sábado, 14 de octubre de 2017

Conferencia "La neurobiología del beso"



Esta mañana en el salón de usos múltiples del Museo Regional el neurocirujano autlense Rodrigo Ramos Zúñiga impartió la conferencia La neurobiología del beso, dentro de la sesión mensual ordinaria del capítulo Costa Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco, A.C. La conferencia inició a las 11:10 horas y reunió a unas 60 personas.
El doctor Rodrigo comenzó hablando sobre la importancia de difundir el conocimiento entre toda la población, especialmente los jóvenes, recurriendo al aspecto lúdico de la ciencia y la cultura. Enseguida entró en materia, analizando la acción de besar desde el punto de vista evolutivo (desde su surgimiento como una forma de reconocimiento entre dos individuos); haciendo su descripción como una forma de comunicación y pasando luego a hacer una historia descriptiva del beso, apoyándose en citas bíblicas y representaciones artísticas, para culminar con una breve descripción de la filematología, la ciencia que estudia el beso y sus reacciones a nivel cerebral, hormonal y fisiológico.
El ponente explicó también las implicaciones de la interacción física implicada en el acto de besar: desde el reconocimiento del otro y la vinculación afectiva hasta el intercambio de fluidos y de virus y bacterias, lo que tiene consecuencias en la mejora de las defensas, generación de hormonas y gasto de calorías.
En cuanto a las reacciones a nivel cerebral, explicó que existen tres vías para que las percepciones del acto de besar lleguen al cerebro: la percepción sensorial somática general, que llega a través del trigémino, la percepción sensitiva especial, a través de los nervios facial y bucofaríngeo y la percepción psicoespacial, que conforman en el cerebro la sensación completa del beso. De ahí el dicho del doctor Rodrigo de que "se besa con todo el cerebro".
El expositor abordó también el aspecto cultural del beso, hablando sobre el origen de la costumbre de pintar los labios de rojo, de la conexión del beso con percepciones primitivas (como succionar o lamer), así como algunas representaciones del beso en el arte y en otras manifestaciones humanas: mostró obras de arte inspiradas en él (una de ellas fue un fotograma de la primera aparición de un beso en el cine, en 1896) pero también memes y letras de canciones; para pasar a hablar sobre la teoría cardiocéntrica, que consistía en creer que el corazón era el centro de las emociones y sentimientos y de la que deriva la tradición de relacionar el enamoramiento con este órgano.
Por último explicó también el proceso químico del enamoramiento, que resumió diciendo que el beso genera una festividad bioquímica que produce placer emocional.
Después de proyectar un video de una interpretación del italiano Andrea Bocelli a la conocidísima Bésame mucho, de Consuelo Velázquez, el doctor Rodrigo hizo repartir entre los asistentes unas paletas de dulce para hacer un experimento: nos pidió que, cerrando los ojos, procediéramos a sentir con los labios la textura y consistencia de la paleta, para enseguida probarla y percibir su sabor y luego imaginar que besábamos a alguien. Estas tres acciones serían la representación de las tres vías por las que el cerebro recibe las percepciones al momento de besar.
Como podemos ver, se trató de una exposición muy completa y con un respaldo científico importante (el doctor Ramos Zúñiga es Premio Jalisco en el ámbito científico).
Publicar un comentario