miércoles, 3 de diciembre de 2014

Concierto de Los Tres Zenzontles en la Catedral



Dentro del marco del festival Nocheztli el grupo arandense Los Tres Zenzontles ofreció esta tarde un concierto en la Catedral, con una asistencia de aproximadamente la mitad de la capacidad de este templo. El concierto comenzó a las 18:10 hrs. y se prolongó por un poco más de una hora.
Contrario a lo que su nombre pueda hacer creer, el grupo se presentó esta tarde con una alineación de cuarteto, con tres voces y un multiinstrumentista invitado. El sonido principal del grupo es precisamente el de las voces (dos tenores y un bajo), aunque se acompañan con teclado, guitarra, contrabajo y diversas percusiones.
Los integrantes del grupo salieron a cantar ataviados con hábitos franciscanos, con los que hicieron la introducción de la velada con un par de piezas religiosas, inspiradas en el canto gregoriano. La primera de ellas, Pater omnipotens, fue compuesta por Hans Kokubu, primera voz del grupo.
Enseguida, ya sin hábito, hicieron un recorrido por las canciones más conocidas de algunos de los mejores compositores de la música popular mexicana de mediados del siglo XX como Cuco Sánchez (La cama de piedra), Juan Záizar (Cielo rojo), Francisco Gabilondo Soler (El ratón vaquero), Pepe Guízar (Sin ti), Agustín Lara (Solamente una vez) y Tomás Méndez (Cucurrucucú paloma), además de piezas tradicionales como La Llorona, La Cucaracha y Cielito lindo. También incluyeron versiones de canciones de otras culturas, como la africana The lion sleeps tonight y una canción tradicional japonesa, esta última con una instrumentación de cuerdas y percusiones de aquel país. Al final, a petición del público cantaron Bésame mucho, de Consuelo Velázquez.
En la mayoría de las piezas se mantiene la melodía de la versión original, aunque adaptada para grupo vocal. La excepción fue La cama de piedra, a la que le hicieron una versión bluesera bastante efectiva. Con estas versiones, la potencia y calidad de las voces y su excelente técnica vocal, Los Tres Zenzontles lograron ganarse al público autlense, que los despidió con un muy prolongado aplauso y una larga sesión de fotografías con el grupo.
Publicar un comentario en la entrada