sábado, 18 de febrero de 2012

Concierto de la Banda Sinfónica de Tomatlán



Con un concierto de la Banda Sinfónica Juvenil de Tomatlán, esta noche se dio continuidad al programa cultural del Carnaval 2012, justo antes del cómputo para elegir a la reina. El concierto comenzó muy puntual, a las 20:00 hrs., y fue presenciado por más de 200 personas en el foro de la calle Ernesto Medina Lima.

Antes de comenzar el director de la banda, el profesor colimense Miguel Ángel Montes Larios, hizo una reseña de las giras que ha realizado la banda a nivel nacional e internacional. Explicó que, después de haber sido fundada en el año 2008, la banda ha hecho dos giras nacionales donde ha tenido presentaciones en auditorios de varios estados de la República, entre los que destaca el concierto magno de los Juegos Panamericanos en Guadalajara; además de su participación en el Festival Internacional de Artes Académicas de Guayaquil, Ecuador, donde fue el grupo musical más joven. Por cierto, en el próximo mes de julio volverán a Sudamérica, donde participarán en el Concurso de Bandas Infantojuveniles en Arequipa, Perú, con dos conciertos de gala.

Conformada actualmente por 40 músicos (el profesor explicó que, por la formación que tienen en la Escuela de Artes del municipio de Tomatlán, tienen el título de músicos académicos), todos ellos muy jóvenes, la banda comenzó a hacerse con la atención del público prácticamente desde el arranque, con las piezas Caprice y Piratas del Caribe, ejecutadas de manera precisa y sin fallas, para terminar involucrándolo de lleno en la segunda parte del concierto, que estuvo conformado por un par de medleys de boleros y la pieza Amor Eterno, que fue coreada por parte de la concurrencia.

Pero fue en la segunda mitad del recital cuando la banda se echó al público a la bolsa. Esta última parte fue muy rítmica y carnavalesca, comenzando con un popurrí de canciones populares mexicanas llamado Qué linda es mi tierra y con Guantanamera, para seguir con Latin gold, un medley de música latinoamericana que cuenta con piezas como Oye cómo va, La bamba y Tequila. Cuando de plano ya había varias personas bailando en el anexo jardín Constitución fue al momento de interpretar Qué rico el mambo y Mambo #5, de Pérez Prado, y la popular Brasil. Al terminar esta pieza se les entregó el acostumbrado reconocimiento por parte del comité organizador del Carnaval porque ya tenía que comenzar el cómputo, pero el público no los dejó ir sin tocar una pieza más. La despedida fue con Lambada, con los flautistas tocando y bailando junto con algunos de los asistentes abajo del escenario, ya con el ambiente festivo al máximo.
Publicar un comentario