jueves, 26 de febrero de 2009

*** (ponle nombre a tu realidad) ***


Ocultos tras la película diaria
Nos acribillan el corazón y la cabeza
Comemos de su mano sin saberlo
Nos engañan con la sonrisa comprada en el sitio de los grandes mentirosos,
Y a la par nos dan hambre y nos quitan tranquilidad
Llenan de pólvora las calles
El hogar de frío y miedo
Los ojos pequeños preguntando que significa ese pan de cada tarde
Mientras la puerta se cierra a las 6 en punto.
Se esconden tras el mito “democracia”
Y toda la culpa es nuestra a la caída
Por haber regalado la fe voto.
Vivimos así, en la suave patria de López Velarde
Que poco a poco se vuelve áspera y ruda,
Triste...
Sonia V.
Publicar un comentario