domingo, 4 de septiembre de 2016

El Autlán de ayer en voz de sus personajes


En el marco de las Fiestas Patrias, esta tarde se desarrolló en el centro de Autlán un recorrido dramatizado, con el título "El Autlán de ayer en voz de sus personajes". Organizada por la Junta Patriótica y el Museo Regional, esta actividad puede definirse como un híbrido entre un recorrido turístico y una lección de microhistoria.
A las 19:45 hrs. el grupo de aproximadamente 20 participantes que nos reunimos en el atrio de la parroquia del Divino Salvador iniciamos el recorrido guiados por Jerónimo, un habitante de Autlán de principios del siglo XX vestido de riguroso calzón de manta. Él nos llevó a diversos puntos del centro de Autlán, donde nos explicó lo de relevante que ocurrió ahí y, en algunos casos, nos presentó a personajes de nuestra historia local que vivieron o trabajaron en alguno de esos lugares. Así, comenzamos visitando el lugar que ocupara la tienda El Gran Número 8, de don Gumersindo Alatorre (padre de Antonio), en la esquina de las actuales calles de Margarito González Rubio y Miguel Hidalgo. De ahí pasamos a la pensión Corona, hoy Casa Universitaria, donde conocimos a la niña que ahí se aparece y que nos acompañó en el resto del paseo.
Caminamos hacia el poniente para doblar a la derecha en la calle de Antonio Borbón y volver a doblar en el mismo sentido en Carrillo Puerto para llegar a la casa que fue primera sede de la Secundaria por Cooperación Número 12, hoy López Cotilla. Ahí platicamos con don Jaime Llamas García, quien nos contó sobre su vida y sobre su impulso a la educación en el pueblo.

Jaime Llamas.
Volvimos sobre nuestros pasos para regresar a la calle Borbón y detenernos un momento frente a la casa abandonada cuyo último uso fue como Centro Cultural Autlán y donde la maestra María Mares nos recibió para platicarnos sobre la Escuela Superior para Niños, que funcionó ahí en la primera mitad del siglo XX y donde hicieron sus primeros estudios algunos de los autlenses más destacados.

María Mares.
Caminamos otra vez hacia el poniente por la calle de Mariano Escobedo para llegar al Museo Regional. En la puerta ya nos esperaba el doctor Vidal Corona. Él nació y vivió en esta casa que hoy alberga al museo y estableció ahí su consultorio, según nos platicó.
Seguimos un poco más sobre la calle de Morelos para visitar la magnífica casa particular que a mediados del siglo XX fue la segunda sede del IMSS en Autlán. Ahí el doctor Daniel Ruiz Villalobos nos contó parte de su biografía y sobre los servicios médicos en Autlán.
Un poco más al sur llegamos al portal Hidalgo. Ahí, afuera de la sucursal de Farmacias Guadalajara, estaba el doctor Adán Uribe quien, de manera por demás amable y amistosa, nos explicó que ahí mismo estuvo establecida su botica, en la que preparaba los remedios que su numerosa clientela le solicitaba y donde atendía sin cobrar a quien no podía pagarle.

Adán Uribe.
Pasamos al otro extremo del portal con la intención de cruzar el jardín Constitución cuando, para nuestra sorpresa, encontramos a don Clemente Amaya tocando al violín Viva Autlán, la marcha que actualmente representa a nuestro pueblo. Con él no cruzamos palabra (no nos atrevimos a interrumpirlo, conociendo de oídas su carácter); atravesamos el jardín para llegar al portal Morelos, donde Jerónimo nos contó lo bien que se ponían en sus tiempos las cenas y fiestas en el restaurante El Prado, hoy conocido como Nápoles, fundado en 1958. Para no quedarnos con la pura plática, subimos al restaurante. Ahí nos encontramos al trío formado por Ramoncito Corona, Moisés Casillas y Chico Fuentes (piano, violín y contrabajo) tocando Bésame mucho.

Música en vivo.
¿Qué voces guardan los añosos muros de adobe del centro de nuestro pueblo, esos que vemos al pasar todos los días? ¿Qué historias podrían contarnos?
Publicar un comentario