viernes, 21 de noviembre de 2014

El Mural de los Toreros Ilustres


El Mural de los Toreros Ilustres es una obra pictórica del pintor español José López Fernández, Canito, ubicada en la unidad administrativa que se encuentra por la calle Bárcena, muy cerca de la plaza de toros, donde por unos días funcionó el Museo de los Toreros Ilustres, construido por la empresa taurina Casa Toreros y el Ayuntamiento.
El mural y el museo fueron inaugurados el 9 de febrero de 2013, durante el Carnaval. A partir de que las oficinas del gobierno federal volvieron a utilizar este espacio, el mural pasó de ser la pieza central del museo a ser un elemento decorativo de la sala de espera para los usuarios de las dependencias que trabajan en este edificio.
Como el mural no tiene ninguna protección, cualquier persona puede recargarse, rayar y ensuciar de cualquier otro modo el mural, además de colocarle objetos encima o arrimados a la pintura. Esto ha ocasionado que la obra ahora presente manchas en los márgenes inferior y laterales, aparentemente hechas con suelas de zapatos y con manos sucias. Arriba del muro se han colocado objetos (actualmente hay una pieza de plafón que, a juzgar por las telarañas, ya tiene algunos días) que han dañado el enjarre, causando desprendimientos.

Manchas en el margen inferior.

La pieza de plafón.
Manchas de dedos.

Además de esto, pude detectar un par de pintas: una raya hecha con tinta azul en la parte inferior central y el nombre de Ruby, escrito con lápiz, en el lado izquierdo.

Ruby.
Si, como sugirió por escrito el pintor Ricardo Zorrero al Ayuntamiento hace algún tiempo, se hubiera tomado alguna medida de protección para el mural, de indudable valor artístico, la mayoría de estos daños seguramente no existirían. Actualmente no se ha tomado ninguna de estas medidas; de seguir así habrá cada vez más daños a esta obra.
Publicar un comentario