viernes, 7 de abril de 2017

Clausura de la temporada 2017 de la Orquesta Sinfónica Juvenil de El Grullo


Esta noche, en una repleta Aula Magna del CUCSur, terminó la temporada de cuatro conciertos que la Orquesta Sinfónica Juvenil de El Grullo, dirigida por el profesor Daniel Flores Regalado, ofreció en Autlán. El concierto comenzó minutos antes de las 19:30 hrs.
A diferencia de los tres primeros conciertos, en esta ocasión la orquesta estuvo acompañada en el escenario y durante todo el concierto, por los coros municipales de El Grullo y de Tonaya, dirigidos por los profesores Kamuel Zepeda y Joaquín Larios, respectivamente. Por lo tanto, el programa fue confeccionado con piezas propias para coro y para cantante solista, de diversos géneros: la velada arrancó con O Fortuna, de los Carmina Burana, con algunos defectos en la coordinación entre los coros y la orquesta, problema que fue dejándose atrás a partir de la segunda pieza, Gloria, de Antonio Vivaldi.
El repertorio siguió con otra pieza religiosa: Aleluya, de Haendel, para continuar con Barcarolle, de Jacques Offenbach. Con el acompañamiento como solista del tenor Joaquín Larios, la orquesta interpretó enseguida O sole mio, de Eduardo di Capua; para seguir con la Habanera de Bizet, interpretada magistralmente por Laura Espinoza como solista. Joaquín Larios regresaría enseguida a las tablas para realizar una accidentada interpretación de Júrame, de María Grever.
Después de Nabuco, de Verdi, en la que ya no participaron cantantes solistas, regresó Joaquín Larios a cantar nada menos que Granada, de Agustín Lara, haciéndolo tan bien que quedó olvidada su salida anterior. Con Guadalajara, de Pepe Guízar, y Cielito lindo, de Quitino Mendoza, terminó el programa anunciado en los programas de mano aunque, como sabíamos los que asistimos a los anteriores conciertos, la velada seguiría adelante.
Después de un acto protocolario en que se entregaron reconocimientos a directores y ejecutantes, escuchamos cuatro piezas más: Por ti volaré, de Lucio Quarantotto, con las cantantes María Grajeda y Brenda Vargas, el Danzón no. 2 de Arturo Márquez, con el maestro Kamuel Zepeda al piano, Cielito lindo, con una buena parte del público fungiendo como coro (fue un efecto acústico impresionante) y, por último, O Fortuna.
Publicar un comentario