sábado, 17 de enero de 2015

Noche de trova y poesía en El Caldero

Jorge Manzano.

Ante la asistencia de unas 50 personas, anoche en el restaurant El Caldero se desarrolló un concierto de los cantautores Edilsar y Jorge Manzano, a partir de las 21:00 hrs.
El mazatleco Edilsar abrió la velada interpretando cinco piezas propias, con el único acompañamiento de su guitarra electroacústica. Con títulos como Te apareces, Pasos de gigante o Ciegamente y un estilo cercano al llamado canto nuevo, en la obra de Edilsar podemos encontrar al amor como tema principal, aunque enfocado desde un punto de vista reflexivo sobre las múltiples formas de relacionarse entre las personas. Ciegamente, por ejemplo, está inspirada en una pareja de ciegos y cómo sortean los obstáculos que les presenta su discapacidad.

Edilsar.

En una especie de intermedio, Edilsar y Jorge Manzano interpretaron a dúo la Zamba del olvido y Todo se transforma, de Jorge Drexler. En su participación, acompañado por un baterista y por su guitarra electroacústica, Manzano ofreció un repertorio de música propia, en géneros tan variados como bolero y bachata, con letras directas, sin demasiadas figuras, en las que se ocupa sobre todo de la mujer y el amor, con títulos como Altanera o Buscándome a tientas.
El poeta regiomontano Pedro Marín tuvo un espacio para mostrar parte de su poemario De calles, rostros y jornadas, que comenzó con una disertación sobre el dolor y el sufrimiento. En sus poemas habla sobre este tema y hace consideraciones filosóficas sobre la personalidad y la relación de las personas con su entorno inmediato. Al final leyó el poema Vaya al mundo, mi niña, acompañado en la guitarra por Jorge Manzano.


Publicar un comentario en la entrada