viernes, 15 de mayo de 2015

Amigos de los Viernes


Publicado originalmente en Letra Fría.

A principios de la década del 2000 comenzaron las actividades públicas de un grupo de amigos, que con el tiempo se denominó Amigos de los Viernes que marcaron una época en la actividad cultural de Autlán. Ante la pobre oferta de actividades artísticas, los integrantes del grupo decidieron poner un remedio, sin depender de la decisión o la voluntad de las autoridades.
De esta manera, alrededor del año 2002 comenzaron a organizar, los viernes por la noche, conciertos de música formal o popular, caracterizados por la alta calidad de su ejecución y, lo más interesante, por la gratuidad para el público asistente, lograda mediante las gestiones para conseguir patrocinios o aun con el financiamiento por el mismo grupo.
Sin depender del presupuesto municipal o universitario los también llamadosviernistas trajeron (casi siempre a la Catedral, pero también a algunas otras sedes) orquestas de cámara, coros, mariachis, solistas de diversos instrumentos (fueron los primeros en traer al pianista Joel Juan Qui), entre otros. En sus eventos, a diferencia de los organizados por otros grupos o instituciones, se registraban normalmente llenos casi absolutos, lo que refutaba el mito de que a la gente no le interesan otros géneros musicales distintos al grupero, al mismo tiempo que animaba la vida cultural del pueblo.
Pero no todo fue organización de conciertos: ellos gestionaron la edición del libro “Calles y barrios de Autlán”, el último publicado en vida de don Ernesto Medina Lima, y consiguieron los recursos para comprar un piano de media cola, que durante años estuvo en la Catedral de Autlán y ahora se encuentra en el Museo Regional y que ha servido para recitales en esos dos lugares y en el Aula Magna del CUCSur (con él debutó en este último lugar el pianista autlense Erick Ríos).
Durante algunos años el trabajo del grupo se opacó con su integración a la actividad de la Casa Morumbí pero, para beneplácito de los autlenses, el viernes de la semana pasada retomaron su actividad independiente con un concierto del Coro Municipal y la Orquesta Sinfónica Juvenil de El Grullo, en una pletórica Catedral.
Lo del pasado viernes puede ser el inicio de otra etapa importante en la difusión cultural en Autlán. Le auguramos a los viernistas el mayor de los éxitos.
Publicar un comentario en la entrada