sábado, 14 de enero de 2017

Historia del comercio Nueva España-Asia en el Museo Regional


La mañana de este sábado comenzaron las actividades del año del capítulo Costa Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco en el salón de usos múltiples del Museo Regional, con la sesión ordinaria correspondiente a enero. En ella, el socio Carlos Martín Boyzo Nolasco presentó la conferencia La moneda mexicana con resellos chinos (chops) en el comercio México-Filipinas, comenzando a las 11:00 hrs. y ante unas 10 personas.
El licenciado Boyzo, quien además es vicepresidente de la Asociación de Cronistas Municipales del Estado de Jalisco, comenzó haciendo un recuento de la historia de la acuñación de moneda en Nueva España, actividad que comenzó en 1535 con la apertura de la Casa de Moneda de la ciudad de México. En ella se acuñaba moneda fraccionaria (reales, maravedíes) y las llamadas (y codiciadas) piezas de a ocho. Explicó el desarrollo de los tipos de monedas acuñadas en el virreinato, desde las deformes macuquinas hasta las "del resplandor", es decir, las primeras monedas acuñadas en el México independiente, pasando por las columnarias y las de los reinados de los cuatro últimos reyes hasta Fernando VII, estas últimas ya producidas en casas de moneda en varias ciudades novohispanas, entre ellas Guadalajara. Aquí pudimos conocer la mejoras técnicas que se fueron introduciendo en su producción para evitar la falsificación.
Estas monedas eran hechas con plata de una muy alta pureza. Con la apertura de la ruta marítima hacia Filipinas y su tornaviaje, que inició en 1564 en Barra de Navidad, las monedas novohispanas llegaron a los países asiáticos, donde inmediatamente fueron aceptadas como factor de cambio, gracias a su calidad y peso, además de la cantidad de piezas disponibles, volviéndose muy populares. Esta situación dio lugar a un fenómeno curioso: la costumbre de resellar las monedas de plata añadiéndoles una pequeña marca o "chop", como una forma de certificar su calidad y pureza. Estos "chops" eran agregados por comerciantes o autoridades de una región para permitir que las monedas circularan en ellas; al extenderse a otra región se le agregaban los "chops" correspondientes a ella. Así, se llegaron a encontrar piezas con decenas de marcas, muy apreciadas ahora por los numismáticos.
Estos resellos se utilizaron hasta finales del siglo XIX; su existencia y otros fenómenos, como la falsificación de moneda novohispana por el Imperio Británico, dan una idea de la importancia de la Nueva España y su producción de plata en el desarrollo del comercio global.
Al final, el ponente mostró dos piezas con el busto del rey Carlos IV repletas de "chops", que se pueden ver en la siguiente foto:


Publicar un comentario en la entrada