viernes, 4 de mayo de 2012

Concierto de la Filarmónica de Jalisco en el Museo Regional


Hoy por la tarde, después de una espera de más de dos años, se abrió al público el Museo Regional. Debido a la prohibición para los funcionarios públicos de inaugurar obras en tiempos electorales, lo de hoy no fue un acto de inauguración, aunque la apertura del museo se celebró con algo mucho mejor: un concierto de la Orquesta Filarmónica de Jalisco, realizado en el auditorio del museo.
El concierto comenzó media hora después de lo anunciado, a las 19:30 hrs. Ante el lleno completo que había en el auditorio desde un rato antes de las 19:00 hrs., se instalaron pantallas en el patio central del museo y en la plazuela del Bicentenario, para dar cabida a las aproximadamente 500 personas que se reunieron a escuchar a la orquesta. En el evento estuvo presente el ameritado arqueólogo Otto Schondube, quien ha colaborado en la organización de este museo y el secretario de Cultura de Jalisco, Alejandro Cravioto.
Dirigido por el maestro Enrique Radillo, director huésped de la OFJ, el programa musical inició con la obertura La gruta del Fingal, de Mendelssohn, para ir creciendo en intensidad con la suite no. 1 de Peer Gynt, de Edvard Grieg y el III movimiento (En el camino) de la suite El Gran Cañón, de Ferde Grofé. En la segunda parte interpretaron el Vals de las flores del ballet El Cascanueces, de Tchaikovsky (donde el público comenzó a animarse y aplaudir con energía al final de cada una de  las siguientes piezas) y cerraron con dos obras del compositor mexicano Arturo Márquez: Conga del fuego nuevo y Danzón no. 2. Al terminar el programa el público respondió con un prolongadísimo aplauso, que terminó hasta que el maestro de ceremonias intervino para dar la palabra al presidente municipal.
En este concierto pudimos notar que el auditorio del museo, aunque es pequeño y mal ventilado, permite escuchar perfectamente cada detalle de la música. La iluminación es buena, con luminarias bien distribuidas. La nota de dudoso gusto en este evento fue que las paredes del auditorio fueron decoradas con carteles de corridas de toros de los Carnavales de 1978 en adelante, detalle que no guarda relación con el concierto de esta noche ni con las actividades cotidianas que tendrá este auditorio.
Así que a partir de hoy ya podemos darle uso a este esperado museo. A visitarlo y a participar en todas las actividades que se desarrollen ahí.
Publicar un comentario