domingo, 15 de enero de 2017

Dos pruebas de vida del Carnaval de Autlán




Suele criticarse cada año al Carnaval de Autlán por muchas razones, algunas de ellas relacionadas con el cambio paulatino que sufrió en su esencia y que lo llevó a transformarse de una fiesta netamente popular a un gran negocio (o un gran conjunto de negocios). Esta transformación, inevitable, se esgrime junto con la circulación casi sin freno de bebidas embriagantes como una prueba de su decadencia.
Sin embargo, en los últimos días nos hemos enterado de un par de noticias que nos hablan de la importancia que como manifestación popular tiene el Carnaval y, por ende, de su cabal salud: la primera, que muestra la disposición a una sana relajación de las rutinas y la atracción que ejerce esta fiesta sobre el pueblo es la confirmación de que el inicio de las actividades académicas del Centro Universitario de la Costa Sur, el principal plantel educativo de la región, se adelantará una semana, para reservar algunos días para que los universitarios vivan el Carnaval sin descuidar sus planes de estudios.
La otra noticia exhibe la importancia que tiene el Carnaval en la imagen que se tiene de Autlán fuera de las fronteras del municipio: la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco se encuentra trabajando en la edición de un libro donde pretende mostrar los principales valores y elementos identitarios de nuestra entidad y de cada una de sus regiones. Para el municipio de Autlán y la región, eligieron nada menos que al Carnaval como el principal elemento de identidad. El capítulo Costa Sur de la Sociedad trabajará, entonces, en una monografía sobre nuestra principal fiesta para que se publique en este libro.
El Carnaval, entonces, sigue teniendo vida como fiesta popular y como asunto de interés académico.
Publicar un comentario