martes, 9 de diciembre de 2014

Se realizó con éxito el cuarto Coloquio Internacional sobre Biodiversidad, Recursos Naturales y Sociedad



Texto: Lorena Medina.
Foto: Gerardo Ávila.

En esta edición el reconocimiento “Naturaleza, Sociedad y Territorio” se entregó al doctor Hugo Eduardo Rapoport.

Con una asistencia de más de 300 personas, el Centro Universitario de la Costa Sur (CUCSur) de la Universidad de Guadalajara realizó con éxito por cuarto año consecutivo el Coloquio Internacional sobre Biodiversidad, Recursos Naturales y Sociedad, llevado a cabo el sábado 6 de diciembre en el marco de la vigésimo octava Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara. El coloquio se ha convertido en un evento de prestigio nacional ya que en éste se ponen a discusión y difusión temas socialmente relevantes acerca de la conservación biológica y el manejo de recursos naturales.
Durante poco más de dos horas se desarrolló el tema “Biodiversidad, plantas silvestres y alimentación”, en el cual se tuvieron interesantes aportes de los distinguidos investigadores invitados, como el doctor Hugo Eduardo Rapoport, quien es profesor titular y emérito de la Universidad Nacional del Comahue e investigador superior del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de Argentina; así como el doctor Exequiel Ezcurra, director del Instituto para México y los Estados Unidos (UC Mexus) y profesor del Departamento de Botánica de la Universidad de California-Riverside; además se contó con la participación del doctor Rodolfo Dirzo, director del Centro de Estudios Latinoamericanos, profesor en Ciencias Ambientales y líder del “Dirzo Lab” en el Departamento de Biología de la Universidad de Stanford en California, Estados Unidos; el coloquio estuvo moderado por el maestro Enrique Jardel Peláez, profesor-investigador en la Universidad de Guadalajara y director de la División de Desarrollo Regional del CUCSur.
Eduardo Rapoport ofreció una conferencia a la que tituló “Las plantas que comemos y no comemos”, en su discurso mencionó que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) en el anuario que publica sobre las plantas que se exportan e importan entre los países del mundo, reporta que son aproximadamente 110 especies comestibles las que mueven al comercio mundial, cifra muy lamentable porque él ha contabilizado hasta 16 mil especies; “eso demuestra que no hay por qué pasar hambre, es un insulto que muchos mueran de hambre, por inanición, hay que enseñarles a subsistir, salvo que se viva en el desierto” explicó Rapoport.
Así mismo lamentó que en la civilización occidental se cortó la enseñanza oral del conocimiento sobre qué plantas silvestres son comestibles, sin embargo, él continúa en la lucha para que se transmita esta enseñanza a los niños en los centros educativos.
Otros temas que se abordaron por los participantes fueron referentes a las interacciones plantas-gente en Latinoamérica, la obesidad y la mala alimentación en México, el crecimiento poblacional y el abasto de alimento, entre otros.
Una actividad complementaria y muy emotiva del coloquio fue la entrega al doctor Rapoport del reconocimiento “Naturaleza, Sociedad y Territorio” que en este 2014 llevó el nombre del argentino Francisco Pascasio Moreno, quien fue el impulsor del primer parque nacional, el Nahuel Huapi, de Argentina.
En la semblanza preparada por Exequiel Ezcurra se dejó evidencia que Rapoport ha realizado una importante contribución científica en la biología teórica, hidrobiología, edafología, entomología, ecología de las invasiones biológicas y de disturbios, ecología urbana, y utilización de plantas silvestres comestibles. Ezcurra dijo que este hombre de andar pausado y reflexivo formó a muchos biólogos los cuales actualmente son investigadores mexicanos y extranjeros de renombre. Agregó que el homenajeado ha dejado sus ideas en la comunidad académica del mundo a través de la denominada “Rapoport´s rule” (regla de Rapoport) el cual fue uno de los primeros mecanismos cuantitativos para explicar el gradiente latitudinal en el tamaño de la distribución geográfica en los organismos.
Así transcurrió el cuarto coloquio y al igual que los tres años anteriores “se cumplió con el objetivo de generar un espacio para abordar importantes temáticas a través de la participación de expertos reconocidos a nivel nacional e internacional propiciando el análisis y reflexión”, expresó el rector del CUCSur, maestro Alfredo Tomás Ortega Ojeda, al clausurar el evento. Finalmente manifestó que para la comunidad del CUCSur ha sido un honor que Rapoport haya aceptado este reconocimiento.
Publicar un comentario