domingo, 15 de mayo de 2011

Francisca García Mancilla



Por María Hilda Mercado Aguilar



Nació en el rancho El Cabrito, municipio de Autlán, el 9 de marzo de 1895, hija de J. Félix García Ramos y de Cristina Mancilla Martínez. Cursó su educación primaria en Autlán en la escuela de la maestra Ma. Rosario Mares.

En 1916 empezó a trabajar en la escuela No. 36 para niñas de El Grullo, donde permaneció hasta 1928 en que fue trasladada a la ciudad de Autlán como auxiliar a la Escuela Elemental para niños, distinguiéndose siempre por su gran dedicación y entrega al trabajo magisterial.

En 1933 fue nombrada directora de la escuela para niños de los ranchos de Autlán.

En 1945 se concentraron todas las escuelas en el Centro Escolar Chapultepec, pero ella solo duró ahí unos meses pues, considerando la distancia que los niños tenían que recorrer para llegar al Centro Escolar, las autoridades permitieron su regreso a la escuela del Coajinque que, más tarde y a petición de ella, se llamaría 20 de Noviembre.

Era tanta su preocupación por la niñez que, al enterarse de que por falta de recursos económicos de los padres de familia muchos niños acudían a la escuela sin tomar alimentos, ella inició en 1959 los desayunos escolares utilizando su sueldo para comprar lo necesario, madrugando para la preparación de los mismos. Ayudaba a los niños que venían de poblados vecinos dándoles de comer, uniformes, libros y a algunos niños que no tenían familiares con quiénes quedarse ella los hospedaba en su casa con el único propósito de que terminaran sus estudios, muchos de ellos ahora son profesionistas.

El 15 de mayo de 1967 recibió la medalla al mérito docente Ignacio Manuel Altamirano, otorgada por el presidente de la República.

Su labor social siempre fue destacada, pero brilló intensamente entre los años de 1936 a 1943. Fue activa organizadora de la liga Femenil Socialista, organismo que aglutinó a todas las mujeres revolucionarias de Autlán y que tuvo su sede en la esquina noroeste de las calles Allende y Gómez Farías.

Trabajó incansablemente en la organización del sindicato de trabajadores en molinos de nixtamal que, como la mayoría eran mujeres, se le conocía como Sindicato de Molineras CTM.

Formó el Sindicato de Trabajadores de Fábricas de Cigarros (en Autlán había dos fábricas de cigarros torcidos a mano). Se conocía como Sindicato de Torcedoras.

En 1936 fue nombrada directora del Centro Cultural Campesino, "comité encargado de la educación de los adultos", el cual funcionaba en la Casa del Agrarista de la ciudad de Autlán.

Fue regidora del H. Ayuntamiento de 1953 a 1955 y nuevamente en el periodo de 1976 a 1979, donde muestra una vez más su afán de lucha por el derecho a la justicia y la libertad. Posteriormente, al cumplir 61 años de servicio toma la decisión de retirarse de la escuela en el año de 1977.

No contando con parientes pasó sus últimos años de ancianidad atendida por la familia Huacuja Barragán, donde murió el 16 de junio de 1992.

Entregó su vida a la niñez con estoicismo y formó hombres y mujeres de conciencia que hoy sirven a la Patria.


Una calle en la colonia Las Ceibas, en Autlán, lleva su nombre.



Publicar un comentario