miércoles, 13 de mayo de 2015

Autlenses por el mundo 5: Jesús Medina, geógrafo en Europa

Mi nombre es Jesús Medina Rodríguez, originario de Autlán de Navarro y más en específico del barrio del Cerrito, tengo 28 años y me encanta viajar. Creo que le hago muy buen honor a mi profesión de geógrafo, nosotros tenemos una frase que dice "La geografía se hace con los pies". Creo que es muy cierto, pues solamente caminando por el mundo se pueden entender, idear y comprender ciertos aspectos como las sociedades, climas, culturas, entre otras.

Soy del pensamiento de que para poder viajar al extranjero primero debes entender y viajar tu entorno local, después lo regional, estatal y, por último, el país. Una vez hecho esto y habiendo conocido tus raíces, ahora sí el siguiente paso es el extranjero.
Mi primer viaje al extranjero lo realice en abril de 2011 por medio de un tour; este viaje me llevó a conocer París, Francia; Brujas, Bélgica; Ámsterdam, Países Bajos; Colonia, Rottemburgo, el río Rhin y Frankfurt en Alemania; Praga, República Checa; Innsbruck, Austria y, por último, Venecia, Florencia, Asís,  Roma y el Vaticano en Italia.

Ahora en 2015, en marzo, realicé mi segundo viaje al extranjero, nuevamente a Europa pero ahora acompañado por mi esposa. Este viaje lo hicimos considerándolo como nuestra luna de miel, ya que en su momento no hubo la posibilidad de tenerla. Una nueva experiencia y sumarle dos países más a la cuenta de lugares visitados, el tour consistió en París, Francia; Chexbres, Broc, Montañas de los Alpes, Veytaux, Lavaux, Gruyerés y Montreux, Suiza y Madrid, España.

Mi recorrido por Europa.
Estos viajes me han marcado mucho y me han dado una visión y experiencias muy distintas del mundo y sus culturas con respecto a México. Esta visión la he determinado en dos formas: una como turista y en otra como geógrafo, pues me es muy difícil desvincularme de mi profesión.
Como turista puedo decir que es realmente increíble conocer todos estos lugares, sus paisajes, edificaciones, su gente que para mi suerte en Europa me tocó que fueran muy amables y, aunque no me entiendan, respecto al idioma buscan la manera de comunicarse conmigo y así poder ayudarme.
Cuando les dices que eres de México, primeramente te relacionan con la comida, el chile (salsa), tacos, me tocó también que me dijeran "¡México! ¡Chicharito!", esto en Italia, o en Praga un indigente me mencionó equipos de futbol y se los sabía muy bien, de menos diez mencionó. Otra de las cosas que me sorprendió mucho es que les encantan las telenovelas mexicanas y respecto a eso solo ubican Cancún y los que no han venido a México es como su sueño conocer Cancún.
Otra cosa que nos pasó ahí mismo en Praga fue que un señor dueño de un local con su música a todo volumen e invitando a la gente a pasar nos preguntó de dónde éramos. Le dijimos que de México y fue muy agradable su forma de considerarnos, nos decía "Mexicanos sí, Gringos no, mexicanos fiesta" (claro está que le hicimos alboroto para no quedar en mal), también nos hizo mención de las botas de charol (en alusión a Vicente Fox).
Conocer y convivir con las personas del tour en mi primer viaje (todos de Latinoamérica) fue una experiencia muy agradable, con algunos de ellos llevo muy buena relación, tanto que una pareja de ellos fueron mis padrinos de velación en mi boda; en el viaje más reciente el pasar y disfrutar todos esos momentos con mi esposa y tener con quién compartir esa sensación de viajar es increíble, ahora ella me dice "le encuentro el sentido a lo que me contabas respecto a tu primer viaje, ya que yo veía fotos y muy bonito y pues hasta ahí, pero el estar en la ciudad y disfrutarla se le da sentido a todas las fotos, sensación que solo uno que viaja puede sentir y comprender".
Como geógrafo puedo decir que es bastante satisfactorio mostrar mi sentido aventurero sin importar las limitaciones del idioma que se me podrían presentar; el cruzar el charco, como se le suele llamar al Océano Atlántico, y disfrutar de las ciudades organizadas y de primer mundo es otra cosa fascinante ya que en ellas nunca te pierdes, tienen un sistema de transporte para admirar, la cultura de la gente en coche hacia el peatón es algo que nunca lo podré olvidar y nunca dejaré de admirar, te despreocupas de los coches o el simple hecho de que las ciudades sean organizadas para la sociedad y no para automóviles, como sucede en nuestro país, es simplemente sorprendente y que debemos de empezar ya a copiar ideas para que nuestras ciudades mejoren tanto en dinámica como en salud, menos contaminación y menos estrés para la sociedad.
El uso de las energías renovables es otra cosa que va muy avanzado en estos países, cosa que en México como que apenas empieza y pienso que debería ser nuestro país un importante productor de estas energías ya que tiene mucho de dónde sacar provecho de las energías eólicas, solares, geotérmica, entre otras.
La infraestructura carretera y la buena articulación de las vías de comunicación para conectar no solo ciudades sino países es otra cosa que debemos de implementar y darnos cuenta en México que nos estamos estancando.
Como cierre de mi visión de geógrafo, creo que debemos replantear nuestras ciudades para poder obtener mejores ciudades, creo que estamos a tiempo de retomar nuevas ideas e implementarlas.
Hago enseguida un recuento rápido de algunas experiencias que guardo de mis viajes:
* Cuando compré el anillo de compromiso en la joyería de Swarovski en Innsbruck para dárselo en su momento a mi novia y ahora esposa Erika. Austria.
* Los Alpes austriacos y la cultura y bailes típicos del Tirol en Innsbruck. Austria.



     * Ver al papa (Benedicto XVI) en persona fue otra cosa que me agrado mucho. Italia.


     * Conocer y subir la torre Eiffel, ver desde lo alto de la torre el atardecer y cómo se iban encendiendo las luces de la ciudad fue algo increíble y difícil de explicar, el río Senna, Notre Dame, Versalles, el Museo de Louvre, los barrios de San Michel y Montmartre, en sí toda la ciudad me fascinó. Francia.




      * Los canales y construcciones de Brujas. Bélgica.














     * El Castillo, las casas de la ciudad, el puente de Carlos y su reloj astronómico en Praga. República Checa.



* Me sorprendió bastante la gran cantidad de bicicletas en Amsterdam. Países Bajos.
* Su catedral estilo gótico en Colonia. Alemania.
* Los grandes edificios en Frankfurt. Alemania.
* El paseo por el río Rhin y observar a lo lejos los castillos que todavía se conservan en las montañas, conocer el pueblo de Rottenburgo, muy pintoresco. Este pueblo fue inspiración para la película de Pinocho. Alemania.












    * Basílica en Florencia, los canales, sus góndolas, pasillos en Venecia, el paisaje y la sensación extraña que se siente al entrar donde se encuentra la tumba de san Francisco de Asís, esto en la ciudad de Asís; en Roma su Coliseo y esas ruinas del gran imperio romano, en el Vaticano su capilla Sixtina y, claro está, el pasillo de la Geografía, así como sus techos con pinturas en sombras. Italia.














     * En Suiza, los Alpes y sus pueblos típicos y muy bien conservados que te transportan a otro tiempo, conocer cosas típicas de Suiza como la fábrica de Chocolate Cailler y la fábrica del queso Gruyeré, encontrarme una estatua del paisano Carlos Santana es muy agradable y de orgullo decir que es de Autlán, esto en Montreux, así como visitar el Castillo de Chillón que te transporta a la Edad Media, un restaurante extravagante inspirado en la película Alien y sus paisajes dignos de admirar. Suiza.




* Cuarto antibombas en Chexbres, durante la guerra fría el gobierno Suizo obligo a sus ciudadanos a crear este tipo de cuartos por si había un ataque nuclear. Suiza















     * Madrid, la calle de la Gran Vía, la Cibeles, su puerta de Álcala y cómo faltar el estadio Santiago Bernabéu. España.



     Para finalizar hago la recomendación a viajar, ya que para mí no hay mejor enseñanza que un viaje. Les dejo una frase con la cual me identifico:

“Nuestro destino de viaje nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas.”
 (Henry Miller)
Publicar un comentario