sábado, 1 de noviembre de 2008

La Caja Sonora



Las historias que giran en torno de la radio para aquellos que somos aficionados generan adrenalina, inquietudes por conocer que existe más allá de un aparato receptor y quienes son esos personajes llamados “locutores” que con su voz imaginamos de distintos aspectos.

Y en este ejercicio inician crónicas que se recuerdan con pasión. . .es conveniente la mención del primer momento en el cual su servidor tuvo la ocasión de visitar una radiodifusora, era el año 2001 y por circunstancias propias de mi afición y amistades y solo como espectador conocí la empresa “Ondas de Alegría” integrante de la Operadora Unidifusión S. A. de C. V., ahí en el núcleo en donde se generan un conjunto de emisoras tanto en Amplitud Modulada como en Frecuencia Modulada con sede en la capital del Estado.

Cabe mencionar que el antecedente hacia ésta afinidad conlleva la existencia de un radio receptor “General Electric” que me acompañó en algún momento de mi infancia además la prevista permanencia de “escuchar” la radio en el interior del ámbito familiar, hábito inducido por mi padre a quien siempre he de recordar sintonizando la emisora en Frecuencia Modulada “Fórmula Melódica” (97.9 mhz).

Situación por demás particular ya que el municipio de Unión de Tula por encima de su ubicación geográfica se ha respaldado con un “sistema de recepción de Frecuencia Modulada” (auspiciado en su mantenimiento por las autoridades municipales en turno), es decir, una “señal” ubicada en un lugar idóneo con las características necesarias tanto de recepción como de emisión cuyo objetivo es “capturar” a ese nivel de altura el cuadrante radiofónico en la banda de FM proveniente de Guadalajara y que posterior a un proceso (que conoce de forma más detallada cualquier Ingeniero en Telecomunicaciones) se permite “enviar” y “amplificar” la onda radiofónica a una densidad de población específica con la variabilidad de potencia del transmisor. . .pero esta es otra historia.

De ahí que de forma constante me haya acostumbrado permanentemente a disfrutar (mucho antes de la existencia de la radio por internet y de la radio en Frecuencia Modulada en Autlán) de una amplia variedad de contenidos, música, locutores y hasta de conceptos radiofónicos novedosos que se daban lugar en Guadalajara, Jalisco, sin necesidad de estar allá.

Era tan ilimitada mi saciedad auditiva que adquirí lo necesario en artículos de telecomunicaciones para continuar “escuchando” la radio, ya no solo figuraba un aparato receptor sino una serie de artefactos que facilitaban la nitidez de las emisoras, en esa práctica nunca obstruí la variedad de estilos, aunque habré de ser honesto, siempre tenemos “gustos culpables” que con la experiencia aceptamos. Era la década de los 90’s y me convertía en asiduo oyente de José Garza y Tomás Rubio (creadores de “El Morro” personaje radiofónico que transformó la radio grupera para dar cabida a “Bandas y Bandidos” espacio en donde se programaba lo mejor del género acompañado de la “nota roja”) de igual forma experimentaron con la “radio novela”, con los programas de orientación “Tira Tu Rollo” (con temáticas tales como la pareja, amigos, drogas, escuela, familia, fobias, gustos, música) y con el origen directo de los “eventos radiofónicos masivos” en el extinto centro de espectáculos “Río Nilo”.

La búsqueda en el dial me ubicó posteriormente en el 100.3 (Super Stereo “La Radio Pirata” actualmente RMX) estación a la que se le guardaba respeto por mantener una línea comercial pero con una amplia oferta musical nacional e internacional desde rock hasta reggae y electrónica y que por el dinamismo de sus locutores (cada cual en su momento) Rocío Gómez, Alex Tavares, Rudy Almeida, César Muñoz, Paty Martínez Talavera, colocaron esta frecuencia en el inconsciente de todos los jóvenes tapatíos. Como dato interesante: en una de ésas visitas a la capital del Estado contabilicé más de 10 automóviles que portaban ya sea en la defensa delantera o trasera o en el cristal posterior una “calcomanía” alusiva a esta radiodifusora ya que una actividad que reunía a radioescuchas por igual en distintos puntos de la zona metropolitana era la conocida “pega” de este adhesivo publicitario que brindaba posibilidades al oyente de participar en sorteos, ganar viajes, asegurar entradas a conciertos, etc.

Con seguridad y expectante en mi relación con la radio en ese ir y venir mi permanencia fue obligatoria ya que me era imposible alejar mis oídos, decidí agudizarlos de tal manera que hace algunos años solo pertenecían a la frecuencia 95.5 “Best Fm”(definida como: adulto contemporáneo) del grupo MVS Radio que a la postre se convertiría en “LA MEJOR” (cuya traducción al español significó el drástico formato grupero).

Ahora que la Radio Cultural (menciónese Radio Universidad de Guadalajara y Jalisco Radio) son incondicionales en mi formación en el desarrollo laboral, ya que es indispensable conocer en donde estás y cuál es el rumbo que se debe seguir como “comunicador” de ideas.

Todas las anteriores referencias reflejan el ¿cómo? y ¿el por qué? de estar al aire en las ondas hertzianas de Autlán y la influencia irremediable que tiene para cualquier individuo lo que se cultiva al interior, sin olvidar y ésto también correspondería a otro apartado: LA LECTURA, que se vuelve sumamente NECESARIA en esta actividad.

Es indiscutible que en aquél punto distante de 1962 cuando se origina la primer señal irradiada en Amplitud Modulada en la ciudad es un parámetro imborrable para los que figuramos en el medio en la actualidad. Por vez primera se escuchaban los “sonidos” logrados en una cabina de transmisión ubicada en Autlán y se proyectaba culturalmente el ejercicio de la comunicación en esta zona.

Con esa lejanía de recuerdos y anécdotas para los involucrados (esencialmente al pionero de la radiocomunicación en la ciudad Don Ernesto Medina Lima) en la existencia y permanencia del “780 AM XELD” sirva este indicio para (re)valorar y reivindicar esta actividad que influye directamente a quienes “escuchan” o adoptan una frecuencia ya sea un programa, un locutor, una emisora que nos proporciona entretenimiento, información, esa compañía en el andar diario y que ejecuta la acción emisor-receptor (ciclo forzoso de la comunicación) cuando manifestamos nuestra sintonía.

Así como nombrado aficionado (en FM) de la radio tapatía me he previamente precisado. . . no dudaría el sin fin de archivos sonoros resguardados en años en la memoria del habitual oyente de Radio Costa.

46 años al aire. . .el reconocimiento de ser la primera no lo discuto.
¡Felicidades!

José Ramírez Díaz Locutor y Programador XHAUT 102.3 FM Radio Universidad de Guadalajara en Autlán.
Publicar un comentario