domingo, 26 de octubre de 2014

Pancho Madrigal

En el festival Nocheztli 2013.

Publicado originalmente en Letra Fría.

El pasado jueves por la tarde dentro de la semana cultural del CUCSur (aunque sin haberlo incluido en el programa previamente) se presentó el último libro de Pancho Madrigal: Guasanas. Fabulario de la abuela. Esta ha sido solo la más reciente, no creo que la última, de una larga serie de presentaciones que este artista ha tenido en Autlán en los últimos siete años, lapso en que su relación con Autlán se ha estrechado, haciendo uso de los principales foros que tenemos en el pueblo.
Pancho Madrigal tiene una larga carrera como pintor, con estudios en México y Estados Unidos y como músico folclorista, inventor de los llamados corridos pendencieros: corridos como los que se hacían antes, donde el intérprete (que casi siempre era también el autor) componía el corrido para cantarlo directamente a su público, sin la intención previa de grabarlo, salpicado por comentarios y anécdotas breves y con el condimento de algunas palabras "domingueras", cuyo significado quizás no cuadraba con el texto del corrido pero le daban algo de elegancia. Este tipo de corrido tiene siempre una temática humorística y remite al origen mismo de los corridos, ubicado entre los juglares medievales. Uno de los corridos pendencieros más representativos es el Corrido de la Saxofona o el rapto de las villanas.
Otro tipo de corridos que compone Pancho Madrigal es el de "el anticorrido", por llamarlo de alguna manera: la historia de la gente común, trabajadora y que sortea con esfuerzo las dificultades de la vida cotidiana, posicionando a esta gente en el lugar del héroe del corrido, alejándose de los temas comunes, donde se ensalza la figura del tahúr, del bandido, del borracho, del mujeriego y últimamente del narcotraficante. Un ejemplo de estos corridos es Roberto el albañil, que aparece en el disco Pancho Madrigal y sus intérpretes.
En los últimos años Madrigal ha hecho también literatura, especialmente en el género de cuento. En esta actividad destacan los volúmenes Vihuelero y otros cuentos y el que presentaron esta semana en el CUCSur, ambos ubicados en un ambiente rural. Guasanas… tiene en común con los corridos pendencieros el juego con los significados de las palabras y el rescate del habla popular jalisciense.
Ha publicado también un par de libros de caricatura, entre ellos uno editado por el Colegio de Jalisco, dedicado a la historia de nuestro estado.
El rescate del habla popular jalisciense es una de las mayores aportaciones de Pancho Madrigal a nuestra cultura. En la presentación de su libro en la semana cultural, ante unos 50 estudiantes universitarios, llamó precisamente a no dejar morir los giros, arcaísmos y expresiones del lenguaje local de cada comunidad, aunque su uso a veces sea ocasión para burlas por parte de quienes han caído en la estandarización del idioma que imponen los medios masivos de comunicación.
Ojalá que en sus próximas presentaciones, en Autlán o cualquier otro lugar, su auditorio sea también mayoritariamente de jóvenes y su mensaje sobre el uso del idioma caiga en tierra fértil.
Publicar un comentario