martes, 8 de octubre de 2013

Perspectivas


Desde 1995 la Semana Cultural Universitaria ha sido uno de los pocos espacios dedicados preponderantemente a la difusión de las expresiones artísticas y el único realizado regularmente y sin interrupción desde entonces.
Dentro del marco de la semana cultural, en Autlán cada año hemos podido apreciar pintura contemporánea, asistir a presentaciones de libros, conciertos y representaciones teatrales de buen nivel (en ocasiones los únicos que se presentan aquí en todo el año) y, en general, casi cualquier tipo de expresión artística, con la participación de artistas locales, nacionales y extranjeros y con una amplísima variedad de géneros. Esta vocación de la semana cultural la comprueban algunos de sus lemas de ediciones pasadas, como Arte: lenguaje del alma, de 2007, o Fusión de las artes, de 2009.
Aunque generalmente se agregan a la semana cultural actividades no relacionadas con las artes, como la serie de conferencias que se dictaron en 2010 por académicos del CUCSur, éstas siempre tenían un papel marginal. Desafortunadamente, para la edición XIX, que comenzará el próximo lunes 14 de octubre, la semana cultural tendrá un tema diferente a las artes (los 60 años del voto femenino en México) y la mayoría de las actividades serán sobre el tema denominado “perspectiva de género”, con talleres, conferencias, obras de teatro y proyección de películas con este sesgo. Esta vez las actividades de difusión artística serán las marginales.
No está mal que quienes promueven una actividad o proponen un tema a la discusión en la opinión pública busquen apoyarse en el prestigio que tiene o en la atención que genera una actividad como la semana cultural. Lo lamentable es que sus organizadores les entreguen prácticamente todo el espacio, con menoscabo de su identidad y tradición.
Espero que este detalle sea tan efímero como la ocurrencia del llamado “Festival Cultural de la Grana”, nombre con el que se pretendió llamar a la semana cultural en la triste administración del rector Carlos Orozco.
Publicar un comentario