martes, 1 de octubre de 2013

Octubre en Autlán

El Coajinque durante el huracán Jova. Foto de Guillermo Tovar Montes.


El mes de octubre de 2013 comienza en Autlán bastante tranquilo, con un clima todavía cálido pero sin amenaza de lluvias próximas. Tanto, que algunas personas creen que el temporal ya terminó y estamos entrando a la recta final del año, rumbo a la temporada navideña.
Sin embargo, es bueno hacer un alto y mirar en retrospectiva hacia los datos históricos que dejaron nuestros cronistas. Si lo hacemos, podremos ver que el mes de octubre en Autlán no ha sido de lo más tranquilo y, por el contrario, nos ha traído eventos tristes de recordar pero que deben permanecer en nuestra memoria. En los últimos 200 años, nuestra microhistoria registra por lo menos cinco desastres naturales que afectaron enormemente al pueblo y que ocurrieron en octubre, convirtiéndolo en el mes con más incidencia de estos fenómenos:

En sus Crónicas de Autlán de la Grana, Jalisco, don Ernesto Medina Lima menciona que el 11 de octubre de 1847 se registró aquí un fuerte terremoto que causó cuantiosos daños materiales y que motivó que el cura de Autlán, José Antonio Macías, proclamara a san Francisco de Asís patrono contra temblores.

87 años después, el 15 de octubre de 1934, según el mismo cronista, azotó a Autlán un fuerte huracán con intensa lluvia que provocó que se desbordaran todos los arroyos. La calle Honda, hoy llamada Abasolo y Mariano de la Bárcena, se convirtió en un arroyo más, tan caudaloso que solo podía cruzarse a lomo de bestia o ayudándose con cables que se tendían de una acera a otra, amarrados en los postes o en las rejas de las ventanas.

Otro ciclón llegó una década después, el 6 de octubre de 1944. En esa fecha, siempre según don Ernesto, comenzaron tres días de lluvia que provocaron el desbordamiento de El Coajinque y El Cangrejo y la caída de más de cien casas.

Más recientemente, sufrimos el terremoto del 9 de octubre de 1995, que la mayoría de quienes leamos estas letras seguramente recordamos. Con una intensidad de 8.0 grados y epicentro frente a las costas de Colima, este temblor dejó 1,437 fincas afectadas, entre ellas edificios emblemáticos como la parroquia del Divino Salvador, la preparatoria regional, el seminario, las primarias Francisca García Mancilla y Amador Velasco, el asilo de ancianas y el edificio Hanón, entre otros, que tuvieron que ser, en su mayoría, reconstruidos. Este sismo cambió en buena parte la fisonomía de Autlán.

Por último y ya muy cerca en el tiempo, recordamos al huracán Jova, de categoría II, que pegó en Autlán el 12 de octubre de 2011. Provocó una precipitación pluvial de 500 mm., con el desbordamiento de los arroyos El Coajinque y El Cangrejo. Resultaron afectadas 2,300 casas de 19 colonias, además de daños en calles, caminos e infraestructura urbana. Se evacuaron zonas aledañas a los arroyos y se instalaron albergues en el salón Mutualista, en el DIF, casino Ejidal, Cruz Roja, casino Cañero y la ex tienda CONASUPO de la colonia Azucarera.

Además, y aunque no ocurrió en Autlán, la revista Informina recuerda que el 26 de octubre de 1956 aproximadamente 30 camiones fueron arrastrados por el río Marabasco mientras esperaban cruzar rumbo a Manzanillo. Algunos de ellos llevaban manganeso extraído de la mina de San Francisco, en Autlán, por lo que su pérdida también afectó, aunque indirectamente, al pueblo.

Así que históricamente octubre ha estado lejos de ser un mes de calma para los autlenses.
Publicar un comentario