sábado, 7 de marzo de 2009

Reserva social

En el mundo crece la población,
Lo mismo pasa en nuestra región,
La que requiere recursos de sustentación,
Asegurando el agua y alimentación.

En los bosques y selvas nacen los manantiales,
Que dan vida al hombre y a los animales,
Nada nos cuestan, son naturales,
Pero mal administrados son vulnerables.

Nuestro presente y futuro tenemos que asegurar,
Todos los ecosistemas debemos de cuidar,
De no hacerlo nuestra especie puede peligrar,
Y las generaciones venideras nos lo van a reclamar.

Los recursos naturales necesitan protección,
Evitando su mal uso y destrucción,
La tala clandestina, la contaminación,
Efectos todos de la ignorancia y ambición.

Agua limpia eternamente vamos a necesitar,
Sus fuentes no debemos destruir o degradar,
La ocupamos para beber o cultivar,
Sin ella la vida no puede prosperar.

Bosques y selvas deben ser conservados,
Para los pueblos han de ser reservados,
A unos cuantos no pueden ser entregados,
Porque todos podríamos resultar perjudicados.

Las reservas naturales no deben ser afectadas,
Al contrario, han de ser incrementadas,
Celosamente por los gobiernos cuidadas,
O por las instituciones para ello autorizadas.

La sociedad y su entorno deben ser protegidos.
La Sierra de Manantlán no sólo es patrimonio de Autlán,
O de unos cuantos favorecidos,
Pertenece a El Grullo, El Limón,
Tuxcacuesco, Tolimán, Villa Purificación,
Casimiro Castillo, La Huerta, Cihuatlán;
Es de Jalisco, de México: un tesoro de la humanidad,
Que no puede ser entregado a ningún grupo o rufián.

Cualquier decisión debe ser pensada y repensada,
Más si una gran cantidad de gentes
resultará gravemente afectada.


J. Jesús Huerta Aréchiga
El Corcovado, Autlán de Navarro, Jalisco.
12 de febrero de 2009
Publicar un comentario