miércoles, 13 de julio de 2016

Cosas de papeles viejos 5: La renuncia del procurador


El 14 de mayo de 1821 faltaba un poco más de un mes para que en Autlán se jurara la independencia y con ese acto simbólico dejara de tener vigencia, por lo menos en teoría, el sistema político virreinal. Es probable que en esos días se viviera un ambiente de incertidumbre, sobre todo en la clase política.
En este contexto, con la fecha que mencioné al principio el señor de apellido Berdeja que fungía como procurador en el pueblo de Autlán, representante legal del Ayuntamiento, presentó su renuncia a su cargo. De la sesión en que la presentó se levantó el acta correspondiente, que obra en el Archivo Histórico Municipal y que transcribo enseguida. Me resultan curiosos los motivos de su renuncia y la referencia a la Constitución de la Monarquía Española, así como los apellidos de los firmantes, la mayoría de los cuales todavía son comunes en el pueblo.
Va la transcripción. Los puntos suspensivos señalan espacios faltantes en el documento:

"En el pueblo de Autlán a los 14 días de… mayo de mil ochocientos veinte y uno, estando reunidos en las casas consistoriales los señores que componen este ylustre Ayuntamiento el procurador don … Berdeja puso renuncia en forma de su destino a causa de haberse valdado de una mano por una herida que en ella le infirieron, la de hallarse imposibilitado para el cumplimiento de sus deberes por estar manejando una negociación de minería fuera del pueblo y por otras causales legítimas, este Ayuntamiento vino en admitir su renuncia y siendo indispensable hacer nueva elección de otro individuo apropiado para esta vacante decretó que se cite al vecindario para el domingo veinte de este mes y que lo elija según lo previene la Constitución Política de la Monarquía Española; quedando encargados de esta operación los señores alcaldes, con lo que se concluyó la sesión de este día que firmaron … los señores por ante mí el secretario de que doy fe."

Firmantes:
José Luis Brambila
Ricardo Villaseñor
José Lucas Gómez
José Fernando Corona
Pedro Cabezud
Publicar un comentario