miércoles, 6 de octubre de 2010

Viaje a las grutas de Cucuciapa



Por Mariela, Claudia y Mónica Flores González

Hace tiempo que comenzamos a contemplar una idea, la de conocer las muy comentadas en la región Grutas de Cucuciapa, hicimos un par de arreglos para conocer esas grutas y, al fin, llegó el día tan esperado por todos.
Tanto adultos como niños partimos emocionados hacia tan esperado lugar y así pues, tomamos carretera hacia El Grullo, después tomamos la desviación hacia la población de El Aguacate, antes de llegar a dicha población leímos un letrero un poco maltrecho que anunciaba qué dirección tomar: “Rancho Cucuciapa”. Crecía ya la emoción, por fin minutos más tarde llegamos al mencionado rancho, contactamos a la persona que sería nuestro guía e iniciamos la caminata hacia las grutas, por un sendero que íbamos haciendo al caminar, pues la hierba estaba verde y copiosa, pasamos por una lagunita artificial y comenzamos a subir por un cerro un poco empinado, en el camino pudimos apreciar raras piedras que abundan en ese lugar, era como si algún gigante hubiera tomado un puñado bastante grande de piedras y las hubiera unido con mortero, muy intrigantes al igual que hermosas, hubo uno que otro pequeño incidente, los niños mostraban tanto su interés y emoción por conocerlas que a cada minuto preguntaban “¿ya merito llegamos, ya merito?”, fue un trayecto de 20 o 30 minutos que para ellos fue una eternidad.
Al fin, ¡wow, fue impresionante, espectacular!. Estaba allí, majestuosa, soberbia: la entrada a la gruta. No se hicieron esperar los gritos de júbilo, de alegría, pues logramos lo que con tantas ansias deseábamos conocer, creo que no tengo las palabras exactas para describir lo fascinante que nos pareció la entrada, con sus piedras enormes como bloques que alguna tribu labró, acomodándolas de una manera que descarta la idea de que la naturaleza las haya acomodado al azar, inmediatamente las poses comenzaron a fluir y los flashes a destellar, para almacenarlas en una memoria ajena a la nuestra, para después poderlas mostrar a cuanta persona se interesara por las grutas.


Después comenzamos la exploración de la gruta, estaba totalmente oscuro, al inicio había uno que otro murciélago, pero rápido emprendieron huída. Así el grupo que conformábamos tanto adultos como niños, nos adentramos con linternas en mano y no se hicieron esperar las fotos, -"¡ mira, que bonito, wow!"-, -"tómame una foto aquí, otra más allá"-. Estábamos tan pasmados por tanta belleza que inmediatamente sentimos que nos trasladamos a otro lugar, no podíamos creer que existiera tanta riqueza natural en esta nuestra región, tantas formaciones rocosas que con el paso de los años se han estado fraguando, estalactitas y alguna estalagmita, que se forman gota a gota, tan únicas, de incomparable belleza.

Por fin llegamos al otro extremo de la gruta, que no dista más de 200 metros de donde iniciamos el recorrido. Durante el trayecto pudimos apreciar, entre otras cosas, 2 hoyos situados en la parte de arriba de la cueva, - "no cabe ningún animal, cuando mucho cabrá una persona"- dijo el guía.
Después de admirar tanta belleza que la naturaleza ha esculpido con la ayuda de nuestro creador, regresamos al extremo de donde tuvo inicio la exploración e iniciamos el descenso al rancho Cucuciapa, para colmar el paladar con algunos de los alimentos que llevamos y felices de haber podido ser testigos de las bellezas que existen en nuestra región. Cabe mencionar que no es el único lugar que podemos visitar junto con nuestras familiar y amistades, es un poco ridículo que habiendo tantos lugares de incomparable belleza, muy próximos a nuestro hogar, deseemos visitar los destinos turísticos más comentados de nuestro país como Vallarta, Cancún o Acapulco, conozcamos primero los destinos turísticos y poblaciones a veces pintorescas de nuestra región y después vayamos a los nacionales.
Para ver más fotos de esta excursión a las grutas de Cucuciapa visita http://www.facebook.com/profile.php?id=1144833538#!/album.php?aid=2091437&id=1144833538
Publicar un comentario en la entrada