miércoles, 12 de febrero de 2020

Cosas de papeles viejos 19: los músicos autlenses se quejan de la competencia foránea durante el Carnaval


En estos días la protesta de algunos músicos autlenses contra el gobierno municipal por la prohibición del uso de equipos de sonido en el Callejón del Vicio se ha vuelto muy popular. Como casi cada asunto relacionado con el Carnaval este ha provocado encendidas polémicas y posicionamientos enérgicos a favor o en contra de los músicos o de los vecinos del Callejón, que esgrimen su derecho a vivir en paz en los días de fiesta.
Bueno, pues el malestar de los músicos de Autlán por algo que ocurre en el Carnaval no es nuevo. En 1951 el Sindicato de Músicos se dirigía al profesor Francisco Espinosa Sánchez, presidente municipal de Autlán y además músico de profesión, para solicitarle ayuda contra la competencia de los músicos libres que visitaban el pueblo durante los días del Carnaval, cuyo trabajo menoscababa los ingresos de los locales, según consta en un oficio que se resguarda en el Archivo Histórico Municipal. El tono en que se dirigen al presidente es muy respetuoso, contrastante con el que utilizaron los músicos de 69 años después.
El oficio, en el que el sindicato solicita ayuda u orientación sobre el tema, dice textualmente lo siguiente:

"En sesión ordinaria de esta H. Organización, se acordó dirigirnos a Ud. con todo respeto, presentando a su consideración lo siguiente:

Los filarmónicos libres que durante las fiestas de Carnaval nos visitan, invaden nuestras actividades con perjuicio de nuestros agremiados, lo cual nos presentan un problema de importancia, ya que es el único tiempo en que nosotros tenemos más trabajo, que nos permita cubrir nuestras imperiosas necesidades.
Deseamos que todos estos elementos que vienen de fuera, trabajaran de acuerdo con nuestra Organización, de tal manera que no suframos perjuicios, ocurriéndosenos que solicitaran permiso para trabajar a nuestra organización, previo pago de una cuota que persiviera (sic) nuestro Sindicato para su mejoramiento, o bien que Ud. nos orientara en qué forma pudiéramos nosotros beneficiarnos sin perjuicio de nadie.
Todo lo que en bien de nuestro sindicato pueda Ud. hacer o aconsejarnos, se lo agradecemos".

El oficio está firmado el 22 de enero de 1951 por el secretario general, el trompetista Francisco Michel, y el secretario del Interior, Alejandro Hernández.

No hay comentarios: