miércoles, 4 de febrero de 2015

Historia del Carnaval en la Semana Cultural Taurina


Hoy, en la segunda noche de la VIII Semana Cultural Taurina, el cronista de Autlán, MH Rafael Cosío Amaral, dio una charla en el auditorio Hermilio Hernández con el título El Carnaval de Autlán desde una nueva perspectiva histórica. El evento comenzó a las 20:15 hrs., con una asistencia de alrededor de 40 personas.
El maestro Cosío comenzó su plática dando una posible versión del origen del nombre del toro de once, ubicándolo en la costumbre sudamericana de "tomar once" o "hacer las once", que corresponde a tomar un descanso a media mañana tomando alguna bebida alcohólica. Aseguró no haber encontrado documento alguno que demuestre que el nombre del toro de once hace referencia a la hora en que se celebraban los jaripeos o a la cantidad de toros que se jugaban en esos eventos, a los que la opinión popular designa como antecedentes de los toros de once actuales.
También disertó sobre el origen de las corridas de toros en México, que se realizaban originalmente en las plazas principales de las ciudades.
La parte principal de la charla consistió en la exposición de la propuesta del cronista de una nueva catalogación cronológica de los Carnavales, según su forma de organización. En esta propuesta la historia del Carnaval se divide en tres etapas: la primera, de 1831 a 1920, sería la de "los incipientes Carnavales" o "Carnavales de presunción", en los que los hacendados y ganaderos de la región acudían a Autlán con sus mejores ganados para "presumirlos", jugándolos en los días previos al miércoles de ceniza.
La segunda etapa, a la que llama "de las reinas designadas" o "los Carnavales de las encopetadas", que eran organizados y protagonizados por la élite de Autlán, en los que se designaban varias reinas por año, siempre de entre las hijas de las familias ricas. Esta etapa abarcaría los años de 1921 a 1951.
La última etapa, en la que se ubicarían los actuales Carnavales, sería la "de las reinas electas" o "los Carnavales con un sentido "popular" y social". Se caracteriza por elegir a la reina mediante votos o recolección de dinero y las utilidades que genera la fiesta se destinan a obras sociales precisas. Abarcaría del año 1952, en que se eligió a la primer reina por este método, a la fecha.
Al final se desarrolló una sesión de preguntas y respuestas, dedicada mayormente a discutir elementos carnavaleros que se han perdido con el tiempo, a los vicios en la organización del Carnaval y a las precisiones por parte de algunos asistentes a los datos que expuso el cronista.
Publicar un comentario en la entrada