domingo, 1 de noviembre de 2015

Celia Medina Michel


Nació en Autlán el 5 de marzo de 1918, hija de don José Medina y doña María Michel, de Autlán y El Chante, respectivamente, dentro de una familia de 8 hermanos. Desde su infancia mostró un gusto impetuoso por las actividades artísticas, en especial el canto y la declamación, que ejercitaba en la escuela primaria. En esa época formó, con su hermana Josefina, un dueto con el que cantaban en fiestas particulares y cívicas. Su principal influencia desde entonces, según sus propias palabras, fue la legendaria cantante Lucha Reyes.
A los 16 años se casó con Moisés Ibarra, marchando a vivir a El Grullo, donde abrieron una tienda llamada La Palma. Seis meses después volvieron a cambiar de residencia, ahora a la ciudad de México. Allá nacieron sus hijos Héctor Armando, Jorge Arturo y Antonio de Jesús, mientras la joven Celia se dedicaba al hogar y posteriormente a ejercer el oficio de modista, aunque ya hacía sus primeras composiciones poéticas, conocidas entonces solamente por su familia.
Poco después se integró al mariachi Las Calandrias, el primero en México conformado exclusivamente por mujeres. Fue en este momento cuando su carrera artística comenzó a tomar vuelo. Autora de cientos de poemas y canciones de diversos géneros, se pone en contacto con el arreglista oaxaqueño Mario Rosel, quien le ayudó a dar forma a algunas de sus composiciones, que aparecieron en su primer grabación, con los títulos No volveré a llorar, Ojitos tapatíos, Carnaval en Autlán y Autlán de mis amores. Con este, su primer disco, bajo el brazo y con el nombre artístico de Chela la Tapatía, comenzó a ser cada vez más reconocida en la escena vernácula nacional.


Posteriormente se integró al grupo Los Norteños, como primera voz, con quienes graba su segundo disco, con el título Canten y canten. Con ellos se presentó en foros de varias ciudades del país, destacando la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, así como en Estados Unidos y Guatemala.
Posteriormente y tras una temporada formando dueto con el compositor Ray Pérez y Soto se unió a la Rondalla Mixteca, dirigida por el maestro Manuel de la Cruz, siendo esta su mejor etapa como compositora y cantante. En la ciudad de México trabajó también en cine y en radionovelas.
En 1980 regresa a Jalisco, en cuya capital ingresa a la Asociación de Autores y Compositores de Occidente. En esta etapa formó un dueto con la también cantante y compositora Marcelina de la Cruz, conocido como Las Chelas. Con ella publicó tres libros recopilatorios de poesía y letras de sus canciones, el primero de ellos presentado en Autlán en 1990. Por su cuenta publicó también dos libros: Inspiraciones de Celia Medina Michel en 1991 y Poemas, canciones y recuerdos de una autlense en 1998, en los que abundan los versos dedicados a su familia, al amor y a diversos lugares de Jalisco, su querida tierra.
En la década de 1990 formó parte del coro del templo del Inmaculado Corazón de María, en Guadalajara, dirigido por el autlense Alejandro Zermeño.
La señora Celia Medina Michel falleció en Guadalajara el 14 de octubre de 2015.

Fuentes:
* Inspiraciones de Celia Medina Michel.
* Poemas, recuerdos y canciones de una autlense.
* Información y fotos proporcionadas por Marissa Ibarra, nieta de doña Celia Michel, a quien agradecemos su generosidad.
Publicar un comentario en la entrada