lunes, 25 de febrero de 2013

Inventario de monumentos 17: Los árboles del Centenario y del Bicentenario


Cerca de la esquina noreste de la Alameda, donde hacen esquina las calles de Constitución y de Mariano de la Bárcena, se encuentra un monumento que conjuga intenciones ecológicas e históricas. Se trata de los árboles conmemorativos del Centenario de la Revolución y del Bicentenario de la Independencia de México, plantados en ese lugar el domingo 6 de junio de 2010, en una ceremonia alusiva al Día Mundial del Medio Ambiente que además se inscribió dentro de las celebraciones del Bicentenario.
Ubicado justo a la vera del andador que se construyó en la Alameda hace un par de años, el conjunto está señalado por una placa metálica montada sobre un muro de unos dos metros de altura. La placa contiene la siguiente leyenda:

EL H. AYUNTAMIENTO DE AUTLÁN 2010-2012, y
la COMISIÓN MUNICIPAL DE FESTEJOS

hoy plantan estos dos árboles conmemorativos al:

Bicentenario de la Independencia
y
Centenario de la Revolución Mexicana
en el marco de los festejos de estas magnas celebraciones y hacen entrega del primer
"Inventario de la riqueza forestal de Autlán de La Grana"
con el propósito de fomentar en el pueblo una conciencia ecológica que nos permita
transformar nuestra imagen citadina, incrementar nuestras áreas verdes y mejorar
nuestro entorno ecológico para bien de nosotros los autlenses y de las generaciones venideras.
Autlán de La Grana, Jalisco, 5 de junio de 2010.
Día Mundial del Medio Ambiente.



La placa tiene en su esquina inferior izquierda el logo de la administración municipal 2010-2012, al centro la bandera de Autlán y del lado derecho el logo de la Comisión Municipal de Festejos del 2010. Desde el andador se puede uno acercar a la placa para poderla leer valiéndose de unas losetas colocadas a modo de camino, probablemente para evitar el lodo de la temporada de lluvias.


A los lados del muro están dos jardineras circulares, cada una con uno de los árboles conmemorativos. El de la izquierda es una rosamorada y el de la derecha una primavera, elegidos por ser especies que se dan bien en la región. Actualmente alrededor de cada árbol hay otras plantas de ornato: palmas en el caso de la primavera y rosales ¡y un papayo! en el de la rosamorada.

Rosamorada
Primavera

Se puede decir que el estado general del monumento es bueno. Los árboles aún son jóvenes y no son todavía muy llamativos, pero se notan bien cuidados, lo mismo que las jardineras. Además, no se ve basura en los alrededores ni dentro de las jardineras.
Lo que da al traste con la imagen del conjunto es el vandalismo que ha sufrido, sobre todo en el muro y la placa. Aunque esta última no está rayada ni sus letras borradas, tiene un pegote en la parte donde va la fecha y los últimos renglones de la leyenda, que parece ser el residuo de alguna calca que se le pegó ahí hace tiempo. La barda presenta además algunas pintas, aunque parecen fáciles de lavar por estar hechas con lápiz o bolígrafo.
Los dos árboles fueron incluidos en el Inventario de la Riqueza Forestal de Autlán de la Grana, editado por la pasada administración municipal, donde se les llama "hermanos gemelos conmemorativos".
Publicar un comentario en la entrada