sábado, 5 de marzo de 2016

Colores de mi Tlacotalpan

Melodía

"Melodías de mi pueblo que engalanan mi tradición..."
Fragmento del poema Melodía.

Esta noche en el Museo Regional se inauguró la exposición Colores de mi Tlacotalpan, de la pintora veracruzana Isolda Castro. El acto se desarrolló ante unas 50 personas y comenzó a las 20:15 hrs.
Aunque más que una simple inauguración, lo de hoy fue una muestra de la cultura veracruzana que incluyó pintura, danza y gastronomía. Todo comenzó con la participación de dos parejas del ballet folclórico Aotlitlán ejecutando las piezas Veracruz y La bruja, sobre una pista grabada y con la sorpresa y el aplauso generalizado del público. Enseguida el artista autlense Pedro Amador, curador de la exposición, habló sobre las vanguardias pictóricas de principios del siglo XX, en especial del expresionismo, como formas no académicas de plasmar sentimientos y emociones mediante los colores, comparándolas con la obra expuesta. Sobre la obra de Isolda Castro, la definió como "un arte increíble, bellísimo" y dijo que la autora "pinta a partir de la esencia" y refleja la belleza de Tlacotalpan y el Papaloapan y que en su pintura no hay elementos académicos, sino colores y sueños.

Ballet Aotlitlán.

La autora de la exposición leyó tres de los poemas que acompañan a cada una de sus pinturas y que las complementan mediante las palabras: Sueños, Como las redes y Mujer virtuosa, para enseguida agradecer a los presentes por su asistencia y evocar a su natal Tlacotalpan y la belleza de su entorno.
Para cerrar el acto de inauguración el ballet interpretó los sones del Tilingo lingo y La bamba.
Cuando hablo de la evocación que Isolda Castro hizo de Tlacotalpan no me refiero solamente a lo que dijo frente al micrófono: las 31 pinturas que exhibe desde hoy en Autlán son, además de una explosión de color y alegría, una constante muestra de amor por su tierra y la esencia del bajo Papaloapan. Mediante trazos gruesos y aparentemente ingenuos, alejados de la perfección académica en la forma o la proporción, Isolda Castro hace una exaltación del alma tlacotalpeña: no hay un cuadro donde no aparezcan el río, las mariposas, la música, la gente o las calles y su proverbial colorido, aún en las piezas más íntimas, como Sueños y Mujer. Producidos con la esencia cultural del sur de Veracruz, los cuadros que conforman esta exposición son una muestra fiel de la belleza y alegría de aquel rincón del país.


Al final los asistentes pudimos probar tamales jarochos y los pegadores toritos de coco y de cacahuate, bebidas preparadas también por Isolda Castro, quien tiene un restaurante de comida típica en Tlacotalpan.
Colores de mi Tlacotalpan estará disponible en el Museo Regional hasta el 30 de abril.
Publicar un comentario en la entrada