sábado, 9 de octubre de 2010

Francisco Michel Cobián

Nació en la pequeña población de El Palmar de los Pelayo el 9 de octubre de 1914, hijo de don Teófilo Michel y doña Inés Cobián, gente humilde dedicada a las labores del campo.
Con nostalgia pero con gran satisfacción recuerda aquellos tiempos cuando a su casa acudía el maestro Ofrecino, cantor de la iglesia de Autlán, para enseñar solfeo a su padre, quien también fue trompetista y violinista. Ahí inicia don Francisco, a edad muy temprana, su acercamiento con la música.
Sin embargo, debido a la precaria situación en la que vivían, decide trabajar en el campo para reunir dinero y seguir con sus clases de solfeo.
Al incursionar en la música maneja el barítono, el trombón, el bugle mi bemol y finalmente decide tocar la trompeta porque, aparte de parecerle de un sonido extraordinario, este instrumento se adapta a cualquier grupo o género musical fácilmente.
Su primer trompeta de marca Cornetín Con la compró con el dinero que recibió de la venta de los animales domésticos que tenía en casa. Su tercer trompeta fue un regalo del general Marcelino García Barragán, en reconocimiento a su trayectoria y capacidad.
Su integración a la vida profesional musical fue en 1933, a la edad de 19 años, como cantante de la banda municipal de Autlán. Para ello se había propuesto aprender solfeo, pero la atinada observación del entonces director don Jesús Martínez le sugirió tomar un instrumento, que podía ser barítono o trompeta. Don Francisco se decidió por el barítono por ser el más difícil, ya que le gustaba enfrentarse a los retos musicales. Más tarde fue ascendido a trompetista en ausencia de un elemento de la banda y, con el apoyo de su director, se instaló definitivamente; se apasionó tanto por este instrumento que ya no lo abandonó jamás, llegando a ser el mejor trompetista de la región.
Como miembro de la banda municipal de Autlán estuvo un poco más después de la muerte del que fuera sucesor del director Jesús Martínez, don Jaime Gómez, hasta el año de 1990. Durante esta época concurre con esta banda a dos concursos estatales entre los años 1980 y 1985.
También se destaca su participación activa en la orquesta de jazz del director Moisés Casillas desde 1936 hasta 1965, en Autlán.
Por estos mismos años colaboró reforzando las distintas bandas de la región en los municipios de Villa Purificación, La Huerta, Cihuatlán, Casimiro Castillo, etc.
Fue integrante de la banda de guerra Autlán durante más de 30 años, perteneciente entonces a la CTM, ahí destacó como sargento, en los últimos años se integraron sus hijos Francisco, Pedro y Roberto.
Por dos décadas en Autlán fue secretario general del Sindicato de Filarmónicos de la CTM, una década más como secretario de honor y justicia del mismo sindicato; ocupó también la secretaría de trabajo.
Fue cofundador del tradicional mariachi Michel con su hermano Nicolás. A la postre sus hijos Pedro y Francisco formarían el mariachi Los Hermanos Michel.
Don Francisco Michel Cobián recuerda haber acompañado a músicos destacados, como los maestros Luis Quilín y Enrique Cuéllar, ambos violinistas, a don Miguel Espinoza, saxofonista y a quien se debe el nombre de una calle en Autlán, al también saxofonista El Cachas y a Primo Medina, entre otros.
Tuvo el honor de acompañar al reconocido actor y cantante Pedro Infante en 1942, en el entonces Teatro Mutualista y en el Salón Palacio, así como también a Adán Corona, músico y compañero por muchos años. Esta experiencia la guarda en su memoria de forma especial porque siempre ha admirado a Pedro Infante, ya que lo consideraba un artista muy completo y capaz, musicalmente hablando.
Don Francisco Michel Cobián es un privilegiado de la vida y la música. Hoy tiene el honor de ser el único integrante de la banda municipal de Autlán de la primera generación que aún vive, de los 35 elementos que la formaron.
Para él "la música es un arte que nace del corazón" y aconseja a los músicos actuales que conozcan el solfeo, a fin de entender verdaderamente la música.
En el año de 1992 guardó su trompeta y se retiró de la música por cuestiones de la edad, después de haber entregado toda su vida y pasión por ella.
Texto proporcionado por el regidor de Arte y Cultura de Autlán.
Publicar un comentario en la entrada