viernes, 13 de mayo de 2011

Homenaje a la pitaya








La noche de este jueves, la Casa Universitaria volvió a tener actividad artística al inaugurarse la exposición Homenaje a la pitaya, del pintor autlense Luis Javier Rubio. El acto comenzó a las 20:15 hrs. ante unos 80 asistentes, entre los que se contaban varios miembros del gremio autlense de la pintura.


El maestro de ceremonias (José Ramírez, de Radio UdeG) mencionó algunas generalidades sobre el fruto homenajeado, como las temporadas y las regiones en que se da, sus variedades, etc., para dar paso después al pintor Pedro Amador, que hizo una retrospectiva de la carrera de Luis Javier Rubio en la pintura y de las características y vocación de su obra. "Es un pintor visceral", mencionó Pedro Amador.








La muestra consiste en 70 cuadros, casi todos presentando a la pitaya en todos los pasos de su ciclo vital: la siembra de las venas de órgano pitayero, la misma planta floreando y con el fruto maduro, el corte de la pitaya y su venta a la orilla del camino, bodegones y escenas cotidianas con la constante presencia del colorido fruto. Todas las escenas están ubicadas en un entorno que remite al Autlán de principios y mediados del siglo XX, notorio sobre todo en los paisajes y en la vestimenta e implementos de los personajes. En estas escenas rurales se percibe una cierta influencia del estilo de Atanasio Monroy.


La mayor parte de la obra expuesta fue realizada entre 2010 y 2011 y significa el retorno a Autlán de Luis Javier Rubio, uno de los pintores locales más prolíficos, después de casi 16 años (desde 1995) de no exponer en el pueblo de manera formal.










Durante la inauguración, y para hacer un completo homenaje a la pitaya, se ofrecieron bebidas de este fruto (ponche y agua fresca) y se pusieron a disposición del público dos chiquihuites de pitayas frescas.


La exposición Homenaje a la pitaya estará disponible hasta el 3 de junio, en la Casa Universitaria.




Publicar un comentario