lunes, 15 de septiembre de 2014

Rafael Adame


Publicado originalmente en Letra Fría.

Rafael Gómez Adame, mejor conocido solo como Rafael Adame, es un triste caso de artista al que, a pesar de su enorme talento y capacidad de innovación, ni siquiera la muerte le concedió el beneficio de que su obra fuera ampliamente conocida.
Nacido en Autlán el 11 de septiembre de 1904, según don Ernesto Medina Lima (aunque hay versiones que van desde 1904 hasta 1907), Adame comenzó a tocar la guitarra en su pueblo natal, donde ya tenía cierta fama como ejecutante en las fiestas particulares. Sin embargo, su carrera despegó cuando se fue a la ciudad de México, donde fue discípulo, en el Conservatorio Nacional, de personajes de la talla de Julián Carrillo y donde hizo las carreras de guitarrista, chelista y compositor y pronto comenzó a buscar formas novedosas de ejecutar música.
De esta forma integró el Grupo 13, junto con otros músicos como Vicente T. Mendoza, en el que se interpretaba música basada en dieciseisavos de tono, según el experimento desarrollado por su maestro Julián Carrillo. El mismo Rafael Adame compuso música microtonal para guitarra, siendo el primer compositor en experimentar esta técnica con ese instrumento. Según algunos autores, Adame también fue el compositor del primer concierto para guitarra y orquesta de la historia, antes incluso que autores más conocidos, como Mario Castelnuovo y Joaquín Rodrigo.
Sin embargo, el carácter huraño que le atribuyen algunos estudiosos y que le mantuvo alejado de las mafias culturales de los años 1930 y las características de su obra, alejada del nacionalismo que entonces trataba de difundir el Estado mexicano, lo alejaron injustamente, a él y a su obra, del público. Su Concierto para guitarra y orquesta, por ejemplo, fue ejecutado muy pocas veces y se mantuvo olvidado desde 1960 hasta 1997, lapso en que nadie lo interpretó.
Aún ahora la figura de Rafael Adame es muy poco conocida fuera de un círculo de estudiosos y conocedores de la música mexicana, la mayoría extranjeros. Si el lector hace una búsqueda rápida en Internet, encontrará solamente unos pocos sitios donde se hable de él, por lo general en pocas y repetidas líneas.
En Autlán tampoco se le conoce, como sí se conoce y se celebra al otro gran guitarrista, Carlos Santana, que quizás no tenga méritos artísticos mayores que Rafael Adame. Solamente don Ernesto Medina Lima hace unas breves referencias sobre sus años en Autlán…
El año pasado, mediante una beca del FONCA, el guitarrista regiomontano Angélos Quetzalcóatl realizó un documental sobre la obra poco conocida de Blas Galindo y de Rafael Adame, donde se incluye la ejecución de su Concierto para guitarra y orquesta, que jamás había sido grabado.
Sería muy bueno que los autlenses, junto con nuestras autoridades municipales y universitarias, ayudáramos a rescatar del olvido a Rafael Gómez Adame y su obra. Sin duda, uno de los artistas más grandes que han salido de Autlán.
Publicar un comentario en la entrada