jueves, 15 de diciembre de 2011

Inventario de monumentos 11: Busto de la maestra Francisca García Mancilla





En el año 1992, poco después del fallecimiento de la profesora Francisca García Mancilla, en la escuela primaria 20 de Noviembre (que ahora lleva el nombre de la maestra) se inauguró un pequeño monumento a su memoria.

Se trata de un busto de tamaño natural fabricado en metal y pintado de color dorado. Colocado sobre un sencillísimo pedestal de ladrillo revestido y pintado de blanco, de más o menos metro y medio de altura, el busto representa a la maestra como recuerdan haberla visto siempre quienes la conocieron: vestida y peinada con completa sobriedad y con un gesto adusto en su rostro. Sobre la parte frontal del pedestal está montada una placa con la leyenda "A la ameritada maestra Francisca García Mancilla".



El estado general del monumento es bueno, sin señales de vandalismo o abandono, aunque el pedestal ya luce un poco sucio. La placa, en cambio, se ve bastante deteriorada, con picaduras por humedad en la parte inferior, donde se leen los apellidos de la maestra.

El monumento está colocado dentro de una jardinera con rosales (uno de ellos dificulta la vista de la placa), en una esquina del patio de la escuela, como presidiendo las actividades que se realizan ahí.

La profesora Francisca García Mancilla nació en el rancho El Cabrito del municipio de Autlán en 1895. En 1945 fue nombrada directora de la naciente primaria 20 de noviembre, donde trabajó hasta su jubilación en 1977. También destacó como dirigente social, organizando la Liga Femenil Socialista, el Sindicato de Trabajadores de Molinos de Nixtamal y el de Trabajadores de las Fábricas de Cigarros Torcidos a Mano. En 1967 recibió la medalla Ignacio Manuel Altamirano al mérito docente, siendo secretario de Educación Pública el escritor Agustín Yáñez.


Publicar un comentario