lunes, 9 de diciembre de 2013

Reynaldo Vito Corona Godoy



Texto proporcionado por Sylvia H. Corona.

Nació en Autlán el 15 de junio de 1920 en la casa que ahora ocupa el Museo Regional, murió en agosto de 1999 en México, D.F.
Desde muy temprana edad tuvo una gran pasión y afición por el piano al grado de que cuando su maestra de piano en la primaria se tenía que retirar por algún motivo él tomaba el piano y de manera lírica interpretaba para sus compañeros música popular que él había aprendido de oído de un grupo de la región de Autlán llamado “Los Cantaritos”. En la hacienda de El Grullo donde vivió su familia, había una pianola marca Aeolian Hall, donde comenzó a escuchar en las reproducciones de sus rollos, a los grandes pianistas románticos, a grandes artistas que marcarían definitivamente su gusto y su vocación.
La familia Corona Godoy se trasladó de Autlán a Guadalajara, ahí tomo clases de piano siendo muy joven con su prima, la legendaria pianista y maestra jalisciense Áurea Corona Corona, quien le brindó algunas bases técnicas que le ayudaron a desarrollar su fino sonido que siempre lo caracterizo.
En la época de los 40’s tuvo una gran actividad profesional musical en Guadalajara para trasladarse después a Irapuato, León y más tarde se trasladó a la Ciudad de México en donde interpretó la música popular romántica y vernácula de México en diversos centros nocturnos que en aquella época proliferaban en la gran ciudad.
Reynaldo se volvió gran admirador e intérprete de autores de música romántica como Agustín Lara, Gonzalo Curiel, los hermanos Domínguez y María Greever y llegó a acompañar entre otras a grandes intérpretes y personalidades de la época como Lupita Aldai, María Victoria, Antonio Aguilar, Nicolás Urcelay, el dr. Alfonso Ortiz Tirado, Mario Alberto Rodríguez, Chucho Martínez Gil, Pedro Vargas, Hugo Avendaño, Jorge Fernández, Fernando Fernández, Juan Arvizu, Mario Alberto Rodríguez, Lupita Palomera, Alejandro Algara, Rebeca, las hermanas María Luisa y Avelina Landín, Emilio Tuero, Miguel Aceves Mejía, María Duval, Marilú, Amparo Montes y Las Tres Conchitas.
Le tocó vivir intensamente la época romántica y de oro de las estaciones de radio XEW, XEQ, XEX y XEB en donde la radio era el medo de comunicación masivo más importante en todo el país, en las cuales acompañó en diversas ocasiones a orquestas como la de Everett Holland, José Sabre Marroquín, Mario Ruiz Armengol, Absalón Pérez, Agustín Lara, Chucho Zarzosa, Pablo Beltrán Ruiz, Alberto Domínguez, los hermanos Alfonso y Pedro Morquecho y Antonio Escobar entre otras.
En 1947 ingresó a la XEX, lugar desde donde fue catapultado por fin a la anhelada “W”. Reynaldo llegó a convertirse en director artístico de la estación de radio XEW, originadora posteriormente de la actual Televisa. Como director, una de sus principales funciones era seleccionar a las cantantes que intervendrían en los programas estelares de radio de la época como los de "Choco Milk” y “Sal de Uvas Picot”.
Fue acompañante de los mejores cantantes de México en los escenarios más importantes del país, llevando con gran orgullo la música popular mexicana, de la cual fue un convencido absoluto y la consideró como una de las mejores del mundo. Tuvo su propia orquesta y con sus grupos actuó en numerosos centros nocturnos y teatros. También se desempeñó como afinador y técnico de pianos, oficio que le permitió tener una cierta independencia económica, dadas las circunstancias que han prevalecido hasta ahora en el “negocio” de la música del país.
Como pareja artística de la cantante veracruzana Lupita Corazón, orgullo de Coatzacoalcos, participaron en la ya naciente televisión en diversos programas espectaculares como el de “Max Factor, las Estrellas y Usted”, “Toficos” y los del “Barítono de Argel” Emilio Tuero. La pareja artística y romántica de mis padres, realizó diversos recorridos artísticos de propagación de su arte, ella con su voz y mi padre con su piano, mediante diversas giras en todo el territorio mexicano, llegando incluso a promover nuestra cultura musical más allá de las fronteras en los Estados Unidos, el caribe, Centro y Sudamérica y el oriente como en Japón y Filipinas.
Vicente Garrido describe el ambiente en el café de la XEW al medio día donde se juntaban toda la familia artística:
“Estábamos ahí los principiantes como yo y los consagrados como Pedro Vargas y Fernando Fernández. Nos juntábamos los pianistas Reynaldo Corona, Alvarito, Miguel Pous, Juan Bruno Terraza, Chalo Cervera. Y se preguntaban entre ellos: "¿Oye, me puedes cubrir porque tengo un banquete?", así se ayudaban mucho entre ellos."


SUERTE DESDICHADA
(Letra y música compuesta por REYNALDO VITO CORONA CARLOS DE GODOY)
Aquel amor tan grande
que me jurabas a mí
se fue con la mentira
y marchitó mi existir
Aquel amor tan grande
que me enseñó a ser feliz
se fue con la esperanza
dejándome en el alma
la pena de vivir
Hoy siento que en mi vida
tu amor no cuenta nada
fue sólo una mentira
o suerte desdichada
Aquel amor tan grande
que me enseñó a ser feliz
se fue con la esperanza
dejándome en el alma
la pena de vivir
Publicar un comentario en la entrada