miércoles, 20 de noviembre de 2013

Autlán en la Revolución

Aunque la Revolución fue un proceso cuyos acontecimientos más importantes se dieron lejos de la Costa de Jalisco que, además, estaba en esa época prácticamente aislada del centro del país, Autlán no fue para nada ajeno a ella. Fueron varios los autlenses que participaron activamente en la Revolución, mientras que el pueblo no estuvo exento de sufrir algunas de las batallas y atrocidades que la acompañaron.

Isidro Michel López

De los autlenses que combatieron en la Revolución quizás el más destacado fue Isidro Michel López, quien nació en Autlán el 15 de mayo de 1870. Tras un breve paso de tres años por el Ejército porfirista regresó a Autlán, donde formó un club antirreeleccionista en 1911, junto con Domingo Pérez, Fructuoso Michel, Aurelio Calleros, Salvador Mercado y otros. El club comisionó a don Isidro a viajar a Ciudad Juárez para entrevistarse con Francisco I. Madero para participarle la formación del grupo, viaje que realiza por la ruta Autlán-Sayula-Guadalajara-Ciudad Juárez. De la entrevista con Madero le fue entregado un nombramiento firmado por el mismo líder revolucionario donde se le nombraba "primer jefe revolucionario del sur de Jalisco". De regreso a Jalisco tomó Autlán con una columna de seguidores el 25 de mayo de 1911, el mismo día de la renuncia de Porfirio Díaz a la presidencia de la República. Durante el régimen maderista fue nombrado capitán primero del Ejército regular, participando en varias acciones de armas en Nayarit y el norte de Jalisco, además de ser comisionado para acabar con las gavillas de bandoleros que quedaron después de la lucha armada, entre ellas la de Pedro Zamora, de cuyos ataques libró en varias ocasiones a El Grullo y Autlán.

Paulino Navarro Serrano

Ya en la segunda etapa de la Revolución participó activamente el militar Paulino Navarro, nacido en Autlán en 1892, donde desempeñó varios oficios, entre ellos el de profesor en la escuela donde fue directora la maestra María Mares. Comenzó su carrera militar en Colima, como pagador del regimiento de esa ciudad. Fue ganando ascensos hasta convertirse en comandante militar de la ciudad de México, ya con el grado de general brigadier. En 1923, poco antes de su muerte, Paulino Navarro aprehendió a Jesús Salas Barraza, uno de los asesinos de Pancho Villa, después de una investigación policiaca de la que él mismo estuvo a cargo.
Paulino Navarro falleció en combate el 23 de diciembre de 1923 en el municipio de Teocuitatlán, Jalisco, peleando contra las fuerzas de Rafael Buelna, que se habían alzado contra el gobierno federal apoyando a Adolfo de la Huerta.

También en la población de Autlán continuamente tuvieron lugar acciones de armas, protagonizadas la mayoría de ellas por el bandolero Pedro Zamora. Fueron por lo menos tres las ocasiones en que este personaje tomó la ciudad de Autlán, aunque no se condujo con tanta saña como con otras poblaciones vecinas. Las dos primeras veces que Zamora entró en Autlán fueron en mayo y en diciembre de 1914, en las que el pueblo solamente tuvo que lamentar la imposición de "préstamos" a los ricos de la localidad y el rapto de algunas muchachas.
Aunque la más sonada de las incursiones de Pedro Zamora en Autlán fue la del 8 de enero de 1916, la conocida como "el cuartelazo". En esa ocasión, con inusitada facilidad, los zamoristas asaltaron el cuartel de La Luna, ubicado en la actual calle de Mariano de la Bárcena, y asesinaron a casi todos los federales que lo ocupaban. Según la leyenda, el mismo Zamora había entrado días antes al cuartel disfrazado de carbonero, momento que aprovechó para conocer todos sus puntos débiles.
La constante amenaza de Zamora sobre Autlán ocasionó que por un tiempo estuviera acantonado un regimiento comandado por Agustín Olachea y compuesto en su mayoría por indígenas sonorenses.
En fin, a pesar del aislamiento en Autlán sucedieron suficientes cosas como para tener más recuerdos de la Revolución que lo que nos cuentan los libros de texto y las "láminas" escolares.
Publicar un comentario en la entrada