sábado, 21 de noviembre de 2015

XX Congreso anual de la Asociación de Cronistas Municipales del Estado de Jalisco

De izq. a der: Salvador López, presidente municipal de Arandas, Silvia Islas, regidora de Cultura de Tlaquepaque, Pedro Vargas Ávalos, presidente de la Asociación, Carlos Sánchez, director de Cultura de Tlaquepaque y Carlos Boyzo, vicepresidente de la Asociación.

Esta mañana en el sobrio e imponente centro cultural El Refugio, de Tlaquepaque, la Asociación de Cronistas Municipales del Estado de Jalisco celebró su XX Congreso anual, que incluyó dos actividades relacionadas con Autlán. El Congreso comenzó a las 10:40 hrs. y tuvo una asistencia de aproximadamente 60 personas.
El protocolo de inauguración estuvo presidido por autoridades del municipio anfitrión: la regidora Silvia Islas y el director de Cultura Carlos Sánchez; del municipio de Arandas su presidente Salvador López; además de la directiva de la Asociación: su presidente Pedro Vargas Ávalos, Carlos Boyzo Nolasco, vicepresidente y Raúl Sánchez, secretario. 
La regidora Islas dio el primer mensaje de este acto, dando la bienvenida a los cronistas jaliscienses, para ceder la palabra al presidente del municipio alteño, quien hizo la declaratoria de inauguración del Congreso y destacó la importancia de apoyar la realización de la crónica en cada municipio como medio de reforzar la propia identidad. Enseguida el director Carlos Sánchez se refirió también a la importancia del trabajo de un cronista municipal, poniendo como ejemplo al ingeniero Bernardo Carlos Casas, cronista de Tlaquepaque quien, además de haber hecho por sí mismo un trabajo muy grande de rescate y divulgación de la memoria de su municipio, está desarrollando un proyecto para llevar una crónica también de los distintos barrios y pueblos, mediante el nombramiento de cronistas para cada uno de estos asentamientos.
Para terminar con la apertura del Congreso el presidente de la Asociación dio un mensaje en el que definió los objetivos de las actividades de un cronista municipal: salvaguardar, defender y difundir la historia y la cultura de cada municipio. Mencionó que la identidad jalisciense corre peligro por efecto de la invasión de elementos culturales extranjeros, para la que el trabajo de un cronista local es una importante defensa. Hizo al final una apología de este trabajo, hecho en la mayoría de los casos con el empeño que se pone en un trabajo pagado a destajo y llamó a los ayuntamientos a solicitar al Congreso del Estado que se eleve a ley estatal la obligación de nombrar cronistas municipales, para que todos los municipios estén obligados a tener esa figura.
El siguiente punto en el orden del día fue la entrega de la presea Fray Antonio Tello al cronista de San Gabriel, profesor José de Jesús Guzmán Mora, previa lectura de una semblanza de su carrera como cronista. La presea fue recibida en su nombre por la cronista de Techaluta, Raquel Ibáñez, por encontrarse el profesor Guzmán con un problema de salud.
Enseguida el cronista de Arandas, profesor José Guadalupe Romo Gutiérrez, presentó un video promocional de los más importantes elementos culturales de su municipio, destacado como uno de los más representativos de la identidad jalisciense. Al terminar el video comenzó un periodo de receso, amenizado por la cantante Marcela Beltrán.

Entrega de reconocimiento como cronista honorario de Autlán.

Ya sobre el mediodía comenzó la segunda parte del Congreso, con la mayor parte de los puntos del orden del día. En este momento, y esa fue una de las dos actividades de hoy relacionadas con Autlán, la Asociación entregó a este bloguero el reconocimiento como cronista honorario del municipio de Autlán de Navarro, precisamente por el trabajo realizado en CulturAutlán desde 2008.

Jorge Curiel, cronista de San Marcos, y Sara Velasco, experta en literatura jalisciense.
Enseguida la maestra Sara Velasco, autora del Muestrario de letras en Jalisco, y el maestro Jorge Curiel, cronista del municipio de San Marcos, ofrecieron en conjunto la conferencia La tradición, los cronistas y la cultura. Al respecto la maestra Sara hizo un recuento de las principales tradiciones religiosas, gastronómicas y festivas, así como de ciertos giros locales del lenguaje, mismos que pueden ser preservados de influencias externas o, por lo menos, conocidos por las nuevas generaciones gracias al trabajo de los cronistas locales. El profesor Curiel llamó a los cronistas municipales a "luchar a favor de la lectura", actividad que se está perdiendo en los pueblos del interior del Estado.

Ignacio Gómez Zepeda, de El Grullo.

El siguiente punto fue la presentación de publicaciones de diez cronistas municipales de Jalisco, realizadas durante el último año. Cada uno de ellos tuvo unos cuantos minutos para describir y presentar su obra, en el siguiente orden:
Abel Vargas, de Cuautitlán: Presentó un libro de historia de Cuautitlán diseñado para niños de los últimos grados de la educación primaria y distribuido gratuitamente en los planteles del municipio. Dividido en cinco bloques, el libro cuenta la historia de Cuautitlán desde los primeros pobladores, describe los diferentes asentamientos humanos del municipio y sus tradiciones y cultura popular.
Carlos Parra, de Etzatlán: Presentó Don Faustino, del Amparo al desamparo, la historia de un personaje local en la que se describe la vida en el poblado de El Amparo, nacido a la sombra de la mina del mismo nombre y que llegó a tener una importancia mayor que la de cabeceras municipales vecinas.
Fernando Castelo, de Zapotlán el Grande: Una revisión crítica de la novela La hija del bandido, que cumplirá cien años de su primera edición en 2016. Habló sobre el origen de su autora, Refugio Barragán de Toscano, así como de sus descendientes ilustres: Salvador Toscano y Carmen Toscano.
Ignacio Gómez Zepeda, de El Grullo: Hizo la primera presentación del segundo tomo de Autlán de la Grana al Manganeso, que se presentará en Autlán el próximo martes. Habló de la grandeza histórica de Autlán y su importancia en la región desde la época prehispánica, resaltando su capitalidad de departamento durante el II Imperio Mexicano. También situó el origen del Carnaval durante la Colonia y no en el año de 1831, como dice la versión oficial.
Ezequiel Hernández, de Lagos de Moreno: Presentó el libro Lagos de Moreno, tierra de patriotas. En lugar de hablar sobre el libro o leer algo de él, ofreció quince datos para justificar el título de tierra de patriotas que solicita para su municipio, entre los que se encuentran el haber sido el lugar de nacimiento de Primo de Verdad, haber sido visitado constantemente por Miguel Hidalgo antes de la guerra de Independencia, el levantamiento de la familia Moreno en 1814 y los cientos de laguenses que participaron en esa guerra y fallecieron en ella.
Luis Jesús Ramírez, de Jalostotitlán: Una reproducción facsimilar del periódico Amanecer, el primero publicado en Jalostotitlán.
Braulio Villanueva, de Cajititlán: Presentó la revista Cajititlán, de la que se han publicado tres números con temas como la tradición del Día de Reyes y la laguna como medio de subsistencia para los pueblos que se han asentado en esa región. Su objetivo es "divulgar y diseminar" la información cultural e histórica de Cajititlán.
Octavio Guevara, de Tlajomulco: Habló sobre el artículo Francisco Sánchez Flores, el morador de Olinka, publicado en la revista El Cronista Municipal, editada por la Asociación. En él hace una semblanza del folclorista, pintor, escritor y bailarín Francisco Sánchez Flores, originario de Tlajomulco.
Rosa González, de Acatic: Un trabajo sobre la virgen de la Candelaria, la fiesta más importante de su municipio, que sustituyó en el fervor popular a la del santo patrono, san Juan Bautista. Encontró documentos que le permiten explicar cómo y por qué ocurrió esta sustitución.
Juan Rocha, de Ixtlahuacán del Río: Presentó un trabajo sobre el cacique indígena Francisco Tenamaztle, considerado el primer defensor de los derechos humanos de los indígenas.

Después de las presentaciones del libro se pasó a la entrega de reconocimientos a los cronistas municipales con mayor antigüedad, en el siguiente orden:
* Esteban Valdés, de Totatiche.
* Javier Montes, de Amatitán.
* Raquel Ibáñez, de Techaluta.
* Ana Rosa González, de Acatic.
* José Guadalupe Romo, de Arandas.
* Bernardo Carlos Casas, de Tlaquepaque.
* Ignacio Gómez Zepeda, de El Grullo.
* Ezequiel Hernández Lugo, de Lagos de Moreno.
* Luis Jesús Ramírez, de Jalostotitlán.
* Eva Topete, de Atenguillo.


Felipe Estrada.
Como último punto del orden del día, el licenciado Felipe Estrada Magallón ofreció la conferencia Una tradición mexicana: Los gallos de pelea. De forma breve pero haciendo ver en su exposición su pasión y conocimiento de la actividad gallera, el licenciado Estrada describió los aspectos económico, histórico y cultural de las peleas de gallos, analizando su importancia por la cantidad de personas y giros comerciales que dependen de ella, el origen del gallo de pelea y su presencia en diversos momentos históricos (la batalla de Salamina entre persas y atenienses, los festejos por la entrada del Ejército Trigarante a la ciudad de México) y la fuerte afición de algunos personajes hacia las peleas de gallos, desde Alejandro Magno hasta Antonio López de Santa Anna. Terminó hablando sobre su papel como elemento de la identidad mexicana y los riesgos de una posible prohibición.
Al término de la conferencia el licenciado Pedro Vargas Ávalos dio por concluidos los trabajos del Congreso y los asistentes pasamos al patio del centro cultural a compartir una comida consistente en una variedad de guisos mexicanos.
Publicar un comentario en la entrada