martes, 29 de agosto de 2017

Junta Patriótica 2017

Rindiendo protesta. Foto de Gobierno de Autlán.

En sesión de Cabildo celebrada ayer por la tarde y a falta de solo cuatro días para el inicio del mes de septiembre, rindió protesta ante los regidores la Junta Patriótica 2017, encargada de organizar las Fiestas Patrias de este año.
Los integrantes de la junta, según información divulgada por el Ayuntamiento de Autlán en redes sociales, son los siguientes:

Lic. Jorge Rodríguez Salazar – Presidente
Lic. Araceli Guadalupe Guerrero Sandoval 
– Tesorera
Lic. Elia Guadalupe Macías Vargas

C. Mirna Erika Soltero Salazar
Lic. Martha Florentina Corona Santana
C. Leticia Córdova Medina
Lic. Paulo Cesar Gutiérrez Luquín
LCFyD Hugo Aréchiga Yañez
Prof. Ana Rosa Covarrubias
LCFyD María Lourdes Quintero Bernabe
Dr. Luis Antonio Vera Rodríguez

CTE. César Muñoz Fonseca

martes, 22 de agosto de 2017

El festival Áurea Corona a toro pasado

Dylan Celis al piano en el concierto del jueves
Durante los últimos días de la semana que acaba de terminar se desarrolló en el Museo Regional el festival Áurea Corona, una serie de cuatro conciertos de piano y guitarra que formaron parte de la convención que reunió aquí a los integrantes de las familias CorGoMiUri (Corona, Godoy, Michel y Uribe) y que sirvieron para homenajear a esa ameritada pianista y maestra de música. CulturAutlán asistió a todos los conciertos del festival, por lo que ahora compartimos algunas reflexiones sobre lo que sucedió en él.

* Todos los conciertos tuvieron una muy buena asistencia, mayor al centenar de personas, cantidad que hace lucir completamente lleno el salón de usos múltiples del Museo. En el concierto del sábado, de hecho, hubo quien tuvo que regresar a casa al no encontrar lugar.
* La buena asistencia, sostenida durante todo el festival, indica que hay un público para la música formal. A este público también hay que atenderlo.
* Los músicos invitados interpretaron música "nueva", rara vez (o nunca) interpretada por los músicos locales o invitados a otras actividades: escuchamos composiciones propias de Alejandro Corona y de Arturo Ville Corona, piezas poco conocidas del zapotlense José Rolón, de Francisco Tárrega, Isaac Albéniz... mención aparte merece la enorme interpretación a cuatro manos, entre Alejandro y Claudia Corona, de la Rhapsody in blue de George Gershwin.
* Los tres músicos mencionados arriba tienen dilatadas carreras, celebradas a nivel internacional. Esto quedó demostrado con la calidad de sus interpretaciones, por lo menos a la altura de los mejores intérpretes que han venido al festival Nocheztli o a la Semana Cultural Universitaria.
* En el festival también intervinieron los locales Dylan Celis y Erick Ríos, pianistas, y el Coro Municipal, dejando una muy buena impresión.
* A pesar de esto, fue notoria la pobre promoción y la casi nula cobertura que le dieron al festival los medios de comunicación, incluyendo a los oficiales del Ayuntamiento de Autlán.

Se trató, sin duda, de uno de los mejores momentos de la escena cultural autlense para este 2017.

lunes, 21 de agosto de 2017

Último concierto del festival Áurea Corona

Arturo Ville Corona.

Al mediodía de este domingo 20 de agosto culminó el festival Áurea Corona con un recital de guitarra a cargo del profesor Arturo Ville Corona, de ascendencia autlense, en el salón de usos múltiples del Museo Regional. El recital comenzó a las 12:30 horas y tuvo una asistencia de poco más de cien personas.
Con una guitarra acústica de seis cuerdas, amplificada mediante un micrófono inalámbrico, el artista ofreció un programa de música de compositores iberoamericanos, incluyendo algunas piezas propias, interpretado todo con gran maestría. Antes de cada interpretación, hacía una descripción de su historia y el significado que tiene para él.
Después de la segunda de ellas, el guitarrista ofreció un mensaje en el que manifestó que este recital fue un reto, después del magnífico concierto de piano de la noche anterior, además de un orgullo y privilegio por poder tocar en la que fuera la casa de su familia. Describió que el lugar que ahora ocupa el salón fue la caballeriza de la casa de los Corona y el lugar donde se estacionó el primer automóvil que llegó a Autlán, propiedad del señor Vidal Corona.
El programa completo, de fuerte sabor hispano, fue el siguiente:

* No te olvides de mí, de Arturo Ville.
* Alma latina, de Arturo Ville.
* Choros, de Heitor Villalobos.
* Capricho árabe, de Francisco Tárrega.
* Scherzino mexicano, de Manuel María Ponce (interpretación dedicada a Áurea Corona, quien fuera amiga del autor).
* Alla cubana, de William Walton.
* Echoes of the rogue river, de Arturo Ville.
* Asturias, de Isaac Albéniz.
* Recuerdo de la Alhambra, de Francisco Tárrega.
* Fandanguillo, de Joaquín Turina.
* Sevillana, de Joaquín Turina.

Fuera de programa, el guitarrista interpretó también la pieza popular La zarzamora, a petición del público, cerrando así un festival que, esperamos, tenga más ediciones en los próximos años.

domingo, 20 de agosto de 2017

Tercer concierto del festival Áurea Corona

Anoche en el salón de usos múltiples del Museo Regional más de 120 personas asistimos a un magistral concierto de piano, el tercero del programa del festival Áurea Corona. Esta vez la velada estuvo a cargo del autlense Erick Ríos y de los descendientes de autlenses Alejandro Corona y Claudia Corona. El salón ya lucía lleno desde minutos antes de las 20:00 horas, aunque fue cinco minutos después de esa hora cuando la maestra de ceremonias presentó el programa que interpretaría Erick Ríos.

Erick Ríos
Este joven autlense, quien debutara en el Aula Magna del CUCSur en octubre de 2007, ofreció un programa de música popular, con arreglos propios: Bésame mucho, de Consuelo Velázquez, Europa, de Carlos Santana, Querida, de Juan Gabriel, y Andaluza, de Enrique Granados. Una de sus alumnas (Erick Ríos da clases de música en su academia particular y en la Escuela Preparatoria Regional de Autlán) interpretó Primavera, de Ludovico Einaudi.

Después de una breve presentación por la maestra de ceremonias, la pianista Claudia Corona tomó el piano para interpretar la primera parte de su programa, consistente en música de José Rolón (Prelude op. 12, no. 4 y Cinq petits morceaux pour piano no. 3), de George Gershwin (Three preludes) y de Federico Chopin (Balada en fa menor, op. 52), al término de la cual fue largamente ovacionada, de pie, por el público.
Antes de comenzar la segunda parte de su programa, Claudia dirigió un mensaje a los asistentes, sobre el orgullo de estar en la que fuera la casa de sus bisabuelos. Con respecto al programa que ofreció, dijo que está diseñado con la música que la ha acompañado en las diferentes etapas de su carrera y, en el caso de Rolón, mencionó que le parece un compositor cuya obra hay que difundir.
Para la parte final de su presentación, la pianista interpretó la milonga Adiós a la trapera, de Aires de la Pampa de Alberto Williams, el Hommage á Edith Piaf de Francis Poulenc, el danzón Mi´ijita de Eduardo Gamboa y Quejas o La maja y el ruiseñor de las Goyescas de Enrique Granados.
La velada culminó con una monumental interpretación, a cuatro manos, de la Rhapsody in blue de George Gershiwn, entre Claudia y Alejandro Corona, utilizando los dos pianos con que cuenta el Museo Regional. Una ejecución de tal calidad que el público la premió de pie con varios minutos de aplausos, a lo que los intérpretes correspondieron con la ejecución, de nueva cuenta, de la última parte de la pieza, terminando de esta forma una sesión de más de dos horas de música.

sábado, 19 de agosto de 2017

Segundo concierto del festival Áurea Corona

Anoche en el salón de usos múltiples del Museo Regional tuvo lugar el segundo de los cuatro conciertos que componen el festival Áurea Corona. La actividad comenzó a las 20:05 horas y registró una asistencia de más de cien personas.

Coro Municipal de Autlán
La primera parte de la velada estuvo a cargo del Coro Municipal de Autlán, dirigido por el maestro Alejandro Zermeño. Con una alineación de doce cantantes y con el acompañamiento al piano de su director, el coro interpretó un variado programa de siete piezas, entre religiosas, tradicionales mexicanas y baladas modernas.

Alejandro Corona al piano
Pero el plato fuerte de la noche fue el recital del pianista Alejandro Corona, quien con un amplio programa que incluyó música de Chopin, Franz Liszt, Mario Ruiz Armengol y composiciones propias regresó a la que fuera su casa paterna. Según explicó el mismo ejecutante, el programa de anoche fue diseñado eligiendo piezas icónicas en su formación musical, de las que ensayaba durante horas junto a su padre, el también pianista Reynaldo Corona (nacido en la finca que ahora ocupa el Museo). La primera parte de su programa, afirmó, fue un homenaje a su padre.
El mismo sentido tuvo la segunda parte del programa, donde se incluyó música de Mario Ruiz Armengol, un compositor del gusto de don Reynaldo. En cuanto a sus propias composiciones, explicó que las dos primeras fueron compuestas para su papá (Padre) y como regalo de cumpleaños para su hermano (Corre). Las dos siguientes tienen que ver con su signo del horóscopo chino, el caballo (Pegaso), y con el planeta que rige su signo zodiacal (Mercurio).
Al programa le fue añadido, a manera de sorpresa, una tercera parte: la interpretación a cuatro manos, junto con su hija Claudia Corona, de los cinco movimientos de la suite Mi madre la oca, de Maurice Ravel. El público, que se mantuvo en sus lugares durante las dos horas de concierto, prodigó a los artistas un prolongado aplauso de pie.
El programa completo fue el siguiente:

Primera parte (Federico Chopin)
* Polonesa op. 53 "Heroica", en La bemol mayor.
* Nocturno op. 9 no.2 en Mi bemol mayor.
* Fantasía impromptu op. 66 en Do sostenido menor.
* Estudio op. 10 no. 3 "Tristeza" en Mi mayor.
* Estudio op. 10 no. 12 "Revolucionario" en Do menor

Segunda parte
* Consolación no. 3 en Re bemol mayor (Franz Liszt)
* Sueño de amor no. 3 en La bemol mayor (Franz Liszt)
* Las frías montañas (Mario Ruiz Armengol)
* Preludio para piano o arpa (Mario Ruiz Armengol)
* Padre (Alejandro Corona)
* Corre (Alejandro Corona)
* Pegaso (Alejandro Corona)
* Mercurio (Alejandro Corona)

Tercera parte
*  Mi madre la oca (Maurice Ravel). Ejecutado a cuatro manos con Claudia Corona

viernes, 18 de agosto de 2017

Conferencia sobre el origen de las familias Corona, Godoy, Michel y Uribe en el Museo Regional


Esta mañana la arquitecta Sylvia Corona Cortés dio una conferencia en el Museo Regional sobre el origen de las familias Corona, Godoy, Michel y Uribe, presentes en nuestra región desde muy poco después de la Conquista. La conferencia comenzó a las 11:10 horas y tuvo una asistencia de alrededor de 30 personas.
La ponente comenzó su plática haciendo un par de aclaraciones: la primera sobre el hecho de que los cuatro apellidos conforman actualmente una sola familia extendida y la segunda sobre la forma de usar los apellidos hasta antes del siglo XVIII, que no necesariamente eran en el orden que es común en nuestros días sino que las personas podían elegir usar el apellido de la madre, de los abuelos o el de otros familiares.
Aclarado esto, procedió a exponer sus hallazgos de más de veinte años de investigación: los árboles genealógicos de las ramas jaliscienses de estas cuatro familias, mismas que logró rastrear hasta la Conquista. En su minuciosa y detallada exposición incluyó la descripción de los enlaces que dieron origen a las familias actuales, mostró los escudos de armas que les fueron otorgados a algunos de sus antepasados y expuso datos precisos de mucho interés para cualquier habitante de nuestra región, como los nombres de los primeros antepasados de quienes en la actualidad llevan alguno de estos apellidos, las fechas en que habitaron en Autlán y, en algunos casos, los cargos públicos que desempeñaron y cómo influyeron en el desarrollo del pueblo.
La autora explicó al final que el titánico trabajo de esta genealogía será publicado próximamente en un libro. Por cierto, la casa que ahora ocupa el Museo Regional perteneció a la familia Corona todavía durante el siglo XX.

Primer concierto del festival Áurea Corona

Ramón Alberto Godoy al piano.

La noche de este viernes 17 de agosto quedó inaugurado formalmente el primer Festival Áurea Corona, en cuyo programa participan talentos emergentes y músicos consagrados y reconocidos, estos últimos integrantes de la familia Corona, originaria de Autlán.
La velada de anoche estuvo dedicada a la inauguración por las autoridades municipales y los organizadores del festival, así como a escuchar a pianistas jóvenes, que recién comienzan sus carreras. Ante unas 100 personas, el joven Ramón Alberto Godoy comenzó las actividades a las 20:15 horas, sin que mediara una inauguración formal. Él interpretó una serie de piezas breves de autores clásicos, en el siguiente orden:

* Arabesque, de Friedrich Burgmuller.
* Avalanche, de Stephen Heller.
* Para Elisa, de Beethoven.
* Preludio en Do Mayor, de Bach.
* Sonata en Do Mayor, de Mozart.
* Serenata, de Schubert.
* Rondo a la turca, de Mozart.

Al terminar el programa de Ramón Alberto el licenciado Agustín Godoy, organizador de la convención de la que forma parte este festival, dio un mensaje al público en el que mencionó que actualmente en Autlán se vive una época de parteaguas musical, con el surgimiento de las orquestas Típica y Sinfónica y los 40 estudiantes de piano que existen en la Escuela de Artes, lo que habla de un mayor acceso a la música que en las décadas anteriores. Recordó a la maestra Áurea Corona como una mujer que rompió paradigmas en la sociedad que le tocó vivir y como una maestra que formó a 15 mil alumnos.
Enseguida el regidor Juan Carlos Solorio habló de la oportunidad de que este festival se organice anualmente y que perdure más allá de esta administración municipal, pudiendo acceder a recursos federales.
Al término del protocolo de inauguración el jovencísimo José María Godoy interpretó dos piezas, fuera de programa: Sonatina y Muset.

José María Godoy.
Para continuar con el programa anunciado, el joven autlense Dylan Andrés Celis Soltero tomó el piano para interpretar un programa de piezas en su mayoría de compositores contemporáneos, de la siguiente manera:

* Intermezzo, de Manuel M. Ponce.
* Matrimonio de amor, de Richard Clayderman.
* Primavera, de Ludovico Einaudi.
* Nostalgia, de Yanni.
* Kiss the rain, de Yiruma.
* Reflections of passion, de Yanni.
* Corazón de niño, de Raúl di Blasio.

Dylan Andrés Celis Soltero.


A terminar el programa el público aplaudió largamente de pie a los intérpretes. Pero, antes de dar por terminada la velada, se presentó otra sorpresa: el pianista Alejandro Corona y Ana María Núñez (castañuelas) interpretaron Malagueña, poniendo un acento español al festival.

Ana María Núñez y Alejandro Corona.

lunes, 14 de agosto de 2017

Programa del primer festival de piano Áurea Corona


Los apellidos Corona y Godoy son rastreables en Autlán y la región desde hace varios siglos. Entre los integrantes de esas familias podemos mencionar al benefactor don José Corona Araiza, cuyo nombre es el más antiguo que lleva calle alguna de Autlán, a la ameritada pianista Áurea Corona y a Anaid Godoy, reina del Carnaval 2014.
Como es natural, las familias crecen y se dispersan por el mundo. En el caso de los Corona, Godoy, Michel y Uribe, que viven en diversas regiones del país y de otras naciones, se encuentran celebrando una convención durante esta semana, que comienza precisamente este lunes en la ciudad de Guadalajara. En los próximos días visitarán los lugares rulfianos (Sayula, San Gabriel y Apulco), Ejutla, El Grullo y Autlán, donde tendrán varias actividades durante tres días. Una de ellas, abierta al público, será un festival de piano en el que participarán músicos de renombre nacional e internacional y que tienen raíces en Autlán. No es poca cosa (ni algo común) que se presenten en nuestro pueblo, por lo que es recomendable aprovechar la oportunidad de escucharlos.
Se trata de Alejandro Corona, maestro de música y pianista de jazz con cinco décadas de trayectoria en la escena nacional; su hija, la concertista Claudia Corona y el guitarrista clásico Arturo Ville Corona. En el programa participan también el joven pianista autlense Erick Ríos, Ramón Alberto Godoy y Dylan Andrés Celis Soltero.
El programa completo de este festival de piano, que llevará el nombre de la maestra Áurea Corona, es el siguiente:

Jueves 17 de agosto:
20:00 horas: Inauguración con Ramón Alberto Godoy y Dylan Andrés Celis Soltero.

Viernes 18 de agosto:
20:00 horas: Concierto de Alejandro Corona y el Coro Municipal de Autlán.

Sábado 19 de agosto:
20:00 horas: Concierto de Claudia Corona y Erick Ríos.

Domingo 20 de agosto:
12:30 horas: Clausura con concierto de guitarra por Arturo Ville Corona.

Todos los conciertos tendrán lugar en el salón de usos múltiples del Museo Regional.

domingo, 13 de agosto de 2017

La segunda experiencia electoral de los autlenses en la sesión mensual de la BSGEEJ

Las firmas de los funcionarios de la elección
Este sábado 12 de agosto en la sesión mensual ordinaria del capítulo Costa Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco el consocio Guillermo Tovar Vázquez expuso el tema 1823: la segunda experiencia electoral de los autlenses. La exposición se llevó a cabo ante unas 12 personas y comenzó a las 11:15 hrs.
Esta segunda experiencia electoral ocurrió el 3 de agosto de 1823, cuando se realizó en Autlán la elección primaria para el Congreso que expediría la Constitución de 1824, la primera del nuevo país. El trabajo del expositor se basó en el acta de esta elección, levantada por el secretario Jesús Romo de Vivar en la misma mesa de la elección y que se conserva en el Archivo Histórico Municipal. Antes de pasar a la lectura del acta y a la descripción de la elección, se comentó el contexto político del Imperio Mexicano, la existencia del primer Congreso Constituyente (que convocó a la elección de 1823 para un nuevo Constituyente), así como las bases para participar en esta nueva elección, publicadas el 17 de junio de 1823, donde se pudo ver la enorme diferencia con la forma de elegir a funcionarios y representantes en la actualidad.
En esta elección primaria se eligieron 16 electores que participarían en la elección secundaria y se llevó a cabo en la Casa de Colecturía de Diezmos. Ahí se reunió el vecindario de Autlán, se nombraron secretario y dos escrutadores de entre los presentes y se llevó a cabo la elección, pasando cada ciudadano a la mesa de votación a decir en voz alta (o por escrito) los nombres de las 16 personas que merecían su voto. El secretario los anotaba y le repetía al ciudadano los nombres, si éste estaba de acuerdo quedaba registrado su voto. Así de sencillo.
El acta de esta elección dice textualmente:

“En el pueblo de Autlán a tres de agosto de mil ochocientos veinte y tres, tercero, segundo y primero: Cumpliendo con la ley de convocatoria expedida por el Congreso Mexicano a diez y siete de junio del presente año, adiccionada y mandada observar por el Supremo Gobierno de este Estado: Congregados públicamente en el corredor de la casa de la colecturía de diezmos los vecinos de este pueblo que se hallan en el ejercicio de los derechos de ciudadano, a quienes el presidente alcalde de primera nominación, leyó e hizo entender los artículos de dicha convocatoria, relativos a este acto, que principió nombrándose secretario y escrutadores que lo fueron los ciudadanos Jesús Romo de Vivar y presbíteros Ramón Gómez y cura José Diego Gómez, en quienes recayó el mayor número de votos; y en seguida siendo interrogados los concurrentes conforme al artículo 25 de la expresada ley, no habiéndose promovido excepción alguna, se procedió a la elección de diez y seis electores primarios que corresponden a los ocho mil ciento ochenta y dos individuos de que se compone este vecindario, según el último censo, resultando electos por mayoría de votos los ciudadanos presbítero José María Cabezud con cuarenta, ídem Vital Básquez con treinta y nueve, ídem Ramón Gómez con treinta y siete, Urbano Antonio de Luna con treinta y cuatro, Jesús Romo de Vivar con ídem, presbítero Teodoro Cervantes con ídem, José Antonio de Agraz ídem, Vicente Victoriano Michel con treinta, Antonio Zataray con veinte y ocho, Jesús Sánchez con veinte y siete, Antonio Serrano con veinte y cuatro, Luis Brambila con veinte y tres, Mauricio Arias con veinte, Vicente Gómez con diez y siete, Lucas Gómez con diez y seis y Francisco González Hermosillo con quince, lo que se publicó por el presidente y no habiéndose puesto objeción alguna se extendió esta acta que se entregará en copia a cada uno de los expresados electores conforme se previene por el artículo 31, cuya acta firmaron para su constancia el presidente de la junta y los escrutadores conmigo el secretario.
José Antonio de Agraz. Ramón Gómez. José Diego Gómez. Jesús Romo de Vivar, secretario.”

jueves, 10 de agosto de 2017

Inventario de monumentos 32: Placa de la escuela María Mares


La esquina sureste del cruce de las calles de 20 de Noviembre y Mariano Escobedo está ocupada por una de las escuelas primarias que atienden a la zona centro y a los barrios del noroeste de Autlán. Aunque, administrativamente, son dos escuelas: en el turno matutino lleva el nombre del poeta Amado Nervo y en el vespertino el de la ameritada maestra María Mares.
Esta escuela, de sólida construcción, fue inaugurada en 1964, como centro escolar María Mares. Aunque para entonces ya Autlán tenía una oferta educativa un poco más variada que en la primera mitad del siglo, el centro escolar María Mares llegó a "competir" apenas con unas pocas escuelas: la 20 de Noviembre o "del Coajinque", la Reforma, el Instituto Autlense, el centro escolar Chapultepec... Podemos decir que es una de las escuelas "tradicionales" del pueblo.
En el pasillo de ingreso a la escuela María Mares se conserva una placa conmemorativa de su inauguración, hace ya más de medio siglo. Se trata de una sobria pieza de metal, de forma cuadrangular, que pasa casi desapercibida para quien entra a la escuela. En ella se puede leer la siguiente inscripción:

CENTRO ESCOLAR
"PROFA. MARIA MARES"
INAUGURADO POR EL C.
PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA
LIC. ADOLFO LÓPEZ MATEOS
CONSTRUIDO POR EL GOBIERNO DEL ESTADO
CON INTERVENCIÓN DEL C.A.P.F.C.E., DURANTE
LA ADMINISTRACIÓN DEL C.
JUAN GIL PRECIADO
AUTLÁN, JALISCO, SEPTIEMBRE DE 1964

La placa se encuentra en buenas condiciones de conservación y no muestra falta de alguna de sus letras o algún daño mayor. Solo recomendaríamos mantenerla en un mejor estado de limpieza y darle el mantenimiento preventivo adecuado.

sábado, 5 de agosto de 2017

México Trágico. La semilla

Atorado en un momento.

Anoche en el Museo Regional fue inaugurada la exposición México Trágico. La semilla, del pintor tapatío Óscar Basulto. Con una asistencia de alrededor de 50 personas, la ceremonia de inauguración comenzó a las 20:30 horas, aunque estuvo precedida por un concierto informal de chirimía, que Manuel López Morales (chirimía) y Javier Aréchiga (tambor) ofrecieron en la plazuela Bicentenario para promover la inclusión de esta música en el inventario de patrimonio cultural inmaterial del Estado.
El autor de la exposición, poco antes de cortar el listón protocolario, definió su obra como una manera de ordenar o "recoger" o reconstruir el país, que no le gusta como está ahora. Se dijo agradecido con Autlán, "no solo por lo que me ha dado sino por su forma de dar", dijo que es un pueblo que tiene mucha cultura y arte.

Historia de control-Plata
La muestra se compone de 18 cuadros, la mayoría en formato grande, entre el impresionismo y la caricatura. De lejos, los cuadros de México Trágico tienen una apariencia festiva, debida a la variedad y el brillo de los colores que utiliza su autor, pero basta acercarse un poco para observar sus violentos detalles: personas asesinadas, altercados viales, expresiones de terror en los personajes, balaceras que ocurren a pocos metros de donde grupos de personas permanecen "metidas" en sus celulares... la obra de Basulto exhibe de forma cruda los problemas sociales de nuestra actualidad, entre los que se encuentran precisamente la violencia, el consumismo, el ensimismamiento y la pasividad de las masas.
Los cuadros de esta exposición están hechos mediante la técnica de acrílico sobre tela, aunque se pueden observar diferencias en la forma de realizarlos: hay cuadros hechos con trazos muy gruesos, donde parece que la pintura se aplicó directamente desde el tubo y otros con un dibujo muy detallado. Aunque el resultado final es el mismo: asestar al espectador una bofetada visual, cuyos efectos perduran largo rato en la mente.