lunes, 2 de febrero de 2015

Refranero 3: Ya huele a petate

La antigua plaza de petates. Foto colección de Adán Corona.
Uno de los dichos más arraigados en Autlán y que además tiene un sabor plenamente local y una vigencia plena es el conocidísimo "ya huele a petate". Se utiliza en todos lados durante los meses previos al Carnaval, sobre todo cuando en la plática se hace una referencia, aunque sea vaga, a algún aspecto de la siguiente edición de la mayor fiesta de Autlán. Un ejemplo:

"- Ya andan unos trabajadores pintando las líneas amarillas de las banquetas del centro.
 - Órale, ya huele a petate."

El dicho no hace referencia a que durante el Carnaval algunos acostumbren fumar vegetales extraños o a la actividad sexual promiscua (por aquello de que el uso básico del petate es el de sustituto de una cama). Su origen es un verdadero olor a petate que se hacía presente antiguamente en el actual centro de Autlán en los días previos a esta festividad, disponiendo los ánimos de los habitantes a la alegría y la fiesta.
Este olor provenía de la construcción de la plaza de toros trashumante que sirvió para los festejos taurinos hasta antes de que existiera la Alberto Balderas. Cuando ya faltaba poco para el comienzo del Carnaval, los organizadores armaban la plaza con una estructura de madera, forrada posteriormente con petates, que servían como techo y asiento para los asistentes. Desde que se levantaba la estructura y se comenzaba a forrar, el olor del petate ya se sentía en sus alrededores.
En 1939, según don Ernesto Medina Lima, la Junta de Mejoras Materiales, presidida por don José Íñiguez, compró el terreno donde se asienta la actual plaza de toros. Antes de eso, la plaza de petates se construyó en distintos terrenos: donde actualmente está el mercado Juárez, el barrio de Los Huizilacates (cerca de la UPN), la Alameda, la calle Corona Araiza entre Nicolás Bravo y Gómez Farías y la cuadra donde ahora está la plaza Vista del Sol.
Hay una versión que dice que la forma de construcción de la plaza La Petatera, de Villa de Álvarez, Colima, se importó de Autlán, aunque no existe confirmación para esta afirmación.
Publicar un comentario en la entrada