sábado, 26 de julio de 2014

Biografía de don José María Casillas



Texto proporcionado por el señor Agustín González Sánchez, bisnieto de don José María Casillas.


Nació este preclaro hombre de letras en el Rancho de la Tinaja, cerca de la Capilla de Guadalupe, municipalidad de Tepatitlán, Jalisco, el 22 de octubre de 1859, siendo sus  padres los señores Simón Casillas y Asunción Aguirre. Transcurrió su infancia en La Capilla de Guadalupe, lugar a donde cambió su residencia su familia y donde hizo los estudios de instrucción  primaria nuestro biografiado.
Habiendo quedado huérfano de madre a corta edad, a él y a sus hermanos los tomó bajo su protección la caritativa sra. doña Dolores Aceves, quien se empeñaba en que terminada la primaria se dedicase a la agricultura, cosa a que él rotundamente se negó. Aquella naturaleza dotada de clara inteligencia y amor al estudio no estaba hecha para las diarias faenas de la agricultura; necesitaba, como las águilas, el campo amplio de la ciencia y el saber para extender sus alas. El resultado de esta negativa fue que dicha señora les retiró su ayuda tanto a él como a sus hermanos, pasando entonces en unión de sus padres a radicar en Guadalajara, donde entró al Seminario Conciliar haciendo allí los estudios de preparatoria.
Sentía el joven Casillas alguna inclinación a la carrera sacerdotal, pero hablando un día con el sr. canónigo don Lauro Díaz Morales, uno de sus profesores, sobre este asunto, dicho señor le dijo que un sacerdote, para cumplir debidamente su misión, debía ganar un alma por cada peso que recibiera como remuneración a su ministerio y esto lo desanimó, decidiendo seguir la carrera de medicina. Los sacrificios con que hizo sus estudios fueron muchos, pues habiendo muerto su padre, dos hermanas que nunca lo abandonaron, con el trabajo de sus manos costearon todos los gastos que ella originó hasta presentar su examen de recepción, el 5 de septiembre de 1884, siendo aprobado con la mayor calificación, a la edad de 25 años.   Fue tal su dedicación y aprovechamiento en los estudios que nunca obtuvo una mala nota, siempre calificaciones excelentes.
El día de su recepción  no tuvo a ninguno de sus familiares a su lado para mostrarle el fin de su carrera, su título, pues sus hermanas se encontraban fuera de la ciudad, pero al que estaba hecho a los reveses de fortuna no podía impresionar grandemente este detalle.
Él contó con la mayor sencillez a los concurrentes a la fiesta con que festejó sus Bodas de Oro profesionales, que ese día saliendo del examen, encontrándose solo, compró unas gorditas y se sentó a tomarlas en una banca de la plaza principal de Guadalajara. Esta fue la celebración de una carrera hecha con mil penalidades pecuniarias pero rica para la inteligencia y el saber.
Partió el joven doctor para la población de Chalchihuites, Estado de Zacatecas, de donde regresó a Guadalajara en agosto del siguiente año para contraer matrimonio con la srta. profesora Sabina Gómez, el 16 de agosto de 1885, regresando luego a Chalchihuites con su esposa, en donde fijó su residencia.
En esta población desarrollo varias actividades, además de su profesión, en los ramos religioso, político y social.
Fue presidente municipal, por su conducto se encargó a Barcelona la preciosa escultura de la Inmaculada que se venera en el templo de San Pedro del mismo lugar, contribuyendo con cuantioso donativo para las festividades anuales de dicha imagen. Escribió muchas composiciones poéticas, tomando parte en los juegos florales a los que convocaron en México para presentar composiciones en verso dedicadas a la Inmaculada, presentando el dr. Casillas una verdadera joya literaria que con gran amor dedicó a María, de quien siempre fue ferviente devoto.
Editó una Geografía Universal que incluía otra breve del Estado de Zacatecas, que fue  ordenada como libro de texto sobre la materia en las escuelas de dicha entidad. Tenía también una botica, mas nunca pudo formar un patrimonio para su vejez, pues en su hogar solo había lo indispensable, debido a gran caridad con los necesitados, a quien no solo impartía los servicios de su profesión gratuitamente, sino que al ver su miseria les proporcionaba dinero para alimento y curación.  Fue gran amigo del director del periódico “El Tiempo” que  veía la luz pública como diario en México, el sr. don Victoriano Agüeros a quien dedico la composición poética titulada “Al Periodista Católico”. Sus hijas aún conservan correspondencia que se cruzo entre ellos. "Saludo al Pabellón Nacional”, “Consejo a mis hijos”, “La Musa en la Botica”, y muchas otras composiciones las escribió durante su permanencia allí.
El año de 1905 cambio su residencia a la población de Autlán, Jalisco, en donde residían algunos familiares, continuando allí el desarrollo de sus actividades. En muchas ocasiones, para las festividades patrias del 5 de Mayo y 16 de Septiembre, él por su cuenta editó y regaló un periódico chico titulado “Patria” y casi siempre fue el presidente de la junta patriótica que organizaba dichos festejos pero se destacó su patriotismo el año de 1910 al celebrarse el centenario de la iniciación de nuestra Independencia, pues en ese día se sirvió en su domicilio particular gratuitamente un desayuno a 300 niños pobres de ambos sexos que hicieron su primera comunión, obsequiándoles además  ropa y juguetes.
Formo parte de la sociedad “Leopoldo Valencia” formada de varios poetas y escritores autlenses.
En 1912 fue nombrado Diputado al Congreso del Estado de Jalisco, por el Partido Católico Nacional, pasando a residir a Guadalajara, además de sus trabajos de Diputado, ocupó el puesto de director de un diario que se publicaba entonces Llamado “ El Regional “ en cuyas columnas vieron la luz publica varias producciones literarias de su propiedad, posteriormente tuvo el puesto de Contador Mayor de Hacienda hasta 1914 donde por la revuelta que asolaba al país tuvo que dimitir, no sin antes haber recibido del gobierno una carta donde encomiaban su trabajo y honradez. Debido a la persecución que se desato contra los católicos tuvo que salir de Guadalajara regresando a Autlán en donde editó un folleto titulado “Apuntes Etimológicos  de Autlán“.
En 1921 al celebrarse con gran pompa en esa población el Centenario de la Consumación de Nuestra Independencia Nacional, el dr. Casillas fungió como siempre de presidente de la junta Patriótica, resultando los festejos sumamente lucidos y de los cuales salio una reseña ilustrada con fotos de los carros alegóricos y combate de flores habidos ese día en un  álbum que el tuvo especial empeño en editar, habiendo antes de esa fecha organizado quermeses y comedias para ayuda de los gastos que originaron dichos festejos.
Con frecuencia ocupo el cargo de médico del Municipio, fundo en Autlán la Orden de Los Caballeros de Colón y fue nombrado Gran Caballero. Estableció la Adoración Nocturna de quien fue miembro activo hasta su muerte que ocurrió siendo presidente.
En 1925 volvió a Guadalajara donde recibió el nombramiento de Medico de la Delegación de Salubridad en la ciudad de Colima.
Con Motivo de la persecución religiosa que se desató, dimitió este puesto regresando después de 40 años al pueblito donde paso su infancia, La Capilla de Guadalupe, allí escribió y edito un opúsculo sobre esta población.
Por diversas circunstancias de orden material decidió regresar a Autlán en 1931 en donde paso los últimos años de su vida, dedicándose como siempre a la Literatura.   Escribió en este tiempo y edito dos folletos titulados: “Disertación sobre el día y la hora en que murió Jesucristo”  y  “La Eucaristía o la gracia del Bien”.
Volvió a ser varias veces médico del municipio, daba conferencias a los obreros, cada mes obsequiaba comida a los presos. Por las tardes daba consultas gratis a los pobres.   Perteneció a la Sociedad Mutualista de Empleados y Artesanos establecida  en Autlán donde le dieron la comisión  de Hacienda poniendo a su cargo de manifiesto su probidad y rectitud.
Cuando murió su esposa el año de 1930, intento reanudar sus estudios para sacerdote, pero circunstancias diversas se lo impidieron continuando siempre cultivando la poesía. Sus hijos conservan un álbum de todas sus producciones que tituló “Violetas” dedicado a la mayor de sus hijas con gran cariño que consta de 209 composiciones se distinto género: religiosas, patrióticas y cómicas,  todas muy bellas y llenas de sentido que denotan un espíritu fino y cultivado.
Arregló y editó un libro titulado “Antología de los Poetas Autlenses”, siendo este su último trabajo.
De naturaleza sobria y callada, no cultivaba muchas amistades, pero si era querido de todos por su saber y caridad.
Fue el padre de los pobres en quien ellos encontraban consuelo y alivio a sus necesidades.   Cuantas veces llegaron ante el, enfermos ya con un dedo colgando o heridos gravemente implorando su caridad porque otros médicos no habían querido atenderlos porque su pobreza no les permitía remunerarlos, y el los atendía al momento con solicitud gratuitamente.
Los últimos años de su vida quiso Nuestro Señor estuvieran llenos de penas morales y materiales, pero su fe ciega y su firme esperanza no lo abandonaron nunca, recibiendo con la mayor paciencia todas las calamidades,  hasta que una enfermedad del hígado puso fin a tan fructífera existencia, después de 17 días de agudos sufrimientos, durante los cuales no le faltó diariamente el Pan de los Fuertes, muriendo santamente el día 26 de Julio de 1944.
La Adoración Nocturna hizo celebrar por su Adorador y Presidente, solemne vigilia y misa cantada el día 27 del mismo mes antes del sepelio, teniendo verificativo este último a las 10:00 a.m.; habiendo acompañado sus restos hasta el panteón en donde se inhumaron, gran numero de socios de la Sociedad Mutualista y Millares de personas que lo estimaban grandemente como a benefactor de Autlán.
El señor Antonio Olmedo  en nombre de la Mutualista pronuncio ante su sepulcro sentida oración fúnebre en  la que se elogiaba y recordaba como hombre  cumplidor  de sus deberes católico-sociales.
Fue en la población  de Autlán donde desarrolló sus mayores actividades y sus habitantes lo recuerdan como benefactor de la humanidad.

Guadalajara,  Jal., a 18 de Diciembre de 1948.
Publicar un comentario