jueves, 8 de febrero de 2018

Presentación de "El sueño de un maletilla"




Esta noche en el salón Ernesto Medina Lima de la Presidencia Municipal el matador de toros Lorenzo Garza Gaona presentó su novela El sueño de un maletilla, ante unas 50 personas que hicieron lucir lleno el recinto. La presentación comenzó a las 19:10 horas.
Fue el autor quien comentó la novela y el único que hizo uso de la palabra. Explicó el génesis de la misma, que ocurrió en un momento desafortunado de su carrera: el año de su alternativa sufrió una cornada que le provocó a su vez una fractura de clavícula, lo que lo mantuvo inactivo durante un tiempo largo. Garza aprovechó este alejamiento de los ruedos para "cuadrar" a algunos personajes que ya tenía imaginados (dijo que escribe desde muy joven, pero hasta la publicación de esta novela había sido solo escritor "de closet") y le dio forma a la historia. Esto, porque como artista buscaba un medio de expresión, que "taurinamente" no podía encontrar debido a su lesión.
Sobre la novela, dijo que está ambientada a principios de la década de 1950, cuando todavía existían "maletillas", aspirantes a toreros que "corrían la legua" padeciendo hambre y otras dificultades para conseguir una oportunidad de torear. En ella, aseguró, el lector pasará por todos los estados de ánimo; es pasión su palabra clave. El prólogo es de Heriberto Murrieta y el INBA reconoció a El sueño de un maletilla por su aporte cultural al incluir un glosario del argot taurino. El autor habló de algunos de sus personajes y de características de la trama.
En diálogo con los asistentes, Lorenzo Garza narró anécdotas suyas y de su abuelo del mismo nombre, conocido como "El ave de tempestades", incluyendo la célebre historia del brindis de un toro que hiciera éste a la mujer que acompañaba en una ocasión al cacique Maximino Ávila Camacho.
Por último, el autor regaló un ejemplar de la novela a la Escuela Taurina de Autlán, para que los alumnos conocieran las dificultades por las que tenían que pasar los aspirantes a toreros en otras épocas. Le fue leído, enseguida, un mensaje de la misma escuela donde afirman que esta novela les enseña la parte difícil del toreo.
Prácticamente todos los asistentes adquirimos la novela y el autor accedió a autografiar cada uno de los ejemplares.
Publicar un comentario