martes, 11 de noviembre de 2014

La Xóchitl


Publicado originalmente en Letra Fría el 17 de marzo de 2013.

En el sureste de Autlán, por el rumbo donde ahora confluyen las calles de Corregidora y Vicente Guerrero, funcionó en las primeras décadas del siglo XX una pulquería que llevaba el nombre de La Xóchitl. Según cuentan algunas personas mayores, de ese negocio eran muy conocidos un mural que representaba a una mujer indígena, Xóchitl, y su propia magueyera, que se extendía por el potrero que daba hacia el oriente.
Como pasa en muchas ocasiones, este negocio le dio su nombre a ese rumbo del pueblo gracias a su uso como referencia. Al irse poblando el barrio, el nombre de La Xóchitl sobrevivió de manera oficial en una pequeña privada que quedó dentro del fraccionamiento Puerta de la Costa, que desde los años 70 lleva oficialmente ese nombre.
En 2011, durante la más reciente administración municipal panista, el Ayuntamiento contrató con la empresa SEMEX, SA de CV el cambio de la mayoría de los letreros de la nomenclatura urbana de Autlán. Con un diseño limpio y eficiente, los nuevos letreros incluyen los datos de la zona o colonia, código postal, sector y nombre de la calle. En el caso de que la calle lleve el nombre de un personaje, en la mayoría de los casos el letrero lo muestra completo, con todos sus apellidos. Así, en la calle Juárez aparece el nombre de Benito Pablo Juárez García y en la Obregón aparece Álvaro Obregón Salido, por ejemplo.
Sin embargo, esta nueva nomenclatura no ha estado exenta de errores: en el caso de la privada La Xóchitl, quizás en el afán de poner el nombre completo o por simple ignorancia y falta de supervisión de la autoridad, la empresa colocó un letrero con el nombre de Xóchitl Gálvez Ruiz, la conocida política hidalguense.


Este error y otros que he podido detectar en esta nueva nomenclatura (como el nombre completo del guitarrista Carlos Santana) podrían parecer un hecho sin importancia, una simple ñoñería o, cuando mucho, algo chusco o anecdótico. Yo no lo creo así. Uno de los objetivos de que las calles lleven nombres y no solamente números es preservar en la memoria de la gente a personajes o hechos históricos o significativos, lo que no solamente no se logra con un nombre incorrecto, sino que ocurre el efecto contrario. Un ejemplo de esto es el naturalista Mariano de la Bárcena, sustituido desde hace décadas en la memoria de los autlenses por un inexistente Mariano Bárcenas.
El caso de La Xóchitl es igual de delicado. Ahí se está eliminando un vestigio de la cultura popular de Autlán para sustituirlo con el nombre de una persona que carece de algún mérito para que una calle de cualquier pueblo del país lleve su nombre. Si en la administración que recibió esta nueva nomenclatura no se tuvo el cuidado de supervisar esta adquisición, se impone que la actual la revise minuciosamente y exija a la empresa el cambio de todos los letreros que tengan errores.

9 de noviembre de 2014: Tiempo después de la publicación de este texto en Letra Fría fue retirado el letrero con el nombre de Xóchitl Gálvez. Sin embargo, siguen en su lugar el resto de los letreros que contienen errores.
Publicar un comentario en la entrada