sábado, 5 de agosto de 2017

México Trágico. La semilla

Atorado en un momento.

Anoche en el Museo Regional fue inaugurada la exposición México Trágico. La semilla, del pintor tapatío Óscar Basulto. Con una asistencia de alrededor de 50 personas, la ceremonia de inauguración comenzó a las 20:30 horas, aunque estuvo precedida por un concierto informal de chirimía, que Manuel López Morales (chirimía) y Javier Aréchiga (tambor) ofrecieron en la plazuela Bicentenario para promover la inclusión de esta música en el inventario de patrimonio cultural inmaterial del Estado.
El autor de la exposición, poco antes de cortar el listón protocolario, definió su obra como una manera de ordenar o "recoger" o reconstruir el país, que no le gusta como está ahora. Se dijo agradecido con Autlán, "no solo por lo que me ha dado sino por su forma de dar", dijo que es un pueblo que tiene mucha cultura y arte.

Historia de control-Plata
La muestra se compone de 18 cuadros, la mayoría en formato grande, entre el impresionismo y la caricatura. De lejos, los cuadros de México Trágico tienen una apariencia festiva, debida a la variedad y el brillo de los colores que utiliza su autor, pero basta acercarse un poco para observar sus violentos detalles: personas asesinadas, altercados viales, expresiones de terror en los personajes, balaceras que ocurren a pocos metros de donde grupos de personas permanecen "metidas" en sus celulares... la obra de Basulto exhibe de forma cruda los problemas sociales de nuestra actualidad, entre los que se encuentran precisamente la violencia, el consumismo, el ensimismamiento y la pasividad de las masas.
Los cuadros de esta exposición están hechos mediante la técnica de acrílico sobre tela, aunque se pueden observar diferencias en la forma de realizarlos: hay cuadros hechos con trazos muy gruesos, donde parece que la pintura se aplicó directamente desde el tubo y otros con un dibujo muy detallado. Aunque el resultado final es el mismo: asestar al espectador una bofetada visual, cuyos efectos perduran largo rato en la mente.


Publicar un comentario