lunes, 9 de noviembre de 2015

Daniel Ruiz Villalobos en Autlán


Publicado originalmente en Letra Fría.

Nacido en Yahualica en 1924, el doctor Daniel Ruiz Villalobos llegó a Autlán a ejercer la medicina en el recién inaugurado hospital de Las Montañas en 1951. Vivió aquí poco más de quince años, en los cuales contribuyó de forma notable en la transformación y mejora de la vida diaria de nuestro pueblo y de la región, mediante la gestión de servicios médicos y educativos hasta entonces desconocidos aquí, siempre de forma desinteresada.
Ya al año siguiente de su llegada a Autlán se adquirió el primer aparato de anestesia que hubo en la región, adquirido con las utilidades del gremio Choferes en el Carnaval 1952, cuya reina fue elegida por primera vez mediante la obtención de dinero, como se hace actualmente, a idea del personal médico del hospital de Las Montañas.
Sin embargo, su obra más recordada es la organización del Patronato Pro Construcción de la Preparatoria, conformado por vecinos de Autlán que gestionaron los recursos para la fundación, en 1959, de la primera escuela de este tipo en toda la región, que vino a solucionar el problema del acceso a la educación media superior entre los jóvenes de clase media y baja. El doctor Ruiz Villalobos, acusado de comunista y pervertidor de la juventud, sufrió este estigma y la consecuente persecución por el clero y la clase política locales, lo que devino en una serie de clausuras y reaperturas de la preparatoria, hasta su incorporación definitiva a la Universidad de Guadalajara en 1975.
El doctor Villalobos, como fue conocido popularmente en Autlán, se fue del pueblo a finales de la década de 1960, radicándose en Guadalajara y posteriormente en Melaque, donde ejerció su profesión hasta su fallecimiento en el año 2011. Aunque recientemente se bautizó con su nombre a una calle de la ampliación de la colonia Valle la Grana y se le hizo un homenaje póstumo en la Presidencia Municipal poco después de su muerte, su legado a la vida cotidiana de los autlenses sigue en buena medida en el olvido.
Publicar un comentario en la entrada