunda Rapsodia Mexicana.

Sábado 20 de agosto:
11:00 horas: máster class de piano impartida por el maestro Chiu Yu Chen para alumnos e invitados de la licenciatura en Artes del CUCSur. Sala Áurea Corona de la licenciatura en Artes, sede El Grullo.

18:00 horas: concierto del ensamble Siglos Pasados, "Cinco siglos de música virreinal", bajo la dirección del maestro Enrique Flores. Proyección virtual.

19:00 horas: concierto de la Orquesta de Cámara de Tuxpan, Jalisco. Museo Regional.

20:00 horas: concierto del pianista Ramón Alberto Godoy Núñez en el Museo Regional, bajo el siguiente programa:

* Jean Sibelius: Impromptu No. 6.
* Frederic Chopin: Nocturno Op. 9 no. 2.
* Beethoven: Sonata Op. 13 no. 8 (Patética).
    1er. movimiento, allegro molto e con brio.
    2° movimiento, adagio e cantabile.
    3er movimiento, rondo allegro.
* Franz Liszt: Sueño de amor.
* Frederic Chopin: Fantasía improptu.
* Jean Sibelius: Impromptu no. 6.
* Frederic Chopin: Estudio Op. 10, no. 12 (Revolucionario)

21:00 horas: concierto del pianista Jorge Isaac Martínez Corona en el Museo Regional, bajo el siguiente programa:

Concierto Alcantarillas
* Presentación del concierto
* Glamour
* Blues
* El tráfico
* La amistad
* El trayecto
* Bajo el asfalto Underground

Domingo 21 de agosto:
11:00 horas, en el Museo Regional: mesa de diálogo sobre la conformación de bandas y orquestas en la región y la obra de don Jaime Gómez Vázquez. Participan Daniel Flores Regalado, Jaime Gabino Gómez Acosta, Rosa Rodríguez, Guillermo Tovar Vázquez. Con una participación intermedia al piano por José María Godoy Núñez, bajo el siguiente programa musical:

* Frederic Chopin: Vals Op. 64, no. 1 (Vals del minuto)
* Franz Schubert: Impromptu Op. 90, no. 2.

12:00 horas, en el Museo Regional: proyección de video sobre don Jaime Gómez Vázquez.

12:30 horas, en el Museo Regional: concierto de piano por Hilly Martín del Campo y los maestros Jorge Luis Godínez Castellanos y Jorge Ignacio Salcido Rea, bajo el siguiente programa:

Piano solo

Hilly Martín del Campo:
* Frederic Chopin: Nocturno 2 Op. 9.
* Zaquinha Abreu: Tico Tico.

José Ignacio Salcido Rea:
* George Gershwin: Tres preludios:
    Allegro ben ritmato e deciso.
    Andante con moto e poco rubato.
    Allegro ben ritmato e deciso.

Dos pianos
Jorge Luis Godínez Castellanos y Jorge Ignacio Salcido Rea:
* Astor Piazzola: Libertango.
* George Gershwin: I got rhythm variations.
* George Gershwin: Rhapsody in blue.

13:30 horas: entrevistas con cuatro pianistas autlenses y con sangre autlense. Proyección virtual.

18:00 horas: concierto de guitarra por el maestro Enrique Flores, interpretando música del maestro Agustín Corona Luna. Proyección virtual. 

19:00 horas, en el kiosco del jardín Constitución: clausura del Festival Áurea Corona 2022.

19:15 horas, en el kiosco del jardín Constitución: serenata de clausura en honor a don Jaime Gómez Vázquez, a cargo de la Banda Autlán, dirigida por el profesor Jaime Gabino Gómez Acosta, bajo el siguiente programa:

* Jaime Gómez Vázquez: marcha General de División Marcelino García Barragán.
* Georges Bizet: El Toreador, de la ópera Carmen.
* Clemente Amaya: vals Margarita.
* Jaime Gómez Vázquez: pasodoble Campero.
* J. Lawrence: bolero El mar.
* Jaime Gómez Vázquez: marcha Independencia.
* Jaime Gabino Gómez Acosta: pasodoble Alberto Balderas.
* Reveriano Soutullo y Juan Vert: zarzuela La leyenda del beso.
* Jaime Gómez Vázquez: marcha Viva Armería.
* Nicolás Sánchez Gómez: pasodoble Coronita.
* Jaime Gómez Vázquez: pasodoble Joselito.
* Ramón Márquez: Las clases del chachachá.
* Autor desconocido: son El tecolotito.

domingo, 7 de agosto de 2022

“Hidalgo en Autlán”, una exposición literaria sobre historia de Autlán


 El Capítulo Costa Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco celebró el sábado 6 de agosto su sesión mensual ordinaria en el salón de usos múltiples del Museo y Centro Regional de las Artes, con el maestro Alfredo Tomás Ortega como anfitrión. La parte pública de la sesión comenzó a las 12:30 horas, con la asistencia de unas 25 personas, entre socios del capítulo, de la casa sede de la Sociedad y público en general.

El maestro Ortega expuso su trabajo Hidalgo en Autlán, del que aclaró que se trata de un texto literario y no histórico. Al inicio de su exposición el ponente reflexionó sobre la entrada de Miguel Hidalgo a la gloria nacional como iniciador del movimiento de independencia de 1810, lo que propició que cada población mexicana tenga por lo menos algún espacio con su nombre. Autlán no es la excepción, con la “principalísima” calle de Hidalgo, que es la entrada al pueblo desde Guadalajara.

El texto que leyó el maestro Ortega es una entrañable ruta por la calle autlense de Hidalgo, desde la esquina con Clemente Amaya hasta el jardín Hidalgo. El autor menciona y describe los hitos a lo largo de la no muy extensa calle, como la Casa de la Cultura, la Catedral, el Instituto Autlense y la Casa Universitaria, pero haciendo también comentarios sobre el pasado de cada espacio: sus antiguos propietarios, lo que ocurrió ahí o quiénes vivieron en esos lugares. Mientras camina por Hidalgo, reflexiona sobre el empobrecimiento de la imagen urbana como subproducto del florecimiento comercial, la conservación del patrimonio edificado, las cosas que ha aprendido en los 30 años que tiene viviendo en Autlán y la posibilidad de llegar caminando desde cualquier punto de la ciudad al centro.

Al llegar a la estatua de Miguel Hidalgo, en el jardín del mismo nombre, y para terminar su texto, el maestro Ortega se pregunta qué diría el Padre de la Patria sobre el México que hemos creado.

El texto propició comentarios de los asistentes. El presidente de la BSGEEJ, Samuel Gómez Luna, recordó el Paseo Filipense de Francisco Ayón Zéster; el doctor Nabor de Niz recordó a personajes y acontecimientos que él conoció en la calle de Hidalgo, por ejemplo.

Firmaron un convenio de colaboración el Ayuntamiento de Autlán y la BSGEEJ


 

Al mediodía del sábado 6 de agosto, en sesión solemne de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco (BSGEEJ) celebrada en el salón de usos múltiples del Museo y Centro Regional de las Artes, esta institución y el Ayuntamiento de Autlán firmaron un convenio de colaboración que tendrá como vigencia la duración de la actual administración municipal. Con la presencia de unas 30 personas, la sesión fue inaugurada a las 12:07 horas.

En el presídium figuraron el presidente municipal de Autlán, Gustavo Salvador Robles Martínez; el presidente de la BSGEEJ, Samuel Gómez Luna Cortés; la síndica municipal, Nelly Yalitza López Mardueño; y el coordinador del Capítulo Costa Sur de la BSGEEJ, Carlos Adolfo Preciado Ortiz. Para abrir la sesión, el doctor Preciado dio una glosa del convenio, cuyos objetivos generales son la realización de estudios, investigaciones y conferencias en temas de interés mutuo; el desarrollo de proyectos editoriales conjuntos,  y el intercambio de información y asesorías en materias como educación, cultura, medio ambiente, geografía, estadísticas, literatura, entre otras.

También leyó los compromisos que contraen con la firma de este convenio ambas partes: el Ayuntamiento se compromete a “brindar el apoyo que la BSGEEJ, de acuerdo con las dependencias educativas del Municipio, requiera, para el desarrollo de los objetivos que ya se han expresado; a participar con la BSGEEJ en los proyectos que se realicen como de interés de la población como ediciones y publicaciones culturales, organización de conferencias y talleres y a apoyar en los programas editoriales que de común acuerdo se proyecten como de interés de cultura general”.

La Sociedad, por su parte, se compromete a “llevar a cabo en forma constante y permanente actividades de organización, desarrollo y difusión cultural, científica, académica, de investigación, de edición y publicación de libros, memorias de actividades, así como de revistas de carácter científico, educativo y cultural que redunden en el desarrollo social, cultural y científico del pueblo de Jalisco” y a “actuar como asesor y consultor del Ayuntamiento de Autlán en materia educativa y cultural, en todas aquellas áreas que le sean consultadas por éste”.

Enseguida el presidente municipal habló del beneficio para el municipio que implica la firma de este convenio, mediante la generación de vínculos y alianzas para dar resultados. Se dijo convencido de que el conocimiento no debe quedar en el tintero sino que debe constituir un verdadero impacto para la población.

El presidente de la Sociedad recordó que la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, de la que la BSGEEJ es correspondiente en el Estado de Jalisco, nació en 1833 por iniciativa de Valentín Gómez Farías con el objetivo de poner al servicio del país las mejores mentes, objetivo que sigue vigente y se sigue cumpliendo. Ofreció al municipio de Autlán amistad y apoyo para el logro de los resultados que persigue.

Dicho lo anterior se procedió a la clausura de la sesión, que estuvo a cargo del doctor Nabor de Niz y que se verificó a las 12:25 horas.




sábado, 6 de agosto de 2022

Presentación del libro Expediciones en la Mar del Sur y el Retorno de la Cruz del Astillero


 La noche del viernes 5 de agosto en el salón de usos múltiples del Museo Regional el investigador Luis Ernesto Dávila Rodríguez presentó su libro Expediciones en la Mar del Sur y el Retorno de la Cruz del Astillero, publicado en 2019. La presentación, que tuvo la asistencia de unas 15 personas, comenzó a las 19:45 horas.

El primer turno en el uso de la palabra le correspondió al cronista de Autlán, Guillermo Tovar, quien habló de la importancia que tuvo el Puerto de la Navidad, actual Barra de Navidad, en la agitada geopolítica mundial del siglo XVI, al ser el lugar del que zarparon varias expediciones de descubrimiento y conquista, incluyendo la que fue comandada por Miguel López de Legazpi y fray Andrés de Urdaneta, que logró descubrir la ruta del Tornaviaje y establecer la ruta comercial conocida como la Nao de China. Dijo que hechos históricos como este propician historias y leyendas de carácter local, entre las que se inscribe la de la Cruz del Astillero.

Dicho esto, pasó a comentar el contenido del libro: una primera parte en la que el autor explica las expediciones que zarparon del Puerto de la Navidad durante el siglo XVI, entre otros acontecimientos de la época, y la segunda, dedicada a la Cruz del Astillero y que contiene dos crónicas relacionadas con ella: la de la visita que hizo en el año 2014 a Barra de Navidad y la del regreso definitivo a esa población costera en septiembre de 2018, luego de que la diócesis de Autlán diera el permiso de que fuera cambiada de la parroquia del Divino Salvador, donde estuvo desde 1615, a la de san Antonio de Padua.

El autor del libro comenzó su intervención explicando que el libro es el resultado de 15 años de trabajo y que, luego de su presentación en Cihuatlán en 2019, no pudo presentarlo en otro lugar hasta hoy, debido a la pandemia. En ese lapso aprovechó para traducirlo al inglés.

Luis Ernesto Dávila hizo una exposición sobre el papel de Barra de Navidad en el siglo XVI, como astillero y como puerto del que zarparon expediciones de descubrimiento, pero también como lugar en el que estuvieron personajes como Antonio de Mendoza y Pedro de Alvarado. Habló también de los elementos culturales, biológicos y económicos que se intercambiaron entre Asia, América y Europa durante los 250 años que funcionó la Nao de China; de las gestiones que se realizaron para el regreso de la Cruz del Astillero a Barra de Navidad y cómo los habitantes de la Costa la recibieron. Para finalizar su presentación mostró imágenes de las conmemoraciones de la expedición de Legazpi y Urdaneta en Barra de Navidad y de piezas de arte religioso filipino que se encuentran en Jalisco.

El libro puede conseguirse en las librerías de Autlán.

Fue inaugurada la exposición Natural-Mente Autlán


La tarde de este viernes 5 de agosto fue inaugurada en el Museo Regional la exposición Natural-Mente Autlán, de los fotógrafos de naturaleza José Cruz Gómez Llamas y Jorge Amador González Pelayo. La ceremonia de inauguración ocurrió a las 19:20 horas a la entrada del salón de usos múltiples, con la asistencia de unas 15 personas.

Antes del corte del listón inaugural uno de los autores, Cruz Gómez, dio un mensaje a los asistentes en el que, además de agradecer a quienes ayudaron a que la exposición se realizara, invitó al público a ver con sus ojos lo que los autores vieron con los suyos a través de sus cámaras. Se afirmó autlense, nacido y desarrollado aquí, con experiencia de 30 años como fotógrafo, 20 de ellos como fotógrafo de naturaleza.



La exposición está montada dentro del salón de usos múltiples del Museo y se compone por 27 fotografías de naturaleza: hay retratos de ejemplares de fauna silvestre como martín pescador, viejita del monte, colibrí, jaguar, ajolote y otros animales, así como paisajes de distintos sitios dentro de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán, en las afueras de Autlán, en San Pedro Toxín y en otros puntos de la región.



Los retratos son muy bien logrados, no solamente aparece el sujeto con claridad sino también en una situación que nos muestra su propia naturaleza: el vertiginoso vuelo del colibrí, la penetrante mirada del búho, la salvaje belleza del jaguar. Los paisajes no son solo tomas panorámicas sino composiciones que logran un impacto visual en el espectador, aprovechando los claroscuros, los accidentes geográficos y otros elementos de la naturaleza.

Las fotos expuestas se encuentran a la venta y permanecerán disponibles durante todo el mes de agosto, en los horarios habituales del Museo: martes a sábado de 11:00 a 17:00 horas.



viernes, 5 de agosto de 2022

Alumnos del Núcleo ECOS Autlán se presentaron en el Teatro Degollado con la Orquesta ECOS Blas Galindo

 

Ensamble de Orquesta y Coro


El pasado lunes 1 de agosto se celebró en el Teatro Degollado un concierto de la Orquesta  Blas Galindo y el Coro José Rolón pertenecientes al Sistema Estatal de Ensambles y Orquestas Comunitarias ECOS, Música para la paz.

Previo a la presentación del ensamble Abigaíl Vázquez Duarte, Directora de ECOS Jalisco, y Lourdes González Pérez, Secretaria de Cultura de Jalisco, dieron la bienvenida a los asistentes, tomando la palabra la secretaria para agradecer la confianza a los padres de que los niños seleccionados de los núcleos de todos los municipios acudieran a un campamento de preparación en Guadalajara. De igual manera comentó que el sentido de pertenencia, de comunidad y equipo entre los maestros y alumnos en las diferentes sedes y que con el apoyo de padres de familia, se pudo lograr la reunión de estos niños, a quienes la música cambiará sus vidas, porque por medio de ella están aprendiendo a ser mejores personas.


Coro ECOS José Rolón

La primera parte del concierto estuvo a cargo del Coro Ecos José Rolón, con 35 voces y dirigidos por la  maestra Dolores Moreno Azpeitia, presentando las siguientes piezas:

1.- L´allegro nel pollaio. Carlotta Ferrari.

2.- Abecedario. Mozart.

3.- A boca cerrada. Giacomo Puccini.

4.- Dona nobis pacem. Mozart.

5.- Duetto Buffo di Due Gatti. Giacomo Rossini.

Orquesta ECOS Blas Galindo

Enseguida fue presentada la Orquesta Ecos Blas Galindo, con 71 integrantes dirigidos por el maestro José Antonio Herrera Martínez, quien agradeció de igual manera a los padres por permitir que los niños sigan su sueño y formen parte de esta presentación, así como agradecer a los maestros de los diferentes núcleos que cada semana enseñan las diferentes técnicas y aprendizajes en cada niño y el apoyo que dieron a sus alumnos para participar en la convocatoria para estar esa noche presentando lo que han aprendido, no solo en el campamento, sino en las clases que toman cada uno en sus lugares de origen.

Las piezas que presentaron fueron las siguientes:

1.- Escenas de ballet. Robert Bennet Brown.

2.- Hornpipe. Handel, arreglo de Richard Meyer.

3.- Finlandia. Jean Sibelius, arreglo de Richard Meyer.

4.- Marte, Gustav Holst, arreglo de Johnnie Vinson.

Ensamble de Orquesta y Coro 

Después de la presentación por separado, los 106 alumnos formaron un ensamble presentando:

1.- Pompa y Circunstancia. Edward Eigar.

2.- Ave verum corpus. Mozart.

3.- Canción de arrullo. Shubert.

4.- Un astro Nuovo. Beethoven.

Gracias a la aceptación del público, que llenó a un 75 por ciento el teatro, la orquesta interpretó Land of hop and glory  como agradecimiento.

Para realizar la formación de este ensamble, fueron seleccionados 106 niños y adolescentes pertenecientes a los 36  Núcleos de los 23 municipios que forman parte de ECOS Jalisco, Música para la Paz.

La selección se llevó a cabo mediante convocatoria publicada en el mes de julio en el que se los alumnos de los diferentes núcleos del estado pudieron participar y que el 21 del mismo mes se publicó el listado, de entre los que fueron seleccionados 9 miembros pertenecientes al Núcleo ECOS Autlán: David Ruíz Preciado, Diana Paola Iñíguez Bernal, Fátima Estefanía Juárez Panduro y Michelle Alejandra García Michel quienes tocan el violín; Samantha Noemí Ramos Ruesgaz la viola, Abigail Torres Quintero, Alexa Yorley Cisneros Avelar y Enrique Jaziel Vizcarra Zúñiga tocan el cello y Yadiel Palomera Salazar el trombón, niños y jóvenes que previo al concierto, asistieron al “Campamento de Estudio de la Orquesta Sinfónica ECOS Blas Galindo y Coro ECOS José Rolón” del 27 de julio al 01 de agosto, en la ciudad de Guadalajara.

 

lunes, 25 de julio de 2022

Bitácora de viaje 9: la infancia de Antonio Alatorre

Las ruinas de lo que fue la Escuela Superior para Niños.

La mañana del domingo 24 de julio, en la víspera del centenario del nacimiento de Antonio Alatorre, un grupo de autlenses y visitantes realizamos un recorrido de poco más de una hora entre el atrio de la parroquia del Divino Salvador y el jardín de Las Montañas, para visitar algunos de los lugares más significativos en la vida del eminente filólogo en Autlán. En este recorrido participamos integrantes del Club de Lectura Trashumante, que en julio estamos analizando la novela La migraña (el recorrido es parte integral de este análisis), funcionarios municipales de Cultura y dos visitantes ilustres: el artista Miguel Ventura, viudo de Antonio Alatorre, y el hispanista Ernesto Reséndiz Oikión.

Bajo la guía del cronista de Autlán, Guillermo Tovar, el recorrido comenzó alrededor de las 10:10 horas en el atrio de la parroquia del Divino Salvador y tocó seis puntos sobre las calles de Margarito González Rubio y Antonio Borbón, con duración de poco más de una hora. En cada uno de estos puntos el cronista daba una explicación de lo que hubo en ese sitio y cómo se relaciona con Alatorre y su obra.

En el atrio de la parroquia del Divino Salvador.


La primera estación fue al arranque, en el atrio de la parroquia, donde se explicó que el conjunto arquitectónico compuesto por la parroquia y el curato son parte del núcleo original de la traza moderna de Autlán, sitio donde se asentaron los franciscanos en 1543 para catequizar a los indígenas autlecos, que vivían en barrios separados de lo que ahora es el centro de la ciudad. Además, en este lugar estuvo el cementerio de Autlán, lugar donde en 1706 fue sepultado, en paz con la Iglesia, el curandero Marcos de Monroy, personaje principal del libro El brujo de Autlán, de Alatorre. Puede ser que en algún sitio cercano todavía se encuentren sus restos.

Aquí estuvo El Gran Número 8.


De aquí partimos hacia el norte, para llegar a la esquina donde actualmente se levanta la sucursal del banco BBVA. En ese mismo lugar estuvo, hace un siglo, la tienda El Gran Número 8, de don Gumersindo Alatorre, una de esas tiendas de abarrotes que surtían a los habitantes de Autlán pero también a quienes venían de poblaciones cercanas a llevar su mandado. Don Gumersindo, además, vendía aquí sus famosas tablillas de chocolate, que él mismo preparaba en su casa. La tienda cerró a finales de la década de 1920 y, años después, en ese mismo sitio funcionó la central camionera.

El tercer lugar que visitamos fueron las ruinas de la finca que hace un siglo albergó a la Escuela Superior para Niños, en la esquina de las calles de Antonio Borbón y Mariano Escobedo. En esa finca, que dentro de poco ya no va a existir, dado el estado en que se encuentra, Antonio Alatorre inició su vida académica, a los cuatro años de edad, como alumno de primaria: ahí aprendió lo que se aprende hoy en una escuela de ese nivel, más nociones de astronomía, de física, de electricidad, oficios… pero, sobre todo, contrajo el amor al conocimiento y a las palabras, que no lo abandonaron en toda su vida. En la Escuela Superior para Niños se formaron, además, otros grandes personajes autlenses: Efraín González Luna, Ernesto Medina Lima, Marcelino García Barragán…

En la casa que fue de los Alatorre Chávez.


Siempre hacia el norte, caminamos una cuadra más, para llegar al lugar donde arranca la calle de Ignacio López Rayón. Justamente en la esquina norte de este cruce se conserva, en buenas condiciones, la casa en la que nació Antonio Alatorre, el 25 de julio de 1922. La casa, ya dividida en varias propiedades, mantiene las líneas originales de su fachada, cuya continuidad demuestra que se trataba originalmente de la misma finca. Esta es la casa en la que Antonio Alatorre vivió sus primeros doce años de vida y de la que dejó recuerdos en varios lugares: en La migraña, donde describe el patio central de la casa, en la entrevista con Jean Meyer en la que recuerda algunas de las aventuras que corrió con sus hermanos, entre otros textos. Gracias a la generosidad de la familia Esparza Guzmán, que habita una de las propiedades en que está dividida la casa, pudimos conocer parte del antiguo patio, que conserva instalaciones como un lavadero y una pila, algunas de las bardas de adobe originales, el antiguo mango y, lo más impactante: un jarrón de barro, posiblemente de Tlaquepaque, que tiene escrito el nombre de Celia Alatorre (la hermana mayor de Antonio) y la fecha 26 octubre de 1934. Es decir, pocos meses después de que Antonio saliera de Autlán. El jarrón se conservó sobre una de las paredes de la casa y fue rescatado, completo, hacia 1992.

El jarrón de Celia.


Cruzando la calle de Borbón desde la casa que fue de los Alatorre está la llamada Casa de la Iglesia, una construcción moderna que se levantó donde hace 100 años vivía la maestra María Mares y en la que el niño Antonio pasaba tardes enteras leyendo los libros de su maestra, que además le prodigaba un cariño maternal. Según la entrevista con Jean Meyer, hasta allá tuvieron que ir a recogerlo de su casa en varias ocasiones porque se quedaba dormido.

En el jardín de Las Montañas.


El recorrido terminó en el jardín Atanasio Monroy, mejor conocido como jardín de Las Montañas, centro neurálgico del barrio de Las Montañas, el más antiguo y de mayor tradición en Autlán. En las actividades sociales de este barrio, entre las que se cuentan grupos de teatro, coros y las que corresponden al calendario litúrgico, la familia Alatorre participaba activamente: la señora Sara Chávez llegó a proporcionar obras de teatro de su biblioteca a algunos de los grupos, por ejemplo. Según explicó el cronista, en el lugar donde ahora están la parroquia y el hospital de Las Montañas ha habido hospital de indios y capilla desde el siglo XVI, conectado con el convento franciscano por la calle de Borbón, que podría ser la más antigua de Autlán.

Luego de terminar el recorrido y con la presencia de unas 20 personas (para entonces ya se habían unido al grupo los integrantes del colectivo Bestiario), comenzó una plática con el título Antonio y La migraña, en la que Miguel Ventura y Ernesto Reséndiz explicaron algunos detalles de la novela de Alatorre y de cómo fue publicada.

Escuchando a Miguel y a Enrique.


Miguel nos compartió recuerdos y comentarios personales sobre su vida con Antonio, que nos permitieron conocer su forma de pensar y parte de su personalidad. Explicó cómo, al salir del Seminario, Alatorre tenía una cierta necesidad de “entrar en el mundo”, de adoptar actitudes y costumbres de moda en la sociedad. De esta forma comenzó a fumar, a beber whisky (aprender a fumar y a beber alcohol “le costó un huevo y medio”), y a experimentar con LSD. En esta etapa se aficionó a la mariguana, de la que durante muchos años fumaba constantemente e, incluso, llegó a tener un plantío particular en su propia casa. En palabras de Miguel, Alatorre llegó a creer que la mariguana le ayudaba a vencer el bloqueo creativo que sufrió durante algún tiempo, aunque cuando el médico le prohibió fumar se dio cuenta de que no la necesitaba para nada. Antonio Alatorre también habría experimentado con otras drogas, como peyote y hongos; las visiones relacionadas con ellas estarían relacionadas con las descripciones que hace en La migraña de la “amiba” que tiene en un ojo y del chorro de luz que anuncia el acceso de migraña. A propósito de esta novela, entre las carpetas con documentos que dejó Alatorre al morir, encontró el manuscrito de La migraña, mismo que entregó a sus hijos para que ellos lo publicaran.

De Ernesto Reséndiz supimos detalles como las modificaciones que se hicieron al manuscrito original en la publicación: se eliminó la fecha 1 de mayo de 1973 con la que comenzaba la novela y se añadió un párrafo al final, redactado por los hijos de Alatorre. Estos cambios, dijo, son indebidos desde el punto de vista filológico, puesto que debe respetarse el manuscrito que dejó el autor. La novela, dijo, está escrita para que, desde la ficción, podamos ver la realidad del autor. La calificó también como una “novela de formación”, un género que existe desde el siglo XIX para mostrar cómo un personaje nace, crece, se educa y tiene un trayecto vital.

Ernesto compartió algunas claves y opiniones de La migraña que pueden resultar útiles para quien se adentra en su lectura: algunos guiños a obra de autores como san Juan de la Cruz, un desdoblamiento del autor y el personaje a la manera del cuento Borges y yo y una influencia de Proust en la meticulosidad de la descripción y el detalle. Hay, también, a juicio de Ernesto, una mirada homoerótica en el pasaje de la secundaria de General Anaya y un reflejo de su afición al cine en las “películas” que produce en sus sueños.

Se trató, en resumen, de dos recorridos: uno físico, por los lugares en los que el niño Antonio Alatorre se formó, y otro mental, por los recuerdos y experiencias del Antonio adulto y por su obra más personal.

domingo, 24 de julio de 2022

Ceremonia de premiación del Concurso de Poesía Emergente del Festival de Poesía Antonio Alatorre

Poeta Laura Velarde, ganadora del concurso.

 La noche del sábado 23 de julio, al terminar la plática Antonio y yo, de Miguel Ventura, en el salón de usos múltiples del Museo Regional se llevó a cabo la ceremonia de premiación del Concurso de Poesía Emergente del Festival de Poesía Antonio Alatorre. Con la presencia de los organizadores del festival y del jurado del concurso, la ceremonia comenzó poco después de las 21:00 horas.

En representación de los organizadores del concurso, la poeta Lorena Aviña dio un mensaje en el que explicó que se recibieron alrededor de cien poemas, de los cuales fueron seleccionados veinte para integrar la antología Desfile de poetas II, uno de ellos como ganador. Dijo que el jurado estuvo compuesto por los poetas Miguel Asa, Luis de Loera y Cristina Meza.

Lorena Aviña.


Enseguida Andrea Reynoso, directora del Festival de Poesía Antonio Alatorre, leyó el prólogo de la antología, redactado por los jueces del concurso, en el que se habla de la necesidad de contar con una plataforma en la que se difunda el trabajo de los poetas de la región Costa Sur, cuyos esfuerzos se han ido diluyendo.

Enseguida vino un breve pero interesante recital de poesía: leyeron sus poemas la ganadora del concurso, Laura Izamar Velarde Garcilazo (Una ya no duele más), y los seleccionados Emma Boltvinik Damián (Imagina que eres gota de agua) y Demian Adrián Oliva Gaspar, quien leyó su poema sin título.

En la ceremonia estuvieron presentes, además de autoridades culturales del municipio de Autlán, integrantes del colectivo Bestiario, de Ciudad Guzmán, y del Club de Lectura Trashumante, de Autlán. También encontramos al doctor en Ciencias Sociales y columnista de La Jornada, Julio Boltvinik, padre de una de las poetas seleccionadas.

Homenaje a Antonio Alatorre en el centenario de su nacimiento


El sábado 23 de julio por la noche, en el salón de usos múltiples del Museo Regional se llevó a cabo un homenaje al filólogo autlense Antonio Alatorre, con motivo del centenario de su nacimiento, organizado por el Museo y el Ayuntamiento de Autlán. Con la asistencia de unas 50 personas, entre las que estuvieron integrantes del colectivo zapotlense Bestiario y del Club de Lectura Trashumante, de Autlán, el homenaje comenzó a las 19:45 horas.

El primer momento del homenaje estuvo a cargo del cronista de Autlán, Guillermo Tovar, quien dio una plática sobre la relación de Antonio Alatorre con Autlán. En ella, además de la hablar sobre la importancia de la obra de Alatorre en ámbitos como la edición, la traducción o la docencia, explicó cómo en sus textos hay generalmente referencias a lo que conoció en los doce años que vivió en su pueblo natal: los recuerdos de su infancia en la casa paterna en La migraña o palabras de uso común en Autlán, como esquilín, en Los 1,001 años de la lengua española. Aseguró que la formación académica de don Antonio y su amor por las letras comenzó en Autlán, en su propia casa, donde su padre les leía a sus hijos pasajes de textos de la literatura universal, tanto como en su Escuela Superior para Niños y en la misma casa de la profesora María Mares, en la que pasaba tardes enteras y en la que tenía acceso a libros. Ese amor por las letras lo caracterizó a lo largo de su vida y la convirtió en uno de los intelectuales más respetados de toda la Hispanidad. Para concluir, dijo que sería deseable que, así como existe un Festival Músico Cultural dedicado a Carlos Santana, en Autlán debería recordarse constantemente a Antonio Alatorre.

Pero la parte importante de la velada vendría enseguida: la plática Antonio y yo, a cargo del viudo de don Antonio, don Miguel Ventura. Desde un principio, el también artista plástico aclaró que hablaría de su relación con don Antonio a su manera, luego de que las instituciones académicas, a las que calificó de hipócritas, se han negado a hablar de la vida privada de Alatorre, sobre todo en su relación con él. Dicho esto, don Miguel leyó un texto que preparó para la ocasión, lleno de anécdotas y detalles sobre el desarrollo de su relación, su vida cotidiana en pareja y la opinión que Alatorre tenía sobre la academia y la élite cultural mexicana.

En alrededor de una hora, Miguel Ventura habló de la forma en que conoció a Antonio Alatorre, hacia 1972, cuando fue su alumno en Princeton, su primer viaje a México en 1975 y el inicio de su vida juntos, luego del divorcio de Alatorre. En su relación, aseguró, no existió el obstáculo de la edad. Por esa época y desde los años 1960, en palabras de Ventura, Alatorre estaba bloqueado, algo no fluía en él. El mundo académico no lo llenaba y se encontraba en una lucha “por salir del clóset”. Como una manifestación de este bloqueo ocurrió el episodio de los ficheros, una serie de documentos con información que Alatorre había encontrado en librerías de Europa y Estados Unidos y que conservaba en su poder, sin saber en qué emplearlas. El filólogo consideró quemarlas, pero al final le sirvieron para el monumental trabajo de Los 1,001 años… Sobre la vida académica mexicana de su época, Alatorre se sentía incómodo en ese ambiente de cocteles, presunción y vida social elitista. Don Antonio podía ser, según la descripción de Miguel, sumamente cortés, pero también muy directo, rayano en la grosería. Estas características lo mantuvieron mucho tiempo alejado de los principales círculos sociales de la academia mexicana.

Lo más interesante para el público autlense fue la relación que Ventura hizo de “cómo Autlán entró en su casa”: palabras autlenses, como tonche, con algunas de cuyas variaciones nombraron a los gatos que tuvieron como mascotas; anécdotas de la familia Alatorre, como los inicios de la vida matrimonial de doña Sara Chávez, que incluía chiquilladas como jugar a las muñecas con sus amigas, entre otras. Había entre ellas historias escatológicas: una vez doña Sara estaba jugando a las escondidas con sus amigas en su casa, se escondió detrás de una puerta y, al ser encontrada por una de sus amigas, explotó en carcajadas tan fuertes que provocaron que se orinara. Lo malo es que debajo de ella estaba un chiquihuite en el que su suegra guardaba su tabaco; al encontrarlo húmedo, la señora solamente lo tendió al sol para secarlo y poder fumarlo después.

En la conversación no faltaron las narraciones de largos viajes en auto, incluyendo uno desde la ciudad de México hasta Washington, viajes a otros países, la aversión de don Antonio a comprar ropa o zapatos y a usar computadora y otras anécdotas de su vida en pareja. A la muerte del profesor Alatorre, Miguel esparció sus cenizas en un valle del Paso de Cortés; no hubo servicios funerales de ningún tipo porque a ninguno de ellos les gustaban esa clase de rituales.

Miguel Ventura aseguró que hace falta visibilizar testimonios de parejas homosexuales, tiene que dejar de ser un tabú hablar sobre este tema. Terminó su plática con una anécdota del niño Antonio Alatorre: en una visita a la tienda El Gran Número 8, de su papá, descubrió que don Gumersindo tenía en la bodega una boa, que mantenía ahí para que tuviera a raya a los ratones. La visión de la serpiente lo impactó, al grado de no olvidarla nunca. 

lunes, 18 de julio de 2022

Exposición Serpientes Vivas de la Región Costa Sur de Jalisco.



El sábado 16 de julio en el jardín Hidalgo de Autlán, entre las 10:00 y las 16:00 horas, se llevó a cabo la Exposición de Serpientes Vivas de la Región Costa Sur de Jalisco, dentro del 1er. Festival Mexicano de las Serpientes, organizado, entre otros, por el grupo Herpetco, divulgación científica, manejo y rescate de fauna silvestre, así como Rescate de Fauna Silvestre del CUCSur, con apoyo del Ayuntamiento de Autlán.

Bajo unos toldos instalados en el costado norte del jardín se expusieron trece ejemplares de doce especies diferentes: dos culebras de collar, una especie de alicante (cincuate mexicano), tilcuate, una ratonera verde (culebra oliva), mazacauta (boa), falsa coralillo real occidental, salvadora mexicana (culebra manguera), falsa nauyaca mexicana (pichucuata) y ojo de gato, de las cuales ninguna es venenosa, y fueron especies que algunas personas pudieron tocar. Con la boa y el tilcuate los visitantes que así lo desearan pudieron tomarse fotografías.



También se expusieron tres especies venenosas: víbora de cascabel, culebra llamacoa y zolcuate (cantil), de las cuales se podía observar que recientemente habían cambiado de piel. Entre los objetos de trabajo que se presentaron en la exposición se encontraban ganchos herpetológicos, pinzas especiales, bolsas o costales para resguardo y transporte de las serpientes, guantes y protectores de piernas, de las que los integrantes de Herpetco explicaron al público su función y la manera de usarlas.

Además de las serpientes vivas y de su material de trabajo, los niños que acudieron a la exposición pudieron sacar su lado artístico al colorear los diferentes dibujos que se les obsequiaron, jugar una sopa de letras y apreciar una serie de seis fotografías de Héctor Alejandro Estrada Carrillo que estuvieron expuestas en caballete al término del recorrido.



En una charla con Grecia Hernández y Héctor Estrada, miembros de Herpetco, nos dijeron que esta exposición fue organizada para concientizar sobre la importancia de las serpientes en el ecosistema, ya que controlan la proliferación de especies más pequeñas, como ratones; así mismo para desmentir algunas leyendas que existen alrededor de estos reptiles, como que son “animales del mal” o que todas las serpientes son venenosas. Entre los mitos que circulan en nuestra región están el de que el tilcuate busca a las mujeres que amamantan y les roban la leche materna, o que se comen a los bebés.

También nos explicaron la forma en la que obtienen las serpientes que se encuentran bajo su resguardo, en conjunto con el equipo de Rescate de Fauna Silvestre del CUCSur. La mayoría de las serpientes son rescatadas de situaciones de riesgo y el tiempo que las mantienen en cautiverio varía dependiendo del diagnóstico del veterinario. Si no corren peligro, pueden ser liberadas en algunas horas, si tienen heridas, dependiendo del tiempo en que puedan ser curadas. También hay serpientes que han sido donadas, pues algunas personas las compran o las capturan desde muy pequeñas para poder tenerlas de mascotas, y al ver que necesitan ciertos cuidados especiales o que son de un tamaño mucho mayor al que esperaban, deciden entregarla a ellos para que puedan liberarlas. Al ser animales que han estado en cautiverio, se decide conservarlas para darles mejor calidad de vida y que puedan ser expuestas, como en esta ocasión, para concientizar sobre su importancia en el ecosistema de nuestra región.



La frecuencia con que se rescatan este tipo de animales varía, ya que en temporadas normales pueden ser de dos a tres por mes, aunque en tiempos de lluvia la frecuencia aumenta a dos o tres a la semana. A la exposición de este sábado asistieron alrededor de mil personas, la fila que se organizó para pasar frente a las cajas de vidrio y de plástico en las que se encontraban las serpientes no dejó de fluir hasta que terminó el horario anunciado.

Un concierto con causa en el Museo Regional

Dylan Celis al piano.

 Dylan Andrés Celis Soltero es un joven autlense que en la última década se ha destacado en distintos ámbitos: en las letras, cuando resultó ganador en la categoría de cuento en el concurso Creadores Literarios FIL Joven 2018 con el texto Mataron a mi primo; en la filosofía, con un tercer lugar en la VII Olimpiada Mexicana de Filosofía, pero, sobre todo en la música: es un notable pianista que ha ofrecido recitales en los principales foros culturales de Autlán, incluyendo intervenciones en el Festival Áurea Corona. Tiene varias composiciones propias registradas en INDAUTOR y un futuro promisorio en el arte de Euterpe.

Dylan estudia actualmente la Ingeniería Biomédica en el Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías de la Universidad de Guadalajara. Obtuvo la posibilidad de un intercambio académico a la Universidad de Oldenburg, en Alemania, para lo cual se encuentra, junto con su familia y amigos, en el arduo trabajo de recolección de fondos que aseguren su estancia en aquel país. Uno de los esfuerzos en este sentido tuvo lugar la noche del sábado 16 de julio, cuando en el salón de usos múltiples del Museo Regional se llevó a cabo un Concierto con Causa, en el que varios músicos jóvenes de la región ofrecieron su trabajo para ayudar a Dylan.

Con la asistencia de poco más de 50 personas, el concierto comenzó a las 20:20 horas, momento en que el maestro de ceremonias dio la tercera llamada. Ahí comenzó una serie de cinco presentaciones de músicos de diferentes estilos y con distintos géneros musicales:

Alí Sosa.


El primero fue el trovador Alí Sosa, quien con el acompañamiento de una guitarra electroacústica interpretó cinco canciones, entre las que incluyó a los autores José Luis Perales y Joan Manuel Serrat pero también a su padre, Pepe Sosa, y un par de composiciones propias.

Erick Ríos y Lilith Robles.


El segundo turno fue para el también pianista Erick Ríos, de la academia Sognare, quien estuvo acompañado en la voz por la cantante Lilith Robles. Ellos interpretaron un popurrí de canciones de la cantante británica Adele.

Alfredo Mardueño.


El chelista Alfredo Mardueño interpretó, apoyado en pistas grabadas de piano u orquesta, las piezas Saludo de amor, de Edward Elgar, Sobre el arcoíris y El cisne, de Saint Säens, para concluir con el Preludio suite no. 1, de Bach. Alfredo estudia actualmente la licenciatura en Artes del CUCSur, aunque antes fue maestro de chelo en la Escuela de Artes Municipal e integrante de la Orquesta Típica de Autlán y de la Orquesta Sinfónica Juvenil de El Grullo.

Joaquín Larios.


El tenor colimense Joaquín Larios, a quien conocimos hace nueve años en la Catedral de Autlán durante la gira International Opera Tour, auspiciada por la organización Nido de las Artes, cantó de forma más que aceptable arias de las óperas Carmen, de Bizet, y Rinaldo. A ellas siguió el Ave María de Schubert y, como colofón, En los brazos de un ángel.

El cierre del concierto estuvo a cargo de Dylan Celis, quien interpretó al piano música de Carlos Gardel, de Ludovico Einaudi y de Juan Gabriel, para cerrar con Pensando en ti, compuesta por él mismo a la memoria de su padre.

Además de la recolección de fondos, la velada sirvió para calibrar el talento musical que existe en Autlán, cuya variedad y calidad quedaron de manifiesto.