domingo, 4 de octubre de 2015

Lavinia Negrete en Nocheztli 2015


La de ayer, penúltima jornada del festival Nocheztli 2015, aparecía como una velada cumbianchera, guapachosa, para bailar. Los tres últimos, de cuatro, grupos musicales, así lo confirmaban: las sonoras Michel (de Autlán) y Dinamita (la "más original" que ha venido al pueblo en los últimos años, según un espectador), además del grupo San Juan Project, esperado por un sector del público desde anteriores ediciones del festival.
Ante semejante expectativa, parecía difícil que una propuesta como la de la grullense Lavinia Negrete, incluida, para mayor menoscabo, al inicio del programa, tuviera siquiera un poco de atención del público.
No fue así. No solo comenzó su presentación con el auditorio más numeroso para un inicio de jornada en esta edición del festival, un poco más de 100 personas, sino con el intercambio y apoyo de ese público que solo puede tener una artista ya reconocida en este medio. Las ovaciones y aplausos de la corta media hora de concierto se convirtieron en gritos de ¡Otra! al término de la misma, que se quedaron en el aire ante la invitación del maestro de ceremonias a "relajarse" con una bebida. Total, "hasta la ciruela pasa".
Fueron cinco las piezas que Lavinia interpretó, acompañada por un grupo conformado por Martín Rivera en el bajo, Guti Robles en las percusiones, Jaime Vigil en el violín y Daniel Flores (director de la Sinfonica de El Grullo) en el saxofón y clarinete. La mayoría de las piezas compuestas por ella misma, que nos llevaron por ritmos de jazz, trova y hasta danzón y letras sobre el amor, la terrible vida en la ciudad y hasta el ambiente del mercado de La Merced, incluyendo una primicia ("nadie la había escuchado antes, excepto los músicos") que aparecerá el 7 de enero próximo en su siguiente disco.
Publicar un comentario