martes, 9 de septiembre de 2014

Rebeldías Musicales

Los Locos del Ritmo. Foto tomada de garagelatino.wordpress.com
La fecha más aceptada como la de nacimiento del rock es el 12 de abril de 1954, fecha en que Bill Haley y sus Cometas grabaron la canción Rock around the clock, en la legendaria disquera Decca. Este fue el primer éxito del nuevo ritmo derivado del blues, el que provocó por primera vez en la juventud de la posguerra ese clima de desenfreno y ansia de libertad tan temidos por los gobiernos conservadores de las siguientes décadas.
El rock no tardó mucho en llegar a México, aunque no en las versiones originales que se producían en los Estados Unidos e Inglaterra (había que esperar a que algún amigo trajera discos del extranjero o los comprara en alguna de las grandes tiendas, sobre todo de la capital), pero sí en unos covers producidos en el país por músicos locales que, si bien sonaban muy parecidos a los originales, llevaban letras en español compuestas para que cuadraran con la métrica y la rima pero casi nunca con la letra de la versión en inglés. El resultado era casi siempre una letra mucho más anodina, sin las famosas alusiones sexuales o contestatarias que solían aparecer en las composiciones de Chuck Berry o Little Richard, entre otros.
Sin embargo, la aceptación entre la juventud mexicana fue tan buena como la que tuvieron entre los públicos norteamericanos (el plural es una referencia a la segregación racial todavía vigente en ese tiempo). Los jóvenes mexicanos se "soltaban la greña" con Los Locos del Ritmo o Los Hooligans tanto como los gringos lo hacían con los artistas mencionados en el párrafo anterior.
La primera grabación de rock hecha (y compuesta) en México fue el disco Rock! de Los Locos del Ritmo, de 1960. Pero en esos años surgieron muchos más intérpretes: Los Black Jeans, Los Teen Tops, Los Rockin Devils, Los Apson Boys... todos con un éxito expresado de una manera tan ruidosa como nunca se había visto.
En este contexto nació en Autlán, en 1962, la radiodifusora Radio Costa, cuya señal cubría casi toda la región Costa Sur de Jalisco (cuenta la leyenda que la captaban incluso los buques que hacían la ruta de Manzanillo a la isla Socorro). A pesar de estar ubicada en una región provinciana, que apenas pocos años antes no tenía comunicación expedita con Guadalajara y el centro del país, al poco tiempo de su nacimiento la LD (como también se conoce a Radio Costa) ya programaba este incipiente rock mexicano.
La señora Teresa Vázquez, nacida en 1950, recuerda que entre los años 1964 y 1965 el programa Rebeldías Musicales, de la LD, era su favorito y el de sus amigas. Se transmitía todos los días a las 12 del mediodía, con una conducción dedicada a presentar las canciones, hacer los anuncios de los patrocinadores y hacer breves comentarios sobre los intérpretes. Pero se programaban las canciones de moda: Popotitos, Despeinada, Yo no soy un rebelde y otras, que habían sido grabadas muy poco tiempo antes.
Y los jóvenes autlenses lo disfrutaban: aunque en muy pocas casas del pueblo había teléfono, como para llamar a la radio, en los ratos de ocio se comentaban las canciones que se habían programado ese día en Rebeldías... y algo muy curioso: Teresa y su amiga Elena, quien trabajaba en frente de su casa, salían a gritarse una a la otra cuando empezaba alguna canción por la que tenían especial gusto.
La afición por la música de Rebeldías Musicales rivalizaba con los boleros rancheros de Javier Solís y las rancheras de José Alfredo, que también se programaban en Radio Costa. Sin lugar a dudas, Rebeldías Musicales fue el primer programa de la radio local dedicado al rock que, aunque sin programar las versiones originales en inglés, ya apuntaba hacia una variedad en la oferta musical y hacia un espacio dedicado a los jóvenes como público independiente, a una década del nacimiento oficial de este nuevo género musical.
Publicar un comentario