domingo, 15 de octubre de 2017

Rockautlán vol. 4

Foto de José Solórzano.

Justo un año, tres meses y dos semanas después de la primera edición del festival Rockautlán, un esfuerzo de la escena rockera local para abrir espacios para esta expresión musical, anoche en La 48-900 se llevó a cabo anoche la cuarta sesión, con la visita a Autlán de bandas de El Grullo y Guadalajara, además de los locales Los Olvizarros. La música en vivo comenzó a sonar alrededor de las 19:30 horas, con una asistencia de unas 100 personas.

Calkutta bitch.
El grupo grullense Calkutta bitch, de rock con influencias metaleras, fue el encargado de abrir la velada. Ante un público todavía escaso y un tanto apagado, su presentación ayudó a calentar los ánimos; con piezas propias como la que le da nombre al grupo, Castigo eterno, Recuerdos o La vida sin nombre, provocaron que algunas cabezas comenzaran a agitarse.

Los Olvizarros.
El grupo local de punk Los Olvizarros (guitarra, bajo, batería y voz), viejos conocidos de la afición, mostraron un repertorio de fuerte crítica social (a las tradiciones y costumbres, al sistema político) con la vertiginosa interpretación de piezas como Consigna, dedicada a los desaparecidos, Chinguen a su madre y Uta vale. Ellos ya tocaron ante la cantidad definitiva de asistentes y con el ánimo llegando al tope.

Tzolkin.
El tercer grupo en subir al escenario colocado en el que fuera el corredor de la casona que ocupa La 48-900 fue el tapatío Tzolkin (2 guitarras, bajo y batería, con dos voces), una efectiva banda de rock cuya música acusa influencias tan variadas como el grunge y el hard rock. Su formación es relativamente nueva (en junio de 2015 terminaron de grabar su primer disco), pero su sonido ya es bastante maduro, logrando una buena conexión con su público.

Nuestros Santos.
Nuestros Santos, una banda que en un par de años se ha convertido en una de las favoritas del público rockero local, fue la cuarta en presentarse anoche. Con una alineación que incluye dos bajos, dos guitarras, batería y voz y canciones propias con letras directas acerca del disfrute del sexo y otros placeres, como la mariguana y con títulos como Me la pelas, Huevos, Mariguana y Hermano mexicano, Nuestros Santos estuvo más de media hora frente a los asistentes.

Dinamo.
Con un rocanrol puro, sin influencias notorias de otros géneros pero sí de las grandes bandas de rock de los 80-90 (Motley Crüe, AC/DC, Guns n´ Roses), y con una forma de estar en el escenario que incluye una constante comunicación con el público, la banda tapatía Dinamo (2 guitarras, bajo, batería y voces) presentó un repertorio de piezas con letras que hablan sobre el amor (Por siempre quédate), la afirmación de la identidad rocanrolera (Chamarras de cuero) o una llamada a la acción social (2012), entre otras. Al parecer, la banda dejó un buen sabor de boca entre el público.

Rockautlán se sigue consolidando a un ritmo de dos ediciones por año y se ha convertido ya en el espacio que el público rockero de la región necesitaba.

Foto de José Solórzano.

Publicar un comentario