lunes, 5 de mayo de 2014

Tres de mayo


Entre las numerosas efemérides que tiene la historia de Autlán, que ya suma varios siglos, una de las más significativas y poco conocidas es la del tres de mayo. En esta fecha ocurrieron un par de eventos trascendentales para la identidad autlense.
El primero ocurrió el 3 de mayo de 1525 cuando, según la recopilación Autlán, de don Rubén Villaseñor Bordes, el escribano Diego de Coria, quien acompañaba al visitador don Francisco de Vargas, hizo en el acta que levantó sobre la visita de este funcionario a Autlán una descripción detallada sobre las características de esta “ciudad”, en la que reflejaba su admiración por el orden y tamaño del asentamiento y del número de su población. Esta acta es el primer documento español donde se menciona a Autlán, en el que podemos conocer la primera impresión que tuvieron los conquistadores sobre nuestro pueblo.
El otro evento sucedió cuatro siglos después, el 3 de mayo de 1953. Ese día comenzaron los trabajos de exploración de la mina de San Francisco, al norte del municipio, para determinar sus reservas de manganeso, dirigidos por el ingeniero Salvador F. Treviño. El resultado de estos trabajos, en los que se descubrió una enorme riqueza de este mineral, fue la instalación de la Compañía Minera Autlán, que trajo a la región un considerable desarrollo económico y social y una apertura hacia el exterior nunca antes vista, gracias al mejoramiento de las comunicaciones por carretera con la Costa y Guadalajara y con el resto del mundo mediante el servicio telefónico.
Si algún día decidiéramos tomar una fecha para celebrar la identidad autlense en lugar de una fecha fundacional que nunca se encontrará, habría buenas razones para que eligiéramos el 3 de mayo.
Publicar un comentario en la entrada